«El Presidente ensalza figura de este hombre que valida actos genocidas»

0
82

Jair Bolsonaro fue el primero de los presidentes invitados en aterrizar en suelo chileno este jueves, para participar del Encuentro de Presidentes de América del Sur. Y llegó en el día de su cumpleaños, así que lo celebró por la noche con una cena privada con el embajador. Pero hoy la recepción será en el Palacio de Gobierno, especialmente para celebrar su conmemoración número 64, concitando la molestia en algunos parlamentarios, como el diputado comunista Daniel Núñez.

Por lo mismo, añadió que «nosotros lo que cuestionamos no es su figura como Jefe de Estado, sino que se enaltezca a un personaje de este tipo y de estas característica. Es más, creemos que es absurdo que le hayan organizado una celebración en su cumpleaños.

Entonces esto marca distancia y cuestiona este discurso de incitación al odio, de discriminación, de legitimación de violencia contra la mujer, contra quienes tienen una orientación sexual distinta. Por lo tanto, eso es lo que nosotros cuestionamos y rechazamos, pero lamentablemente el Presidente de la República, Sebastián Piñera, cayó justamente en eso, en ensalzar la figura de este hombre que valida todo tipo de actos violentos, genocidas. Entonces, frente a eso nosotros podemos manifestar nuestra molestia y protestar frente a esa situación».

Núñez enfatiza que Brasil es un país vecino, con el cual Chile siempre ha tenido una muy buena relación, «pero esta persona ha hecho permanentemente un discurso de incitación al odio y de discriminación de distintos tipos. Ha sido una persona que enaltece y hace apología de las violaciones a los derechos humanos que se cometieron en Chile bajo la dictadura. Jair Bolsonaro es un defensor acérrimo de Pinochet, por lo tanto el problema es cómo a alguien que tiene ese tipo de discurso, que hace ese tipo de defensa, de negación de la violación de los derechos humanos, se le da una bienvenida oficial y se le exalte su figura».

Asimismo, aclaró que «la pregunta es cómo se pretende legitimar una voz que tiene valores y principios fascistas, y que evidentemente termina discriminado y legitimando la violencia, el abuso e, incluso, el día de mañana hasta agresiones físicas y asesinatos, como el ocurrido con una concejala en Río de Janeiro, que fue asesinada por grupos paramilitares».

¿Con su visita el gobierno se está relacionando a nivel de jefes de estado o existe una cierta celebración a su figura?
«Lo primero que hay que señalar es que el hecho de haber organizado una celebración de cumpleaños refleja una exaltación a la figura que no se corresponde con su discurso, con su pensamiento y su valoración. En eso creo que no hay que confundirse. Creo que el gobierno, producto de la fijación que tiene con sus ideales, con su postura de derecha y extrema derecha, está alabando la figura, y eso evidentemente que exacerba los ánimos y agudiza las contradicciones en el rechazo que uno tiene».

Sin embargo muchos políticos de la ex Concertación han dicho que sí o sí hay que mantener los lazos con Brasil
«Es que nadie ha planteado el tema de que se vayan a romper relaciones diplomáticas con Brasil. Desde ese punto de vista hay una relación con el Estado. No obstante, si Jair Bolsonaro en su discurso avala violaciones a los derechos humanos y cae en ese tipo de discriminación, entonces por supuesto que es un tema a ver cómo nos relacionamos con ese gobierno. Creo que Sebastián Piñera está pololeando con ese discurso de incitación al odio, por ejemplo, contra los inmigrantes, con distintas acciones de inclinación que ha tenido hacia ellos».

Parece que no basta con ser elegido democráticamente, ¿verdad?
«Creo que nadie cuestiona el hecho y no podemos desconocer que Bolsonaro fue electo democráticamente, pero tiene que comportarse de acuerdo a los parámetros y exigencias democráticas una vez electo. Hay que recordar que en la historia de la humanidad hay casos dramáticos, porque quienes fueron figuras que encabezaron el régimen nazi en Alemania y el fascismo en Italia también fueron electos democráticamente, por lo tanto el problema no es sólo electo por el voto democrático, sino que también hay que tener un comportamiento acorde a los principios y valores, y en ese sentido uno tiene profundas sospechas de lo que puede llegar el gobierno de Jair Bolsonaro con sus rasgos autoritarios y la incitación al odio».

¿Le hace mal el populismo a la democracia?
«Lo que le hace mal al país y a la democracia es no creer en ella y no valorar y respetar todas las opiniones de principios básicos que respaldan la democracia, así que más que populismo lo identifico como un neofascismo».

¿Cuál es su respuesta a aquellos que critican a Bolsonaro, pero avalan lo que está ocurriendo en Venezuela?
«Por supuesto que nosotros tenemos que poner las mismas exigencias de comportamiento democrático que le ponemos a Jair Bolsonaro, a Nicolás Maduro y a Evo Morales, o al gobierno de Duque en Colombia. En eso no hay doble discurso. Pero una cosa es poner esas exigencias y lo otro es actuar solamente cuestionando y criticando a una figura porque es de izquierda, como ha pasado con este gobierno, que cae en el doble discurso, puesto que a Jair Bolsonaro se le permite todo y a Nicolás Maduro se le extreman las medidas en una actitud discriminadora».

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingresa tu comentario!
Por favor ingresa tu nombre