Claudia Heise, la niña genio del ajedrez que no le gusta el celular

13Lo que diferencia a la pequeña Claudia Heise Hidalgo de otros niños es que en su vida existe algo más que jugar a las muñecas y estar viendo tele-visión. Porque a los seis años esta pequeña genio disfruta como nadie del ajedrez, su pasión.
Aprendió este deporte ciencia al ver a su abuelo y luego a su hermano, Jean Paul, quien comenzó a enseñarle a mover las piezas cuando tenía recién cuatro años.
«Se interesó y le preguntaba al hermano que le enseñara, primero a mo-ver las piezas, cuando tenía apenas cuatro años. Luego comenzó a jugar en la casa, hasta que fue a su primer torneo, donde no le fue muy bien, ya que siempre ha sido la más chica en todas las categorías que participa. Pero ya a los cinco años, estudiando y avanzando más, fue a su primer nacional, en febrero del año pasado en Santiago, logrando un quinto lugar», cuenta Gustavo, su padre, que feliz la apoya en lo que practica.
Quizás por estar mucho tiempo leyendo y perfeccionándose en este complejo deporte, algunos dirán que es diferente al resto de sus amigos y compañeros de colegio. Claro, si estudia hasta tres horas y son sus padres quienes deben decirle que pare, que descan-se. Cumplió hace muy poco los seis años y ya tiene claro que será profesional cuando esté más grande. En su entorno afirman que sí, «ya que tiene un potencial tremendo». Pero también dicen que hay que ir con calma, aunque lo único que Claudia quiere es jugar ajedrez y demostrar que está para grandes cosas, como lo hizo en el Nacional que se realizó hace algunas semanas en Rancagua, logrando un extra-ordinario tercer lugar en un campeonato al que asisten más de 300 niños en todas las categorías y de to-do el país.
«De hecho es el más importante que se hace en Chile por la cantidad de competidores que asisten y mi hija logró el tercer lugar, siendo la menor de todas las participantes. Es un logro tremendo, teniendo en cuenta que todas te-nían entre siete y ocho años, por lo que subirán a la categoría Sub 10, mientras que Claudia seguirá en la Sub 8 porque aún es muy chica», agrega.
A Claudia, que este año cursará primero básico en el Colegio Alemán de La Serena, no le interesa el celular ni mucho me-nos el tablet. Además del ajedrez, le gustan las matemáticas y el atletismo.
Y sus padres, felices, apuntan que «la prioridad es su educación y su equilibrio personal. Asegurado eso, es libre para dedicarse a lo que quiera».

Comparte esta noticia

Google1GoogleRSS

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *