nspectores del municipio de Ovalle clausuraron local de tragamonedas dejando a trabajadores encerrados

0
266

Con orden judicial, el pasado fin de semana inspectores municipales de Ovalle clausuraron el local de tragamonedas Tatán, del paseo Vicuña Mackenna, del centro de la ciudad, motivo por el que ordenaron a funcionarios de la casa consistorial soldar los candados de la cortina metálica del acceso principal, dejando encerrados a cuatro trabajadores del negocio y a un electricista particular.

Previo a la clausura, los trabajadores del local buscaban solucionar fallas eléctricas con un técnico contratado para tal labor cuando llegaron los Inspectores, que en primera instancia dialogaron con un cuidador del negocio.

En ese instante, según las declaraciones de Víctor Lara, Jefe del Unidad de Renta y Patentes de la casa consistorial, en entrevista que concedió el medio de comunicación de Ovalle Limaritv, el cuidador no quiso recibir la notificación de clausura, por lo que el personal municipal procedió a soldar los candados, sin percatarse que al interior había cinco personas, información que aparentemente no les fue proporcionada por el mismo cuidador.

“Lo que hicimos fue colocar el letrero de clausurado, como hicimos con otros locales, e íbamos a proceder a sellar con soldadura los candados y apareció una persona, que medianamente se identificó como cuidador, y le pedimos la posibilidad de notificarlo a él de la clausura, pero manifestó que no lo quería hacer porque no correspondía. Cuando llegamos, el local estaba cerrado con cuatro candados que había puesto él, por lo tanto nosotros lo que hicimos fue notificar que íbamos a clausurar, y ahí sacó dos candados porque quería que le dejaran una puerta abierta, y a continuación le señalamos de que efectivamente íbamos a clausurar igual y procedimos a poner dos candados y, una vez terminada la operación, nos vinimos”.

Si bien, después de cerca de una hora, y luego de recibir llamados de la administración del comercio, los trabajadores y el electricista lograron salir del local después que personal municipal reabrió los candados. Ernesto Núñez, abogado de los dueños del local Tatan, también expresó a Limaritv que iniciará acciones legales por la situación que vivieron los cuatro empleados y el electricista involucrado.

“No vamos a titubear en seguir adelante con todo tipo de acciones penales fuertes, y vamos a pedir la baja de los funcionarios policiales y de las personas que son parte de la administración y asesores de Rentería.

Se cometieron delitos, dejaron a personas encerradas con las cortinas abajo, y es más, con los fuertes movimientos telúricos registrados en la zona, pudo haber un movimiento mucho mayor o quizás un terremoto, con personas encerradas, producto de esta forma de aplicar la ley de forma tan caprichosa, como lo hacen el alcalde Rentería y sus asesores, y lo peor, acompañado de funcionarios policiales sobre los cuales vamos a iniciar acciones para pedir la baja respecto a la actuación que ellos han registrado “.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingresa tu comentario!
Por favor ingresa tu nombre