Ambiente desolado en la Avenida Costanera

0
14

11bAun cuando a pocas cuadras hay un bullente trajín de personas que trabajan en el retiro de escombros y labores de mitigación del desastre dejado por tsunami,  en la Avenida Costanera el aire es silente, frío, triste…
Ni las aves que tantas había antes del sismo y maremoto, se ven por estos lados. No están los perros de los algueros, porque tampoco hay algueros… Los postes aun están en el suelo y muchas palmeras se ven inclinadas, reclamando ayudas.
Cuesta comprender cómo fue posible tanto desastre. Aun en la Playa Changa hay un auto enterrado en la arena.  Donde había línea férrea, solo hay escorias negras. Donde estaban los rucos de los algueros, no hay nada, solo el letrero que indica que allí funcionó la cooperativa que les agrupaba.
Pero hay confianza. Esta adversidad y pesimismo no son propios de los coquimbanos. Son espacios necesarios para reflexionar, nada más.
Sí, porque un poco más allá, las maquinarias y cuadrillas de militares y civiles despejan las calles. Este fin de semana se podría transitar por el sector de Baquedano, pese a que todavía hay mucho por hacer.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingresa tu comentario!
Por favor ingresa tu nombre