DE COQUIMBO SOY Y VENGO CON MEDALLA DE ORO

0
220

Con un grito de alegría y agradeciendo a Dios por el objetivo logrado, la pesista coquimbana María Fernanda Valdés Paris, puso el nombre del puerto y de todo Chile en lo más alto del podio en los Juegos Panamericanos de Lima 2019. La deportista regional, respondió a las expectativas y se quedó con el oro en la competencia internacional al ganar la prueba de 87 kilos en el levantamiento de pesas.

En arranque la coquimbana obtuvo el segundo lugar, al levantar 112 kilos. En su tercer intento se quedó, porque no pudo con los 114 kilos.

Mientras que la dominicana Crismery Santana fue por lejos la mejor en la primera prueba, porque pudo levantar 117 kilos en su tercera oportunidad, lo que de paso se transformó en récord panamericano. Bajo este panorama, Valdés confesó cuál fue su secreto para alzarse con la victoria al aseverar que «no entrené para el último intento, fui suicida no más a la tarima en busca de la medalla».

Y fue así como la integrante del Team Chile remontó en envión, porque ahí fue la mejor al levantar 147 kilos en su tercera oportunidad, con lo cual sumó un total olímpico de 259 kilos, logrando su primer oro panamericano. La plata fue para la dominicana Crismery Santana, con un total de 258 kilos, en tanto el bronce fue para la ecuatoriana Tamara Salazar, con 256.

«GRACIAS A DIOS LO LOGRAMOS»

Tras recibir la medalla María Fernanda conversó con la prensa, donde dijo estar «muy contenta. Le doy gracias a todo el mundo. Todos somos parte de la medalla son un gran staff técnico».

Luego, con su habitual estilo frontal reconoció que se equivocó en la primera instancia. «La cagué en el arranque. Son cosas de la vida, nada es perfecto como dice mi madre y se dio», expresó Valdés agregando que «trabajamos en el envión y el profe me dijo que lo íbamos a ganar con el envión. Gracias a Dios lo logramos».

Por último, la pesista porteña bromeó con la ausencia de su mamá, la concejala de Coquimbo. Rosetta Paris en la competencia.

«Mi mamá no está porque es yeta», dijo entre risas María Fernanda, agregando que «yo les digo que no vengan, me da miedo. Porque me pongo muy nerviosa y la molesto a mi mamá que es yeta por Santiago 2014».

Por último, y manteniendo el tono cojoso tras la felicidad de la medalla, Valdés adelantó lo que se viene en su agenda deportiva y personal. «Ahora se viene el Mundial en septiembre y en noviembre el matrimonio», puntualizó.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingresa tu comentario!
Por favor ingresa tu nombre