Haitianos que retornan: «Quiero ir a mi país porque voy a estar mejor»

0
103

Jerome y Hyguens llegaron a la región el año pasado y nunca pudieron encontrar un trabajo estable que les ayudara para comer y pagar el arriendo, así que decidieron acogerse al Plan Retorno.

Los hermanos Jean Paul, Jerome y Hyguens llegaron a Chile, a la Región de Coquimbo.
Ha pasado más de un año y nada de empleo seguro ha ocurrido. Por eso, por no haber encontrado nunca un trabajo estable, es que ambos, que viven en El Panul de Coquimbo, son parte de los 68 migrantes haitianos que en un tiempo más abordarán el vuelo que los llevará de regreso a su país, en el denominado Plan Humanitario de Regreso Ordenado del Ministerio del Interior.

«Llegamos a Chile, gastamos plata en venir, pero no hemos encontrado trabajo, es un problema… Entonces por eso queremos retornar a Haití», dice Hyguens Jean Paul. «Allá estaré mejor».

El perfil de estos hermanos es similar al de muchos que se acogieron a esta Operación Retorno. La mayoría se va porque no obtuvieron trabajo. Se toparon con un mercado laboral más saturado y con condiciones mucho más inhóspitas que las que se enfrentaron los primeros haitianos que llegaron los años 2011, 2012 o 2013, especialmente tras el terremoto que azotó la isla.

Hygens cuenta que en todo este tiempo tuvieron trabajo, pero esporádico. En la mayoría de las veces, «por uno o dos días, no más que eso. Pero nunca un trabajo cómo debe ser. Nosotros tenemos que pagar arriendo, comida y con un día de trabajo no se puede», dice Jean Paul, quien encarna la dura realidad que viven algunos de sus compatriotas, marcada incluso por la carencia de alimentos.

Otro aspecto que tampoco se imaginaron fueron las precarias condiciones de habitabilidad. Claro, porque en algunos sectores las casas han sido modificadas para recibir, por ejemplo, a más de 30 personas, viviendo todos hacinados y en precarias condiciones. Sin embargo, y quizás uno de los mayores problemas, fue el tema idiomático, donde muchos, los hermanos incluidos, nunca lograron aprender el español correctamente, dificultando todavía más su adaptación.

«Estamos acá desde el 17 de abril del año 2017 y hemos tenido poco trabajo, no hemos podido encontrar uno estable. El arriendo es muy caro y no he tenido trabajo para esos gastos, entonces quiero volver. Acá aprendí mucho, pero quiero regresar a mi país porque voy a estar mejor», dice Jerome.

Y agrega que «ahora estamos bien, ya que vamos a volver con la familia. Allá tengo casa y no vamos a vivir en la calle, porque acá no encontramos trabajo, el arriendo es caro y al irnos nos hará bien…».

Nueve años sin regresar al país

Hasta el pasado lunes, un total de 1.087 inmigrantes se habían inscrito en la iniciativa que fue anunciada el pasado 30 de agosto. Sumado a ello, quienes sean parte del plan se comprometieron a no regresar a Chile por los próximos nueve años.

Una sanción que para muchos, entre ellos Romeo Gabaud, defensor de los Derechos Humanos y Coordinador y Asesor de la Comunidad Haitiana en Coquimbo, es discriminatoria.

«Creo que no deberían aplicar esta sanción de no regresar al país durante los próximos nueve años a aquellos que eligieron salir del país voluntariamente, porque no han cometido ninguna infracción penal y tampoco se vieron involucrados en ningún delito grave y no fueron juzgados y condenados por la justicia chilena».

Además, Romeo cree que «esta posición es discriminatoria por parte del Gobierno, porque la restricción de regresar a Chile podría ser de un plazo de 3 a 5 años si referimos a las disposiciones legales en caso de retorno voluntario. Por no decir que es una deportación maquillada por la medida de restricción perjudicadora y por la facilidad expresiva de llevarlos a su tierra», dijo.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingresa tu comentario!
Por favor ingresa tu nombre