Alcalde se sorprende al confirmar mal estado de sectores del Hospital San Juan de Dios de La Serena

0
15

7Interiorizarse de las problemáticas estructurales y de funcionamiento del hospital San Juan de Dios  de La Serena fue el objetivo que llevó al alcalde, Roberto Jacob, a realizar un extenso recorrido por el recinto junto a la presidenta de la Fenats local, Karina Espinosa, y al secretario de la entidad, Julio Romero, quienes le detallaron las diversas falencias con que deben lidiar a diario.

Por ello, el edil conoció los daños que existen en las áreas de lavandería y alimentación, en la sala de calderas y al interior del propio edificio donde, por ejemplo, los directivos le indicaron que el pasillo de rayos se anega cuando llueve dificultando y a veces impidiendo el tránsito de los funcionarios y usuarios, motivos por los que están en conversaciones con diferentes autoridades porque el hospital está en decadencia, según expresaron.

«Estamos con riesgo para nuestro personal y los pacientes. Por eso quisimos mostrarle al alcalde la realidad, que sepa cómo estamos, porque el hospital por fuera se ve decente, pero por dentro se está cayendo y cada día es peor. Tuvimos problemas con cañerías, calderas, esterilización, no hay personal. La infraestructura está cediendo. Estamos con riesgo de incendio, de explosión, y los hemos ido supliendo «tapando hoyos» como se dice. Ni siquiera tenemos un gásfiter», sostuvo Karina Espinoza, presidenta de la Fenats La Serena. «Le pedimos al alcalde que se uniera a nosotros para exigir un hospital nuevo. La población crece cada día y no tenemos ningún recurso. Agradecemos por eso el apoyo que nos ha entregado ahora. Él es el dueño de casa y el hospital es la cara visible de La Serena. Todo hospital cada diez años debiera ir cambiando y este lleva más de 50 años sin tener algún cambio mayor», dijo.

Por lo mismo, y tras el recorrido el alcalde Roberto Jacob tuvo un diagnóstico lapidario. «Está en estado terminal. Está desahuciado. Este hospital no resiste más. Visité los lugares más complicados y no es posible tener un hospital así. Además es un laberinto que no entiende nadie. Tenemos buena gente, funcionarios sacrificados, pero que están trabajando con una infraestructura paupérrima. La Serena se merece un hospital como corresponde y de acuerdo a la calidad de su gente. Esto hay que denunciarlo, no podemos quedarnos callados porque está en pésimas condiciones. Hay que llamar a la sensibilidad de las autoridades porque puede llegar un momento en el que tengamos que lamentar otras cosas», señaló el edil.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingresa tu comentario!
Por favor ingresa tu nombre