Grupo de vendedores ambulantes reclama el «cese de hostilidades»

0
12

16Se vivió un nuevo capítulo del histórico forcejeo entre las autoridades y los vendedores ambulantes. Una «pelea» planteada con los argumentos de uno y otro «bando»: el municipio, con el del deber de erradicar de las calles a los segundos, quienes, por su parte, argumentan el derecho al trabajo.
«Esta marcha es porque estamos aburridos de que todos los días nos decomisen la mercadería y nos dejan de brazos cruzados. Tenemos familia y no somos delincuentes. Nos levantamos antes de las seis de la mañana a trabajar, a sacar la cara por nuestros hijos y siempre es lo mismo, pues llegan los municipales con sus motos y nos decomisan toda la mercadería», indicó Amalia Zambrano, vocera del sindicato de Fruta y Verdura, que en medio de una improvisada protesta, junto a otras 10 personas y varios niños, llegaron hasta el mismo frontis de la Municipalidad de La Serena para exigir con pancartas una pronta solución, pero principalmente que no les quitan más su mercadería.
Gonzalo Arceu, encargado de seguridad ciudadana del municipio, respondió que «esto obedece a una queja permanente de la comunidad, en el sentido que se encuentran realizando comercio ilegal y no tienen permiso municipal, sino que se ponen en un lugar a vender un producto que ni siquiera tiene garantía, no dan boletas, así que no tienen ningún instrumento legal como para hacerlo. Entonces, por eso se hace una gestión junto con Carabineros para realizar algunos decomisos de la gente que vende de manera ilegal, a quienes se les notifica y se les pasa un parte».
Explica Arceu que «quiero reunirme con ellos, con los más representativos, los que tienen un sindicato para que lleguemos a una solución, porque el comercio ilegal siempre estará presente. Se les ha ofrecido otro lugar, pero resulta que tampoco quieren otro sitio, porque dicen que donde más venden es en la zona céntrica, principalmente en calles Los Carrera con Cordovez y hasta Cienfuegos, donde está focalizado el comercio ilegal. La idea es llegar a un acuerdo, ver qué es lo que quieren, ver la factibilidad de otorgarles un lugar, pero primero escucharlos, porque no asumen que lo que están haciendo es algo ilegal».
«Siempre es lo mismo, puesto que no nos entregan ninguna respuesta. ¿Qué hacen con la mercadería? Se la llevan para la casa y lo digo porque lo he visto. Nosotros vendemos frutas y verduras entre las calles O’Higgins y Cienfuegos. Somos como 15 personas y todos los días tenemos problemas con los inspectores municipales, porque no se hacen cargo de nada, ni siquiera de los decomisos. La semana pasada a mi compañera le llevaron 50 kilos de naranja y las perdió no más. Los inspectores vienen con abuso de poder, nos golpean, nos quitan la mercadería y además, se la llevan para la casa. Justamente hoy (ayer) nos quitaron todo, por eso estamos acá, protestando por el abuso de poder», sostuvo Amalia.
Arceu dice que una solución es que puedan ser trasladados a otro sitio, como por ejemplo, la feria de abastos, cuando no está funcionando.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingresa tu comentario!
Por favor ingresa tu nombre