CON GRAN EXCAVACIÓN AVANZAN OBRAS DEL CDT DE LA SERENA

0
39

11

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Más de 45 mil metros cúbicos ha retirado la empresa Moller y Pérez Cotapos, de un total de 77 mil , en la zona donde se ubicarán los estacionamientos subterráneos del futuro Centro de Diagnóstico y Tratamiento de La Serena en el edificio de la ex cárcel de la ciudad.

 

 

Hace rato que transitar por las calles Amunátegui o Anfión Muñoz en La Serena se ha vuelto una experiencia caótica -en algunos casos- para los habitantes de la región, debido a las enormes maquinarias que ahí trabajan desde hace ya algunos meses, en la construcción del anhelado Centro de Diagnóstico Terapéutico, CDT, el que brindará atención a más de 600 mil personas y que apoyará asistencialmente al hospital de La Serena.
El proyecto, explica el director del Servicio de Salud Coquimbo, Ernesto Jorquera, lleva aproximadamente un 5,83% de avance de la obra física y «gran parte tiene que ver con las excavaciones, pero también por la disposición de las obras y por la marcha misma de este proyecto. En ese sentido, hemos ido avanzando y existe concordancia de lo proyectado y ejecutado. Es más. Estamos por sobre lo proyectado, aunque en este minuto muy levemente, pero estamos contentos, dado que las obras están trabajando de acuerdo a lo que se proyectó. Hay que recordar que éste es un diseño de largo aliento y que va a durar 39 meses, puesto que se termina en marzo del 2020».
Haitianos, venezolanos, colombianos y peruanos son solamente algunos de los acentos que escuchamos cada vez más fuerte en la región, extranjeros que poco a poco han tomado más fuerza en el mercado laboral, como lo manifiesta el propio director de Salud.
«Hay 110 trabajadores en este minuto en la obra, dado que el trabajo es fundamentalmente de remover tierras, escavando, asegurando el espacio y en ese sentido, el tipo de trabajadores fundamentalmente no es altamente especializado -aunque hay algunos, por supuesto, los que planifican-, pero tenemos a trabajadores peruanos, haitianos, colombianos, además del chileno. También y como es la tónica de esta región en el último tiempo nos hemos encontrado con muchos venezolanos. Estas obras en realidad, cuando entramos la lógica de las especialidades del trabajo, cuando requieren un mayor nivel de formación y experiencia, se empieza a notar y también en los equipamientos, en los aspectos más técnicos del edificio, pero en realidad no hemos tenido problemas mayores a eso, así que en ese sentido los trabajos siguen avanzando».

NADA DE RESTOS
ARQUEOLÓGICOS…

La pesadilla de toda empresa constructora es que después de todo el papeleo, del dinero invertido, un día, de repente, y como por arte de magia, aparece un yacimiento arqueológico. En la construcción del CDT, por el momento, no ha aparecido nada. Ni restos arqueológicos o de otra naturaleza, como lo indica el director.
«Hay que recordar que en este edificio, en los años 2012 y 2013, para los que han vivido la lógica de este proyecto, se hizo una demolición donde se conservaron los muros y la zona arquitectónicamente, mientras que todo lo demás se retiró y, además, se hizo una excavación de aproximadamente 2 metros. En ese sentido, entonces, se está trabajando con antropólogos para que monitoreen esa parte del proceso. Pero actualmente no se ha reportado nada asociado a restos de importancia arqueológica o de otra naturaleza».

RESGUARDO POR LLUVIAS

Respecto a los planes de contingencia de la obra ante las posibles lluvias, las que deberían llegar a la región en los siguientes meses, o quizás antes, comentó Jorquera que «por el momento no hay anuncio de lluvias para la zona costera, pues todo indica que si las hay, estarán en la zona precordillerana, pero en los planes de contingencia de la empresa, en caso de lluvia, no interrumpiría ninguna línea de trabajo. El único resguardo y contingencia que se tomaría en caso de que las precipitaciones sean muy fuertes y concentradas en unidad de tiempo, es en la excavación, la que se dejaría de hacer y se seguiría con lo otro, porque no requiere excavar y mover tierra, debido a que el barro dificulta el trabajo. Ahora, el plan de contingencia está asociado a lluvias leves y en esta zona en general, salvo excepciones, no hay grandes concentraciones de lluvias permanentemente. No estamos como en Chiloé, aunque acá lamentablemente llueve poco, pero para las obras es bueno».

Otro punto que ha llamado la atención es que los trabajos, especialmente el de los camiones, se realizan por las noches para que de esta manera puedan moverse con más tranquilidad, sin dificultar el flujo vehicular.

«Por disposición más bien de la ciudadanía, todo el movimiento o salida de camiones y material de la obra se hace en horario que no interrumpa con la actividad de la ciudad, en este aspecto, por las noches. Hay trabajos todo el día, por supuesto, pero algunos se hacen por las noches, pensando en que Amunátegui es una de las calles con más alto tráfico de la ciudad de La Serena. Es que también se trabaja de las 19.20 horas en adelante porque no se otorgó el permiso para horario en los cuales el flujo vehicular es mayor».

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingresa tu comentario!
Por favor ingresa tu nombre