Tras ser formalizado por homicidio frustrado a policías, imputado entró a cumplir pena

0
11

portadaEsposado y bajo fuerte resguardo de Gendarmería, Claudio Felipe Pérez Urízar, de 30 años, compareció ayer en el Juzgado de Garantía  de Coquimbo, en que fue realizada su formalización por los delitos de homicidio simple frustrado a carabineros de servicio, por amenazas al mismo personal y daños simples, que cometió a las 12:20 horas del martes en Coquimbo, luego que intentara arrollar a los policías con el auto que manejaba.

La fiscal Gabriela Del Campo presentó como base de la formalización el informe policial que indica que a las 12:15 horas del martes  motoristas de la Segunda Comisaría detectaron a Pérez conduciendo por calle Francisco Varela con José Manuel Borgoño el auto Toyota matrícula RW 1275.

Este móvil era buscado por la Sección de Investigación Policial, SIP, de la Segunda Comisaría, ya que habría sido usado por una banda para cometer un robo en la comuna porteña el pasado 1 de febrero, por lo que los motoristas fueron en su persecución.

Pérez  aceleró el auto tomando calle Francisco Bilbao para pasar a calle Juan de Dios Melgarejo, arteria en que fue interceptado por los agentes de la ley, a  quienes intentó atropellar cuando bajaron de su motos a fiscalizarlo, situación que fue evitada gracias a que uno de los policías logró esquivar el móvil.

Seguidamente el imputado siguió huyendo por Melgarejo en que un  embotellamiento lo hizo detenerse en la intersección con Borgoño, en que nuevamente fue alcanzado por los motoristas quienes tras bajarse de sus  vehículos, conminaron a Pérez a descender del Toyota.

En ese instante el  sujeto volvió a intentar arrollar a uno de los efectivos, situación que obligó a su compañero a hacer uso de su arma de servicio para repeler el ataque, disparando en tres oportunidades contra la rueda delantera izquierda del auto.

  Tras esto Pérez  volvió a avanzar en el móvil colisionando a un colectivo causándole daños, razón por la cual salió corriendo del habitáculo del Toyota, pero fue capturado en la misma calle Melgarejo con Alcalde en que amenazó de muerte a los motoristas que lo arrestaron.

Como plazo para el proceso investigativo, el Tribunal concedió 100 días al Ministerio Público.

A Huachalalume «sin escalas»

Tras la formalización la fiscalía no requirió medidas cautelares, ya que en una audiencia anterior, el Tribunal dio cumplimento a la solicitud del  Juzgado de Garantía de Ovalle  para que Pérez entrara a cumplir una condena de 5 años y un día de prisión efectiva por infracción a la ley 20.000 de drogas, la que eludía desde hace tiempo, obligando al Juzgado ovallino a emanar una orden de aprehensión en su contra.

De esta manera, el condenado fue remitido inmediatamente al penal de Huachalalume, en que purgará su pena, situación que quería evitar a toda costa, lo que explica la desesperada fuga que intentó.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingresa tu comentario!
Por favor ingresa tu nombre