Sorprendidos por renuncia del Papa Benedicto XVI

0
11

Impacto y sorpresa causó a «moros y cristianos» el anuncio hecho ayer por Su Santidad, Benedicto XVI, de dejar su cargo a fines del presente mes, porque sus fuerzas físicas le impiden cumplir con tanta responsabilidad sus funciones.

La noticias del mundo daban cuenta de esa connotación de sorpresa del anuncio de Ratzinger. En nuestra zona, la tónica no era diferente. Como diría un periodista, la sociedad estaba «golpeada» noticiosamente.

El propio arzobispo de La Serena, monseñor Manuel Donoso Donoso, quien vacaciona en Valdivia, se mostró sorprendido.

«A mí también me sorprendió, por lo rápido (…).  Ahora con los remedios y todas esas cosas la gente puede vivir muchos años… Este Papa lo había dicho hace dos o  tres años a un periodista, que si veía que no podía gobernar él podría renunciar… Dijo que el Papa debe renunciar en conciencia».

Transcurridas algunas horas de haberse sabido esto, consultamos al diputado Matías Walker, quien reflexionó diciendo que «hay que decirlo, Benedicto transparentó los casos de abusos, se enfrentó a Maciel y todo su poder y pidió perdón a nombre de la Iglesia».

politica_1

El concejal coquimbano, Juan Alcayaga, quien estuvo algunas veces con el Sumo Pontífice por los temas de la Cruz del Tercer Milenio, indicó que «sinceramente, no me llamó la atención. Porque cuando bendijo las campanas, lo hallé muy cansado y muy viejito, no se le entendía cómo modulaba (…) Fue una sabia decisión, y es una gran lección para personas que ostentan cargos importantes».

Otra opinión recogida por diario LA REGIÓN fue la de Ruth Vera, profesora de Historia, quien dijo que «me falta información. Si está cansado, correcto, si es por la corrupción del clero, con mayor razón. Acuérdate que el Papa sólo es importante para la Iglesia Católica, Apostólica y Romana».

Benedicto XVI o Joseph Ratzinger dejará oficialmente su cargo este 28 de febrero, y entre las posibles cartas para reemplazarlo, figuran dos cardenales brasileños y un argentino.

Interrogantes luego de la renuncia

¿Quién elige al nuevo Papa?

Los cardenales menores de 80 años, también conocidos como electores. En estos momentos son 118, procedentes de 48 países.

Europa ostenta la mayoría entre los cardenales electores, con un total de 62, seguida de América Latina, con 19.

¿Cuándo se celebra la elección?

El cónclave para la elección del sucesor debe celebrarse muy pronto, 15 días después de la muerte o renuncia del Papa y como muy tarde veinte. La elección se celebra en la Capilla Sixtina del Vaticano.

¿Cómo es la inauguración del cónclave?

Los cardenales celebran por la mañana en la basílica de San Pedro una misa «Pro eligendo Papa». Por la tarde, cantan el «Veni Creator» en la Capilla Paolina para pedir la ayuda del Espíritu Santo. Más tarde entran en la Capilla Sixtina.

¿Cuánto tiempo dura la elección?

La elección puede durar horas, días o semanas. El primer día del cónclave sólo hay una ronda electoral. Después cuatro por día. Si la elección se prolonga varios días, se realizan pausas de reflexión, hasta que salga humo blanco.

¿Qué mayoría se precisa para la elección de un Papa?

Primero es necesaria una mayoría de dos tercios y si la elección no se produce durante varios días, se puede elegir por mayoría absoluta. A esta segunda modalidad se puede recurrir como muy pronto a partir de la trigésima ronda electoral. A partir de entonces, se puede celebrar una elección en la que sólo salgan a votación los dos favoritos.

¿Quién propone a los candidatos para la sucesión?

No hay ningún candidato ni tampoco campaña electoral. Cada cardenal escribe en una papeleta el nombre de aquel que cree que debería salir elegido «según la voluntad de Dios». Votación tras votación se va perfilando entonces el favorito.

¿Pueden votar también cardenales

enfermos?

Sí, pero tienen que poder quedarse en el Vaticano durante todo el cónclave. Entre los cardenales hay tres «infirmarii» encargados de los enfermos. Si los enfermos están en cama, los «infirmarii» van a recoger la papeleta y la depositan en su nombre en la urna. Pensando especialmente en los cardenales enfermos y de edad avanzada, Juan Pablo II mandó construir dentro del Vaticano una casa de huéspedes, para que tuvieran un alojamiento apropiado durante el cónclave.

¿La  elección es  pública? 

No, se produce a puerta cerrada en medio de un gran hermetismo (cónclave). La Capilla Sixtina es registrada por expertos en busca de micrófonos o cámaras de televisión ocultas. Las grabadoras están también prohibidas. Durante el cónclave, los cardenales electores no tienen permitido telefonear, ni recibir correspondencia, ni leer el diario, ni ver la televisión. Además, se comprometen a guardar silencio, sobre todo lo hablado durante el cónclave.

¿Cuándo se anuncia la elección del Papa?

Poco después de la elección. Se puede reconocer porque de la chimenea de la Capilla Sixtina sale humo blanco al quemarse las papeletas. Antes, cuando las rondas electivas concluyen sin la elección de un Pontífice, las papeletas se mezclan con pez, de manera que al quemarse emiten un humo negro.

 

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingresa tu comentario!
Por favor ingresa tu nombre