En Carén hubo ambiente de fiesta por nueva parroquia

0
9

4 (5)Mientras en gran parte de la región ese día era frío, en el pueblo de La Cisterna, cerca de Carén comuna de Monte Patria, el sol brillaba en todo su esplendor, clima propicio para el calor que ardía en los corazones de sus habitantes, quienes con mucha alegría celebraban la llegada del anhelado día en que la capilla del lugar abría sus puertas.

Y es que por mucho tiempo, los feligreses de la comunidad tenían que trasladarse a Tulahuén, el poblado vecino, para poder vivir su fe, participando de los actos litúrgicos que allí se celebraban. Hasta que, gracias a la obra de los jóvenes de Trabajo País, al fin podrán contar con un lugar donde celebrar eucaristías, liturgias y sacramentos.

La mañana del 28 de octubre se realizó la bendición de la capilla «Ntra. Sra. del Carmen» en la misa que presidió el Arzobispo de La Serena, Mons. René Rebolledo, en compañía del diácono permanente Juan Carlos Verdejo, quien administra la parroquia «Ntra. Sra. de las Mercedes» de Carén, a la cual pertenece la comunidad.

Al finalizar la celebración Marly Rojas, coordinadora de la capilla del sector, manifestó: «Vivimos este momento con gran alegría, porque acá viven muchos adultos mayores a los que les dificultaba trasladarse para participar de las celebraciones. Por tal razón, el contar hoy con nuestra capilla permitirá que participe mayor cantidad de personas. Ahora queda trabajar para implementar de a poco nuestro templo y, especialmente, comprometernos con nuestra fe».

De la misma manera, a mediodía de este sábado los fieles de la comunidad «María del Tránsito» de Chilecito se reunieron en torno a la celebración eucarística, con motivo de dar gracias al Señor por la finalización de las obras de reconstrucción de su capilla, la cual resultó dañada producto del terremoto del 16 de septiembre de 2015. La misa fue presidida por el Pastor Arquidiocesano, en compañía del administrador parroquial de Carén, quien sostuvo que «tuvieron que pasar dos largos años para poder arreglar la capilla que sufrió mucho deterioro. Gracias a la cooperación de toda la gente del lugar, hoy manifestamos nuestra gratitud al Señor por haber ayudado a la comunidad a levantar este lugar de oración, quienes lo hicieron con mucho cariño y esfuerzo».

Agregó que «siempre es una bendición de Dios contar con nuevas capillas y refaccionar las que resultaron con daños. Somos una parroquia muy extensa y motivar a sus comunidades es un servicio que realizamos con mucho ímpetu, por lo que este tipo de acciones representan un impulso evangelizador para los habitantes de este valle».

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingresa tu comentario!
Por favor ingresa tu nombre