Buscarán rescatar y analizar parte de los restos sumergidos del vapor ITATA

6Este jueves se dieron a conocer las primera imágenes de los restos del Vapor Itata, hundido en las costas de la comuna de La Higuera en agosto de 1922 con más de 400 personas a bordo. Tal como lo dimos a conocer en nuestra edición del miércoles, fueron los investigadores regionales, Ricardo Bordones (productor audiovisual) y Carlos Cortés (cineasta y biólogo marino), apoyados por la Universidad Católica del Norte, la ONG Oceana y la Armada, los que lograron dar con el lugar exacto donde se encuentran los restos de esta embarcación.
Debieron pasar largos 95 años para poder concretar el hallazgo, el que fue posible gracias al uso de tecnología. Es así como el director de Ciencias de Oceana, Matthias Gorny, fue el encargado del manejo del ROV (Remotely Operated Vehicle) que permitió registrar en video y fotografías de alta resolución, las condiciones en las que se encuentra la estructura.
«En Oceana hemos realizado varias expediciones científicas frente a las costas de La Higuera debido a la importancia ambiental de este lugar. Por ello, quisimos colaborar en la búsqueda del Itata, aprovechando la tecnología con la que contamos, y gracias a las imágenes de nuestro robot submarino, pudimos confirmar que lo que estaba ahí, eran los restos del barco», señaló Matthias Gorny, Director de Ciencias de Oceana Chile.

PATRIMONIO SUBACUÁTICO

«Podríamos asegurar que para Chile el hallazgo del Itata es el más importante en materia de patrimonio subacuático. Han sido años de investigación y búsqueda, por lo que es un gran logro haber concretado este trabajo. Lo que sigue es lanzar nuestro documental, terminar de tramitar los permisos de monumentos nacionales para hacer el levantamiento arqueológico, y buscar el financiamiento para la realización de nuestra película de ficción», indicó Carlos Cortés.
Para poder hacer un levantamiento arqueológico, debido a la profundidad en que se encuentra la embarcación, también se deberá utilizar un robot submarino, sin embargo, en esta oportunidad deberá ser una que está equipado con brazos (pinzas) que permitan coger algunas piezas desde la embarcación.
Javier Sellanes, secretario de investigación de la Facultad de Ciencias del Mar de la UCN, dependencia que en los próximos meses recibirá un ROV que permitirá continuar pesquisando el naufragio, señaló que el hallazgo abre además un enorme abanico de posibilidades de investigación, en ámbitos que van desde la arqueología submarina a la antropología, historia e incluso química y biología marina. «Todo esto se continuará realizando con los correspondientes permisos y el debido respeto tanto a quienes perdieron su vida en este trágico suceso como a sus familiares», agregó.
En tanto, Ricardo Bordones, uno de los gestores del proyecto y quien golpeó muchas puertas para poder lograr este objetivo. «Primero reeditamos un libro de uno de los náufragos del Itata, y con el tiempo fuimos recabando más antecedentes, y pudimos sumar el apoyo de la UCN, la Armada de Chile, la ONG Oceana, el Consejo de la Cultura, la municipalidad de La Higuera, las empresas Sacyr y TPC, apoyos fundamentales para la materialización de los objetivos de investigación planteados», finalizó.

Comparte esta noticia

Google1GoogleRSS

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *