«Macheros ilegales han pasado a ser una mafia»

0
10

16María Inés Godoy, del Departamento de Medio Ambiente de la Municipalidad de La Serena, se refiere al tema. La polémica se reabre nuevamente con la denuncia de turistas que fotografiaron los campamentos ya instalados y basura en el sector.
Lo de los macheros de Punta Teatinos no es ninguna novedad. Ya son años en los que se ha tratado de frenar la instalación de estos campamentos que se dedican a la extracción ilegal y muchas de las acciones que se han determinado para frenar con el flagelo.
Pero esto, independiente de ser el tema de fondo, tiene también otras aristas y es que las mesas de trabajo multisectoriales en las que se encuentran trabajando la Gobernación de Elqui, el Municipio de La Serena, la Seremi del Medio Ambiente, Sernapesca, el SAG, Carabineros y la PDI, entre muchos otros, aún no han podido resolver del todo la situación.
Esto, según acota Godoy, debido a la complejidad del tema. Y es que, destaca, «lo de los macheros es una mafia organizadísima. Son un punto rojo de conflicto porque estas personas saben perfectamente dónde ubicarse. Lo hacen en lugares privados en donde, según Carabineros, los dueños deben contar con el nombre y Rut de los que se instalan» para poder tomarlos detenidos, lo que hace casi imposible que se pueda realizar alguna acción efectiva.
Esto, que se suma a las condiciones en las que se instalan ya sea sanitarias como de seguridad – no solo por el tema del acceso a los lugares que no están aptos para el baño sino también de la población que por ahí deambula – es otro de los temas que aún no se ha solucionado.
Al respecto la misma fuente señala que parte de estos otros conflictos tiene que ver con «el tema del tráfico de drogas, la prostitución y la basura. También el tema de la venta de alimentos sin ningún tema de salubridad, entonces es un tema bastante complejo. Van niños también, familias completas», lo que también ha dejado nefastas consecuencias como la muerte de un menor de cinco años quien en febrero de este año sufrió un fatal accidente al ingresar a un humedal en el que, como en la playa, se destaca que no es un sitio apto para el baño.
«Este no es un terreno para bañarse porque, insisto, es un terreno privado. Entonces, claro, el municipio no tiene las herramientas para instalarse ahí por mucho que quisiera. Los riesgos son también para los pequeños que al final terminan pagando las cuentas del mal manejo de los padres, de la falta de supervisión y de estar en un lugar en el que no deberían estar», señala.
Desde los tres años que se encuentra trabajando en el tema, destaca Godoy, se ha llegado a una aproximación para solucionar el conflicto, pero con la idea de finalizarlo de una vez estima que las respuestas han llegado tarde. Este año, señala, «el operativo se realizó en febrero, pero la idea es poder realizar esto antes; que no lleguen a ponerse ahí y sacarlos ahora en noviembre o diciembre para tener una playa tranquila y la gente pueda tener acceso a visitarla», ya que, como se destacó con anterioridad, ésta es una playa que no cuenta con salvavidas, lo que conlleva a que sea un sector de bastante riesgo.
La problemática, destaca, ha hecho que la comunidad haya intervenido haciendo una petición para que exista un Retén de Carabineros estable en el sector, lo que «es imposible, ya que Carabineros argumenta que va a estar cuidando terrenos privados, entonces es un tema muy complejo de abordar», finalizó.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingresa tu comentario!
Por favor ingresa tu nombre