Malabarista que quemó a profesor accedió a suspensión condicional con pago de indemnización al afectado

8Un caso que provocó gran impacto por su crudeza entre la comunidad de Coquimbo durante el 2016, fue la brutal agresión que sufrió el profesor Eduardo Iribarren Godoy, el que padeció serias quemaduras al ser quemado con combustible que fue encendido por el la malabarista Óscar Ignacio Espinoza Albarrán, imputado que luego de ser procesado judicialmente, accedió a la suspensión condicional de la causa con pago de una indemnización de 1 millón y medio de pesos al docente.
El beneficio de la suspensión fue acogida en audiencia realizada este lunes por el Juez de Garantía Roberto Lizana, a petición del Ministerio Público que había formalizado en la investigación a Espinoza por el delito de lesiones graves que cometió en contra del profesor el 13 de agosto del año pasado en calle John Kennedy en las cercanías del sector Covico.
Es así que el Tribunal, luego de conocer el acuerdo entre el imputado y la víctima, aplicó la suspensión de la causa por un año a Espinoza, con las condiciones de cancelar a Iribarren una indemnización por 1 millón y medio pesos y no ser formalizado en la investigación por otro delito durante el plazo estipulado.
Si el malabarista cumple con ambas condiciones la causa concluirá sin quedar registrada en su antecedentes penales, pero en caso de no dar cumplimiento, la causa de lesiones graves procederá a ser reactivada.

Discusión por dinero

Los antecedentes de la formalización señalan que Espinoza, con residencia en Sindempart, estaba laborando en el sábado 13 de agosto a las 19:45, cale John Kennedy frente a avenida Alessandri y a metros de la rotonda Covico, instante que en discutió por dinero con Iribarren, con el que procedieron a agredirse mutuamente.
Luego el malabarista lanzó bencina al profesor, para encender el combustible que provocaron a la víctima quemaduras tipo B en la cara en el oído izquierdo y en el tórax y quemaduras tipo A-B, en los brazo y manos.
Espinoza huyó a Quilpué de la Región de Valparaíso, ciudad en la que fue arrestado por la Policía de Investigaciones, PDI, para ser formalizado en el Juzgado de Coquimbo que le aplicó la medida cautelar de prisión preventiva.

Crudo relato

Días después del ataque en su lecho de enfermo el profesor egresado de la Universidad Pedro de Valdivia de La Serena, dialogó con Diario LA REGIÓN, para entregar el crudo relato del brutal ataque que padeció “todo fue netamente por una discusión, por un mal entendido por 100 pesos, que yo necesitaba para un pasaje y como yo a el malabarista lo conocía por ser del sector, no pensé que iba pasar a mayores pero ahí discutimos y él me agredió, me hizo caer al suelo y ahí me roció el cuerpo con un bidón con bencina, parece. Ahí él prendió un fósforo y me lo tiro para encender el combustible sin ningún remordimiento, yo sentí mucho temor por mi vida. Yo estaba desesperado por el dolor y un amigo que estaba conmigo que me ayudó, me saqué la ropa la chaqueta y el polerón y las tiré lejos porque estaban encendidas y como tenía fuego en la cabeza me tiré al suelo por instinto, para apagarme con tierra”.
Además en esa oportunidad desmintió versiones de prensa que señalaban que previo a ser atacado, andaba pidiendo dinero para consumir alcohol ya que afirmó que si bien no estaba ejercido la docencia, por falta de campo laboral, en esa fecha, trabajaba en una pesquera a la que iba a asistir a cobrar su sueldo con el que mantenía aun hijo.

Comparte esta noticia

Google1GoogleRSS

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *