En caleta de Coquimbo solo se vende pescados de la zona… Pero la jaiba «la lleva» en demanda

0
39

ACTUALIDAD6Como una temporada estival «regular», calificaron los pescadores y vendedores de productos del mar de Coquimbo  debido- dicen- a que han tenido menos turistas de la capital, principalmente.

José Godoy habló de un claro descenso de la clientela en comparación al año pasado. «La afluencia de público ha sido poca. Ahora la gente solo mira. En enero fue pobre.  Basta mirar la poca gente que hay hoy martes, cuando el año pasado a esta fecha no se podía ni caminar por el terminal…».

Descarta que esto tenga origen en alzas de precios. «Los jureles los hemos mantenido a tres  mil  la  pila de tres o cuatro, eso  a pesar que sale poco pescado. Las merluzas salen entre 7 a 8 por  tres lucas y el congrio lo tenemos igual que en invierno, a 3.500 ó 3.000 pesos el kilo».

Critica a los que venden en las calles: «Afuera no hay control sanitario como acá y la gente habla de la caleta incluyendo la parte de afuera de nuestro puerto, que corresponde al portón amarillo hacia adentro…

Su colega Pedro Veliz coincidió con la baja de compradores atribuyéndola que los visitantes nacionales y extranjeros ya no cuentan con un presupuesto mayor, gastando lo justo y necesario, dicen.

«Ha estado malo porque la gente viene, miran y se van y hay poca gente, muy poca, estamos esperando a los santiaguinos, pero llegan pocos, creo que la gente está ahorrativa, viene a la playa y nada más… yo tengo el jurel a 2.500 pesos la pilita de tres o cuatro y la merluza damos 6 a 7 por tres mil, y eso es normal como todo el año».

Véliz señaló que los pescados que mantienen a la venta son de la región ya que la autoridad  no autorizó la comercialización de congelados como la reineta. «Trabajamos con pescado de la zona de Guanaqueros como merluza y algo de jurel, porque no nos permitieron la reineta, solo nos autorizaron vender pescado fresco».

La jaiba sigue muy demandada

A 500 pesos la unidad, y «vivitas y coleando», ofrecía jaibas el pescador Miguel Silva, quien contó a Diario LA REGIÓN que su producto sigue teniendo una buena demanda.

«Acá tengo a 500 pesos las escogidas y tres por mil las al azar. Estas las saco de la costa de nuestra zona en las rocas y en los bajos de la playa. Yo las saco con trampas de malla y armazón de fierro, con una carnada dentro, pero también pueden sacarse buceando».

A diferencia de sus pares, el trabajador del mar dijo que en su caso ha tenido ventas buenas.

«En el caso de la venta de jaiba, a mí me ha ido bien. La gente del sur es comedora de jaiba más que la gente de acá aunque también tengo buena clientela local. Fíjese que lo que ha aumentado es la visita a los barcos de turismo, más que nada eso atrae a muchas personas para acá también».

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingresa tu comentario!
Por favor ingresa tu nombre