Ministro Cisternas plantea estratégia para mejorar el acceso a la justicia

0
9

12El ministro de la Corte Suprema, Lamberto Cisternas llegó a La Serena para participar del seminario sobre “Acceso a la Justicia de Grupos Vulnerables”, que busca un acercamiento más directo del Poder Judicial con la comunidad.
Cisternas accedió a conversar con Diario LA REGIÓN respecto de esta búsqueda que lleva adelante la judicatura. que se suma a la modernización del sistema que ahora lleva todos los trámites de manera digital.

¿Cómo ha ido la incorporación de la tecnología digital en el trabajo de tribunales?
La verdad es que muy bien, como esto comenzó en las regiones donde la afluencia de causas es menor que en Santiago, Valparaíso y Concepción que están reservados para fines de año, en este periodo prácticamente no se han presentado incidentes mayores, la gente lo ha asimilado bien, tenemos una cantidad importante de ingresos de escritos, de demandas y por cierto algunos problemas técnicos se han ido solucionando y eso permite anticiparse a lo que podría ocurrir en Santiago.

¿Cómo observan en Santiago lo que está pasando en regiones?
Imagínese usted son 30 juzgados civiles, con una carga muy importante de trabajo en cada uno de ellos. Entonces en ese número de tribunales hay de todo, gente que está muy optimista y deseosa, hay gente que está más o menos y gente que está renuente. Pero yo diría que la gente que la gente que está renuente no va más allá de un 20%. Entonces el resto entre muy entusiasta y entusiasta va a sacar adelante esto. En todo caso la gente que está renuente es solo eso y no va a imposibilitar que las cosas funcionen como deben hacerlo.

¿Cuál es su visión respecto de la accesibilidad que tienen el Poder Judicial?
Esta es una preocupación de los poderes judiciales desde hace algunos años, y digo los poderes judiciales, porque me refiero a los de Iberoamérica, que se han empeñado en varios aspectos y uno de ellos es el acceso a la justicia, y hay dos documentos muy importantes que son las Reglas de Brasilia y el Protocolo Iberoamericano del año 2014, De la cumbre celebrada en Santiago.

¿Qué se persigue con eso?
Básicamente la idea es que estén atentos los tribunales a las circunstancias diversas que presentan las personas en situación de vulnerabilidad, para que estas personas puedan tener también acceso a la Justicia, como lo tiene una persona normal.

¿Cuáles son esos problemas que se visualizan en la región?
Principalmente nos hemos preocupado acá del tema de los discapacitados, en otros lugares nos hemos preocupados de los migrantes y en otros de los pueblos originarios. Aquí hablando de los discapacitados, las cosas son de repente muy elementales como un mesón muy alto, no le sirve a una persona que circula en silla de ruedas. De igual forma un lenguaje mal expresado no le sirve a nadie y menos le sirve a una persona que tiene algún tipo de discapacidad y así podemos multiplicar los ejemplos.

¿Qué experiencia hay al respecto?
Siempre que hablo de personas vulnerables, hago siempre mención de una experiencia que se vivió en Temuco, me parece, donde un juez de una localidad más rural decía, mire a mi las audiencias de garantía se me caían todas. Empecé a investigar y como a los 15 días descubrí que la razón era que los buses más rurales todavía, los del interior, llegaban a esa localidad a las 10:30, por lo tanto la gente podía estar en ese lugar a las 11 y desde entonces comencé a fijar las audiencias que involucraban a estas personas a las 11 y por supuesto concite el ánimo de los funcionarios para quedarnos hasta las 3 o 4 de la tarde, y ya no se produjo más este problema.

¿Esto también pasa por un proceso de capacitación interno?
El seminario en el que estoy participando obedece a esa capacitación. Está orientada a personas que trabajan en el Poder Judicial, así como en la Defensoría y el Ministerio Público, es decir los que se mueven en este medio, sin perjuicio de estar abierto al público en la medida de lo posible. Pero la idea es sensibilizar a nuestra gente para que sepa que estamos atentos a este tema y esto es parte de una gran cruzada del Poder Judicial, porque hace pocos días estuvo acá el ministro Carlos Cerda, que está en otra arista que es la de la buena atención al público en general. Mientras que hay otro colega que está trabajando en la línea del lenguaje claro, es decir, cómo nos expresamos mejor para que la gente entienda nuestras resoluciones sin perder el aspecto técnico fundamental.

¿En los últimos días hemos visto el avance de una causa del sistema antiguo que tiene que ver con la detención del excomandante en Jefe del Ejército Juan Emilio Cheyre, llama la atención esto de tener causas que todavía se tramiten de esa forma?
Es que esta es una cosa muy natural, si uno la piensa en la lógica del funcionamiento del Sistema Judicial. Qué quiero decir con esto, cuando se comienza un nuevo sistema al comienzo todo el mundo asume que las causas que empezaron antes tienen que seguir con el sistema antiguo y las nuevas con el sistema nuevo. En dos o tres años no pasa nada, pero cuando ya van 10 o 15 años de la Reforma, uno empieza a decir hasta cuándo van a existir causas del sistema antiguo. Esas son cada vez menos. Pero esta es una causa extraordinaria, por el tema de los Derechos Humano y también por las circunstancias derivadas de eso, que se trata de cuestiones que son imprescriptibles. Entonces pueden pasar 40 años y alguien puede presentar una denuncia y será necesario investigarla y si se encuentra mérito, podemos tener un procesamiento contra una persona que se somete a las normas del antiguo sistema.¿Cómo se hace para ser imparcial en causas como estas, que pueden tener una connotación política y emotiva?
Mire muchas causas tienen muchos elementos. No sólo los elementos propios de la controversia, sino que tienen el tema económico, político, emocional, religioso, farándula, tienen muchas cosas entremezcladas. Y las causas de derechos humanos ciertamente tienen también muchas cosas entremezcladas y suscitan muchas reacciones. Si usted consulta a los familiares de los detenidos desaparecidos, o las personas torturadas, ellos quisieran que nadie saliera en libertad. Si usted consulta a los familiares de quienes están siendo querellados, ellos piden la libertad y dicen cómo en 40 años esto no se va a terminar. Entonces el juez tiene que buscar un adecuado equilibrio y eso es un esfuerzo personal que tenemos que hacer cada uno de nosotros y tratar de desvincularnos de los elementos externos.

¿Eso es posible?
Yo creo y lo digo por experiencia nunca se desvincula de los elementos externos, es difícil que un juez se desvincule de las circunstancias de que este caballero fue comandante en Jefe del Ejército, que estaba desarrollando una función universitaria, qué se yo. Entonces ese es el personaje, el personaje será otro en otra causa y no es que como muchas veces se dice que uno haga una diferencia discriminatoria en favor de unos u otros, sino que son las circunstancias de cada uno. Entonces, ahí vamos viendo, hay quienes son partidarios de la prisión preventiva muy estricta, entonces ya es una cosa de matices. Pero derechamente es un esfuerzo que tiene que hacer cada magistrado para tratar de ser lo más objetivo posible.

¿Además esta es una causa histórica que de seguro sentará un precedente?
Probablemente, tiene esa característica.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingresa tu comentario!
Por favor ingresa tu nombre