Dirigentes diaguitas despliegan pancartas frente a la Corte

0
8

12Una manifestación pública fue la que realizaron dirigentes diaguitas, aymaras y mapuches el día de ayer, momento en el que hicieron ver su descontento respecto a las medidas adoptadas durante el proceso que se ha llevado a cabo en el sitio El Olivar, lugar en donde se ubica un cementerio indígena prehispánico.
Esto, en tanto durante la misma jornada se estaban llevando a cabo los alegatos por el recurso de protección contra el MOP y Monumentos Nacionales interpuestos por la Asosiación Diaguitas por la construcción de la carretera Ruta 5 Norte en el sector El Molle.
Según destacó Cecilia Sáez, descendiente de diaguita y parte de la Cooperativa Raíces Indígenas «no nos han respetado y no se ha llegado a nada. Ninguna autoridad regional se ha manifestado. Nosotros queremos que devuelvan los más de 300 cuerpos que se profanaron en El Olivar, que es un asentamiento indígena importantísimo».
Al respecto dicen sentirse desamparados ya que por parte de instituciones como la Conadi no cuentan con un abogado que los defienda, «solo contamos con el apoyo de la Oficina de Asuntos Indígenas de la Municipalidad», indicaron.
La mayor preocupación que tienen es, según recalca Sáez, «que devuelvan los cuerpos que en este momento los tienen en un conteiner. No entiendo la idea de sacarlos de ahí y ponerlos en esos lugares. Ahí están nuestros ancestros y no se respeta eso. No respetan la parte espiritual, que están ahí descansando. Queremos que se haga un museo de sitio en el lugar, que respeten eso», señaló.
Doris Araya, líder diaguita del sector de Las Compañías, recalcó que «yo tengo un dolor en mi corazón porque esto tendría que haberse hecho antes de que sacaran los cuerpos. Ahora hay que rescatar esos cuerpos y devolverlos a la tierra para que ellos estén en paz porque a nadie le gustaría que le sacaran sus ancestros, a sus abuelos y los tuvieran todos revueltos en un container.
Respecto a las consultas anteriores para trabajar en el sitio indicó que «a mí como dirigente diaguita no se me tomó en cuenta para nada. Yo todavía no puedo ir allá a hincarme y orar, a ponerme en contacto con mis ancestros. Hay que pedir permiso, a mí me prohíben entrar al cementerio. Cómo se sentirían de que les prohibieran entrar a ver a sus abuelos. En la parte espiritual no nos han tomado en cuenta, es muy triste», señaló.
Algo que apoyó Minda Toro Anacona, aymara, quien señaló que «cuando se supo que estaba este cementerio, se trabajó, se hizo una mesa con el Intendente, fueron todas las autoridades a ver el lugar pero no nos pidieron la presencia nuestra, siempre que hemos podido ir ha sido a la fuerza, vamos, llegamos, pero tampoco nos dejan entrar directamente. No hemos sido considerados en darnos la posibilidad de darnos voz y voto», puntualizó.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingresa tu comentario!
Por favor ingresa tu nombre