«Debemos estar preparados para vientos más fuertes»

0
11

13El núcleo frío en  altura que el martes se dejó sentir en la región, con fuertes vientos, chubascos en la zona costera y nevazones en la zona cordillerana, sirvieron para determinar qué tan preparados estamos para un invierno más crudo.
Al respecto el director regional de Onemi, Rubén Contador, evualuó el comportamiento de la infraestructura y también de los ciudadanos frente a este tipo de fenómenos climáticos.
¿Cuál es la visión que usted tiene respecto a lo que vivimos esta semana?
De acuerdo al pronóstico que había emanado de la Dirección Meteorológica de Chile, a contar del domingo habíamos levantado una alerta temprana preventiva, que fue difundida a todos los integrantes de la Oficina de Protección Civil.
¿Este frente de mal tiempo fue superior a lo que ustedes esperaban?
Tuvimos que ir actualizando nuestras prevenciones iniciales, porque en el escenario se incorporaron dos hechos. Primero que se incorporaron  los chubascos y además supimos que la intensidad del viento iba a ser superior a lo que se había pronosticado.
¿Cómo operaron en esos momentos?
Nos preocupamos de que las comunidades estuvieran informadas a través de sus respectivos municipios. Que es la primera respuesta de protección civil, en el nivel comunal y yo diría que en síntesis lo que no estaba previsto como el viento y los chubascos, incluso de tipo nieve, estaban en el sector cordillerano y precordillerano de la región.
¿Pero también hubo lugares afectados en la zona baja?
Efectivamente, en horas de la tarde fuimos testigos de que el viento llegó a los sectores costeros  y en ese escenario de riesgo se registró un corte de energía eléctrica con más de 12 mil clientes afectados, en distintas comunas; también se registraron voladuras de techo en algunos locales comerciales  e inmuebles de La Serena; pero lo importante es que todo esto no generó afectación directa a las personas.
¿Qué tipo de preparación necesitamos los ciudadanos para enfrentar este tipo de fenómenos?
Hasta el año 2015 la región se destacaba por su permanente sequía y tampoco teníamos eventos telúricos importantes. Pero a partir de marzo del año recién pasado empezó este fenómeno hidrometeorológico que fue este núcleo frío en altura que nos dejó bastantes problemas en la zona de Paihuano, Vicuña y la zona alta del Valle de Elqui, donde hubo problemas derivados de las lluvias que fueron importantes.

¿Será que ahora tenemos más problemas que antes?
Existe una situación a nivel global que tenemos que asumir: el clima está cambiando. Por lo tanto no podemos asumir que marzo será un mes donde no tendremos nada, porque la naturaleza está actuando de una forma distinta.
¿Estamos más preparados entonces?
Puedo indicarle que cuando se dio la alerta temprana preventiva. Carlos Herrera, director regional de la Superintendencia de Electricidad y Combustibles, emanó un documento que fue dirigido a la empresa de energía eléctrica, en el que les exigió un plan de contingencia para el escenario que se va a vivir. La empresa lo presentó y estaba preparada, por lo tanto, por ahora habrá que evaluar los niveles de respuesta, pero es algo que le corresponde a la SEC.
¿Bueno, finalmente estamos hablando de un corte de luz para 12 mil casas?
Lo que me planteó Carlos Herrera  de la SEC en su oportunidad era que el sistema de cableado de las diferentes comunas de la región no está preparado para eventos de las magnitudes que estamos evidenciando.
¿Cuál era el pronóstico que ustedes tenían respecto de los vientos?
Lo que se pronosticaba era vientos hasta 90 kilómetros por hora, pero indudablemente que un viento de esa naturaleza no es lo mismo en la zona sur que en la zona norte, donde estamos.
¿Pero muchos de los problemas eléctricos fueron causados por otros motivos?
Sí, hay que preocuparse de una gran cantidad de árboles que están cercados al cableado o tendido eléctrico y en donde hay que tomar una determinación. Es una variable de riesgo permanente que está afectando la calidad de vida de las personas. Porque esto es lo que genera los cortes de energía eléctrica.
¿Qué podemos hacer los ciudadanos ante esto?
Creo que todos los ciudadanos pueden ayudar informando a su propio municipio. Es decir, exigir e informar los lugares donde se requiere hacer una poda de árboles. Para evitar escenarios de riesgos como los que vivimos el martes.
¿Entonces podemos decir que el problema no fue entonces la lluvia?
Yo diría que lo más complicado fue el viento y no el agua, que no alcanzó a los cuatro milímetros a nivel regional. El impacto fue que el viento de la cordillera llegó a la zona más costera.
¿En qué están ustedes en Onemi hoy en día?
Hemos realizado varias reuniones y estamos esperando el lanzamiento oficial del Plan Invierno. Pero yo creo que tenemos que asumir que hay un cambio en el clima. Acá  no estábamos acostumbrados a tener vientos que generaran la voladura de la techumbre, pero ayer ocurrió y el año pasado también.
Entonces ya no podemos construir casas cuadradas, con techos sin declibe, como en otras regiones más al norte. También se ha dado que cuando llueve en esas zonas ocurre una catástrofe o una emergencia importante.
¿Debemos preocuparnos más entonces?
La visión  de los ciudadanos es que deben  estar preparados. Ya no podemos limitarnos a limpiar las canaletas simplemente, sino que hay que reforzar los ventanales y techumbre.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingresa tu comentario!
Por favor ingresa tu nombre