Región de Coquimbo sólo tiene 8 camas de siquiatría en servicio público

0
18

20160317_160129Detrás de la bonita fachada que luce el Hospital San Pablo de Coquimbo inaugurado el 2010, se esconde una difícil realidad que afecta a toda la región.
En una estructura armada con contenedores, funciona la hospitalización siquiátrica de este establecimiento, donde llegan todos los pacientes de la red pública de la Región de Coquimbo en la que solamente hay ocho camas habilitadas.

Insuficientes

La doctora Eugenia Ortiz, directora del hospital, explicó que «deberían tener actualmente 12 camas autorizadas por el Ministerio de Salud. Hasta antes del terremoto estas eran insuficientes porque  nosotros tenemos que recibir pacientes de toda la región».
Estas camas son de corta estadía, vale decir que están destinadas a mantener pacientes hospitalizados hasta un máximo de 30 días.

Cambio de planes

La historia cambió con el terremoto del 16 de septiembre de 2015, época en que el Servicio de Siquiatría funcionaba en el primer piso de la torre antigua del hospial, ubicada en la parte posterior.
«Nos habían autorizado y estábamos en el desarrollo de un proyecto  de poder ampliar nuestro servicio a 18 camas. Pero la emergencia nos obligó a desalojar la torre antigua», dijo la directora.
Desde entonces, los funcionarios tuvieron que adaptarse a la realidad y los pacientes finalmente derivados las actuales dependencias provisorias.
Sobre este escenario la doctora Ortiz es clara en su diagnóstico: «No es muy difícil entender porqué la demanda de la región nos sobrepasa en el día a día en todos los hospitales».
En este servicio se atienden principalmente pacientes que están debutando con una patología siquiátrica, para poder ser compensados. Así como también, aquellos  crónicos que ingresan para ser estabilizados por los siquiatras y continuar su tratamiento en el área ambulatoria.
De igual forma, la directora dijo que actualmente existen varios dispositivos de medicina ambulatoria, que buscan atender a los pacientes sin tener que desvincularlos de sus casas y además para facilitar que se inserten en la comunidad.
Mientras que en el caso de aquellos pacientes más complejos, deben ser trasladados a instituciones especializadas de otras ciudades y la mayoría de las veces se trata de clínicas particulares, donde el sistema público está obligado a comprar servicios.

Traslado

Además, se debe disponer de una ambulancia que se destina para este fin, lo que significa dejar al sistema de urgencia con un vehículo menos durante 24 horas.
Se estima que el nivel de derivación es de uno a dos pacientes por semana.
El actual servicio de hospitalización siquiátrica es completamente cerrado. Un pasillo hace las veces de patio interior, donde hay instalada una mesa de taca-taca; también hay bancas donde los internos se pueden sentar con sus visitas.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingresa tu comentario!
Por favor ingresa tu nombre