Alertan de robos a alumnos en la cercanía de colegio en La Serena

0
13

7Familia vivió 20 años Europa y a su llegada al país, a La Serena, han tenido que lidiar con el robo que han sufrido a la salida del establecimiento educacional en el que estudian. La mayor en marzo y el menor, este jueves.

Regresaron después de una larga ausencia. Entre Francia, España e Inglaterra, la familia Araya Hsuansigerh vivió 20 años. Pero el momento de agarrar las maletas y volver al país había llegado. Ya no eran dos, sino que cuatro. Alexandra y Claudio lo hacían acompañados de sus hijos, Savka, de 16 y Nathan, de 13, ambos nacidos en Barcelona.
Así, en febrero del año pasado, arribaron al país para instalarse en el sur, en Chiloé, «pero allá mis hijos no se sintieron cómodos y como ciudad, escogimos La Serena, porque sabíamos que era más segura, que en el ranking de las ciudades de Chile siempre ha estado bien posicionada y está cerca de Santiago, así que por eso nos vinimos acá», cuenta Alexandra, arrepentida de la decisión tomada, luego que sus hijos, a la salida del colegio Gabriel González Videla, fueran asaltados; la mayor en marzo y el menor, este jueves.
«En otras partes no es que no suceda, pero no nos había pasado nunca y mis hijos no están acostumbrados, ya que están recién adaptándose al país, a la ciudad, a todo. Entonces ha sido un choque multicultural para ellos impresionante», asegura.
Cuenta Alexandra que el primero asalto ocurrió el día miércoles 28 de marzo, saliendo su hija del colegio.
«Caminaba hasta el paradero del autobús con una compañera, porque está tratando de hacer gente conocida, cuando se devuelve por la misma calle, en Pedro Pablo con Almagro, porque quería tomar dirección hasta Avenida Islón por el puente peatonal, cuando la asaltaron. Como era fuera del horario escolar y había pasado más de una hora cuando le sucedió, nosotros no dijimos nada. El tipo le puso una cuchilla en las costillas y le quitó el celular, abriéndole hasta su billetera», narró la madre, pensando que el susto había terminado.
«Tras lo sucedido lo comenté con la profesora jefa, pero quedó ahí. Pero resulta que este jueves, saliendo del colegio, mi hijo menor también fue asaltado. Habíamos hablado con él para que no hiciera la misma ruta que su hermana, pero hizo lo mismo. Me cuenta Nathan que iba caminando y de la nada aparece este tipo, que le dice ‘ven’. Y mi hijo como es inocente, en vez de correr, le dijo: ‘dígame’ y el sujeto se acercó y le sacó una navaja, se la pone en el estómago y le dice que no le hará nada, pero que le entregue el teléfono. Mi hijo no habló, porque estaba en pánico. Lo llevó por las vías del tren y después de unos metros le dice que se devuelva, así que llegó a la casa llorando, asustado…».
Esta vez, Alexandra no cayó. El viernes por la mañana se dirigió al establecimiento para contar lo que había sucedido, dado que «no puede pasar que un tipo en la esquina del colegio te llame y te amenace con una cuchilla para asaltarte. Por eso se lo comenté al subdirector y lo puse en los grupos de whatsapp de ambos cursos para que estuvieran atentos. Ahora no sé si existen más casos, pero acá desconocían por completo el tema, cuando yo lo había hablado con la profesora. Me dijeron que se lo harán saber al director el día lunes para que puedan tomar medidas y que lo conversarían también con la policía».
Todavía no saben quién es el autor de los asaltos, pero conforme cuenta Alexandra, «el tipo, según las descripciones de mis hijos, parece ser la misma persona. Un sujeto joven, que no pasa entre los 18 y 20 años y muy delgado. La primera vez andaba con una mochila café y ahora, estaba con un polerón gris con mangas de color tipo calipso, sin mochila y que le pareció a mi hijo que el acento no era de un chileno, aunque no estaba seguro».
Sus hijos, al igual que ella, ya no están tranquilos después de lo sucedido. «Estamos en pánico con los asaltos. Estamos de a poco enseñándoles a nuestros hijos cómo son las cosas acá, pero tampoco pensamos que era tanto. Estuvimos en Francia, luego España e Inglaterra y decidimos regresar por el tema de salud de mi madre, pero es muy probable que agarremos las cosas y nos vayamos. De verdad que me había olvidado cómo era Chile, pero con lo que le pasó a mis hijos, me he vuelto a acordar», añadió Alexandra.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingresa tu comentario!
Por favor ingresa tu nombre