«Ha habido un aumento en el interés por lo que es la vejez, pero creo que todavía estamos al debe»

0
8

12En nuestro país los adultos mayores representan el 15% de la población total del país, es decir, 2.687.637. De acuerdo a la proyección INE-CELADE, asegura que para el 2020 esta cifra aumentará a 3.264.841. En la Región de Coquimbo, la cifra de personas mayores llega a 117 mil. La coordinadora regional del Servicio Nacional del Adulto Mayor (SENAMA), Alejandra Díaz, habló con LA REGIÓN, sobre los desafíos que tiene el trabajo con este segmento de la población.

– Las demandas de los adultos mayores ha aumentado en los últimos años. ¿Cómo ha sido el trabajo en estos dos años acá en la zona?
– «No es un trabajo fácil en términos que la vejez y envejecimiento activo no está comprendido por la sociedad. Por una parte en las valoración de las personas en su construcción social y el aporte que han hecho y que siguen haciendo porque las personas mayores son presente también. Como todos nosotros vamos a llegar a esa etapa de la vida en un país que envejece raudamente, somos el segundo en Latinoamérica más envejecido, hay un cambio demográfico. Las necesidades de las personas mayores de alguna manera no tienen una relación directa con lo que entrega esta sociedad, desde las mismas oportunidades, hasta las infraestructuras de las ciudades, que no son tan amables con las personas mayores y sus necesidades. Es un espacio difícil».

– ¿Qué se está haciendo al respecto?
– «Se ha establecido desde priorizar el cómo vamos a generar mejores políticas de Estado respecto de las personas mayores, pasando por cuales van a ser los enfoques que tienen relación con este desarrollo entorno a la vejez y el envejecimiento, como estas personas mayores son sujetos de derecho, tienen plenas facultad de poder decidir y elegir y seguir aportando. Además, tenemos que la participación activa e inclusiva de las personas sea una constante. Eso les permite tener una mejor salud a las personas, por lo tanto es invertir menos en el Estado para la salud para las personas mayores que se mantienen funcionales y su autonomía se mantiene».

– Ha habido una cambio también en los propios adultos mayores que hoy se agrupan, participan en actividades… ¿Cómo se ve ese cambio a nivel regional?
– «Surge a través de esta necesidad de mantenerse aportando, además tenemos muchos más años de vida  y esos saben que estar en una organización les permite estar mejor. Quedarme en la casa me hace mal y estar en una organización me hace bien, y por eso prefieren ingresa a un club. Son muchos los beneficios y hay una mirada muy positiva de ser parte de una organización. Ahora, dentro de estos mismo segmentos etareos hay diferencias, los clubes que tienen personas que pasan los 80 o 90, tienen una visión distinta del club, que personas que están recién con 60 o 65  años. Ellos están en la etapa de reconocer que ya soy adulto mayor, especialmente en el caso de los hombres que les cuesta más comprenderlo, pero entiendes que es necesario. Si se han generado más instituciones y esperamos que se sigan creciendo y la ciudadanía comprenda que los adultos mayores requieren de mantenerse activas, por eso tenemos que apoyarlos».

– ¿Pero tienen lo que requieren?
– «A muchos por ejemplo les faltan sedes donde reunirse, porque las juntas de vecinos no siempre son muy positivas  a la hora de recibir a estos adultos mayores, que muchas veces son los que han generado ese proyecto para que la junta de vecinos tenga una sede comunitaria».

– En materia de salud, ¿Cómo ha visto la preparación de los profesionales que deberán atender a los adultos mayores?
– «No tenemos muchos profesionales como geriatras y gerontólogos que son importantes, como terapeutas ocupacionales. No es facil porque todavía no existe en el colectivo social esta necesidad, entonces estamos recién partiendo. Efectivamente hemos podido comprobar que ha habido un aumento en el interés por lo que es  la vejez, pero creo que todavía estamos muy al debe como respecto a lo rápido que nos estamos envejeciendo como sociedad».

– ¿Y esa formación viene de las universidades o los institutos?
– «Por todos, desde la formación de la misma familia, como nosotros les enseñamos a las niñas y a los niños a valorar a las personas mayores de su entorno, a sus abuelas, sus abuelos y como los centros de formación tiene una mirada distinta a cómo apuntamos hacia allá. No es un cambio fácil, más en una institucion como la nuestra, cuando no podemos estar en todas las comunas. Son 117 mil adultos mayores en toda la región. No es una tarea fácil. Y a corto plazo queremos oficinas quizás en las gobernaciones».

– Usted también ha señalado la preparación que debieran tener las ciudades para recibir a los adultos mayores.
– «Este servicio tiene la suerte de contar con un Consejo Asesor de Mayores que son dirigentes de toda la región, de las diversas uniones comunales de adultos mayores  y de otras organizaciones que nos asesoran desde su propio contexto y realidad, y además, pueden ejerce este control social. Por lo que cuando por ejemplo algún consejero va a alguna institución o entidad privada y puede constatar que hay algo que no tiene ninguna relación con las necesidades nos lo hace saber a nosotros para poder trabajar y mejorar la posibilidad de los adultos mayores para acceder a los servicios. También ellos tienen la posibilidad de trabajar con las distintas autoridades y dar a conocer su realidad, para que ellos entiendan en que terrenos estamos».

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingresa tu comentario!
Por favor ingresa tu nombre