Gobierno Regional dispone de tan solo $9.000 millones para invertir en lo que resta del año

0
9

actualidad_3La inversión actual  alcanza al 16% del presupuesto hasta la fecha.

Esto se ha traducido en que varios proyectos que estaban en carpeta y que debían ser aprobados debieron ser «bajados» para aumentar el presupuesto real en recursos frescos. Esta diferencia se produce por el «arrastre» de la administración del ex Intendente Sergio Gahona que dejó «amarrado» el año 2012 recursos del año 2013.

Nicolás Véliz J.

Alejandro Cornejo, jefe de la División de Análisis y Gestión del Gobierno Regional, manifestó que en la actualidad el presupuesto para el año 2013 alcanza los $52 mil millones, de los cuales a la fecha solo por la Ley de Presupuesto, más algunos decretos, que se han aprobado una cifra cercana $44 mil millones.

ARRASTRE EN  PROYECTOS

«El arrastre en proyectos de inversión asciende a cerca de $30 mil millones a los cuales le sumamos algunos proyectos que hoy en día estamos iniciando, en sus procesos de licitación, convenio y, algunos casos, adjudicación, llegamos a los $44 mil millones, lo que nos permite tener un presupuesto disponible cercano a los $9 mil millones», este denominado «arrastre» se refiere a los montos que quedaron «amarrados» en la pasada administración del ex Intendente Sergio Gahona.

Sobre las posibilidades que el presupuesto logre aumentar para lo que queda del año, Cornejo manifestó que «en la última sesión del CORE se quitó la prioridad a algunos proyectos lo que de inmediato se tradujo en un aumento en la disponibilidad de recursos de los $9 mil millones a los $13 mil millones. Evidentemente esta es plata real y para nosotros ejecutar esta disponibilidad presupuestaria necesitamos del orden de $25 a $30 mil millones en montos totales, es decir entre $30 mil millones nominal de los cuales para ejecutar entre $9 mil a $12 mil millones».

Esta posibilidad se traduciría en seguir «arrastrando» recursos para el presupuesto 2014 en diversos proyectos a ejecutar. «Por la naturaleza de las obras se indica que se pueden iniciar en el año presupuestario, pero normalmente acaban en el año presupuestario siguiente».

Un ejemplo de esto es lo que podría ocurrir con el nuevo edificio consistorial de la municipalidad de Coquimbo, que al significar una inversión cercana a los $18 mil millones, de los cuales cerca de $8 mil millones provienen de FNDR se puedan entregar en más de una partida presupuestaria anual. «Hay que diferenciar lo que es la priorización que da el CORE, en el cual ellos manifiestan la aprobación o rechazo de recursos, pero otra distinta es la programación financiera que se da por un proyecto, es decir, que si un proyecto dura más de dos años claramente la disponibilidad presupuestaria debe irse viendo año por año», aseveró Cornejo.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingresa tu comentario!
Por favor ingresa tu nombre