La quínoa usa diez veces menos agua que otros productos para su cultivo

11Con una actividad en terreno en el Liceo Agrícola Jorge Iribarren Charlin de la comuna de Río Hurtado finalizarán, hoy viernes 17 de marzo, las actividades de la Semana de la Quínoa, organizada por el programa de transferencia del conocimiento del centro científico CEAZA.
Para los profesores ha significado una oportunidad de conocer más sobre el cultivo de este grano, junto con presentar nuevos contenidos de interés para los alumnos relativos a la zonas áridas donde habitan.
“Con este programa se instala definitivamente la investigación en nuestro establecimiento como un contenido importante. Por otro lado, estamos siendo parte de una investigación y transferencia tecnológica de un cultivo que puede ser realidad productiva para zonas áridas”, opina, Herman Villarroel, director del Liceo Tadeo Perry B. de Ovalle.
Según explica la Dra. Luisa Bascuñán, el estudio del grano sigue siendo importante desde el punto de vista científico para el CEAZA debido a las cualidades nutricionales que brinda y el bajo nivel de riego que requiere para su cultivo.
“Que utilice 1.600 m3 de agua por hectárea para su cultivo, diez veces menos que otros, eso es digno de estudio. Además, ahora estamos estudiando el estrés hídrico en quínua en combinación con el déficit de nitrógeno, muy importante para la producción de la planta y que es muy caro de adquirir para los agricultores. Hay variedades de la planta que son capaces de adquirirlo de mejor manera, entonces nosotros estamos analizando esas variedades”, señala.
Para los agricultores de la zona el grano puede significar un buen negocio, pero además el rescate de tradiciones prehispánicas con riqueza nutricional cuyo cultivo hace sentido en la zona por las circunstancias de estrés hídrico a los que la quiínua se adapta mejor que muchos otros cultivos.
“Claramente tú vez que necesitan menos agua, menos fertilizantes, menos químicos, entonces por ese lado que la gente se entusiasme y pueda tener estos cultivos es genial. Además, yo no sabía que la quínua se podía plantar en lugares con condiciones hídricas más favorables”, señala Verónica Munizaga, agricultora de Ovalle.
Claudio Vásquez, gerente corporativo de CEAZA, destaca la labor con los Liceos Agrícolas y productores regionales que ha demostrado un importante impacto poniendo en valor el cultivo.
“El programa de transferencia del conocimiento del CEAZA también espera extenderse a otros productos agrícolas como hortalizas y esperamos que docentes, alumnos de los establecimientos se empapen de la información y que puedan tener un año completo en torno a estas actividades. También esperamos que productores, tomadores de decisión, agencias públicas agrícolas, que puedan conocer esta experiencia y los aportes en materia de investigación científica”.

Comparte esta noticia

Google1GoogleRSS

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *