¿A dónde mira Jorge Contador?

0
336

El coquimbano Jorge Contador Araya, ingeniero comercial, empresario, presidente de Coquimbo Unido, ex consejero Regional por RN… hoy pone todas sus fichas en el deporte, aunque esa mirada la amplía diciendo que toda labor que realiza en bien de la comunidad le llena el alma…. aunque algunas personas ya le han planteado que se inserte en la política.

Se pasea feliz. A sus anchas. En las tarrazas del Mall Vivo disfruta de la panorámica de toda la bahía de Coquimbo, su ciudad. ¡Qué lindo que se ve todo de acá…»! señala antes de la entrevista Jorge Contador, empresario y presidente de Coquimbo Unido y, como le dicen sus amigos y uno que otro vecino, «un posible candidato en la política».
Pero él se lo toma con tranquilidad. Todo a su tiempo, tal como bebe cada sorbo del café que pidió para la entrevista, sentado en uno de los locales del patio de comidas.

No paso rabias…

Debido a la excelente campaña del equipo, quizás hasta inesperado para algunos, confiesa sentirse tranquilo. No pasa rabias, ¿por qué debería? pregunta. Y claro, si el equipo se encuentra en una expectante posición, que bien al término del torneo y consiguiendo buenos resultados, lo podrían llevar a la Copa Sudamericana.

«Uno siempre parte con la expectativa de hacer una buena temporada, pero el tema está en cómo se va desarrollando en el año, puesto que nosotros como institución -y yo en lo personal- le tenemos mucha confianza al cuerpo técnico, que ha desarrollado un buen trabajo, bien planificado y metódico, siempre con dedicación, y eso a la larga te da buenos resultados», cuenta este ingeniero comercial, padre y ex asesor a fines de los años noventa del municipio de La Serena, cuando era alcaldesa la hoy presidenta del Core, Adriana Peñafiel. «Pero nunca fui funcionario», avisa.

Si bien su amor por el fútbol comenzó en el año 1985, pasando incluso por la ANFP en la época de Harold Mayne-Nicholls como presidente y de Marcelo Bielsa como técnico, Contador precisa que en algún momento terminará su vínculo con el fútbol y quizás pueda comenzar un nuevo romance con otra actividad. ¿La política? «Quien sabe», responde tajante.

Y se debe a que «siempre cuando uno está en esta actividad, que por lo demás es demasiado mediática, principalmente con los resultados que ha tenido Coquimbo Unido, que después de 11 años en Primera B logramos liderar el ascenso, la gente comienza a pensar que uno podría estar en otra actividad, pero me gusta lo que estoy haciendo y lo disfruto mucho, porque ver desarrollar el proyecto de Las Rosas y todas esas cosas realmente me satisfacen, y estoy feliz con eso».

Sin embargo no esconde el deseo de algunas personas y amigos de verlo administrado no solamente a Coquimbo Unido, sino que también a Coquimbo puerto.

«Entiendo a la gente que pueda pensar que uno podría ayudar al desarrollo de la ciudad de Coquimbo y de sus habitantes a través de otros cargos públicos, y créame que me lo han planteado, pero les digo que por el momento mi actividad está centrada en el fútbol».

Es fanático del golf, tiene cuatro hermanos, y asegura, entre risas, que nació en una clínica privada en la ciudad de Ovalle, y que inmediatamente regresó a Coquimbo junto a sus padres, donde «me crié en un barrio detrás de La Pampilla».
En esos años no estaban los recursos y casi todos nacían en sus casas, «por eso te digo que nací en una clínica…».

Cambiar de rubro

En el mundo empresarial partió a principios de los años noventa, con una pequeña imprenta, y luego se fue desarrollando hasta liderar hoy varios negocios: «Uno de ellos en el rubro del movimiento de tierra, también soy socio en el diario El Ovallino, tengo una empresa de transporte junto a mi hijo, mi hermana y una sobrina, y además manejo una empresa de arriendo de propiedades…».

Admite que su dedicación exclusiva es para Coquimbo Unido, especialmente para el trabajo formativo, su gran proyecto, y que no está muy a la vista, «pero queremos que los niños se preparen bien y como corresponda: con buenas canchas, buena indumentaria, buen tratamiento médico y en lo posible que tengan una buena alimentación».

No obstante, esboza una sonrisa y aclara que, «como coquimbano uno siempre tiene que estar dispuesto a apoyar a su gente y trabajar para ello en el lugar que la gente me requiera».
Hace años dejó de militar en Renovación Nacional, porque cuando estuvo en la ANFP -donde ocupó cargos como secretario general de la Federación de Fútbol y de la Asociación Nacional-, y para evitar conflictos de intereses, mejor decidió «renunciar y tener la libertad de no mezclar el deporte con la política. Lo que ocurre es que el deporte es de todos y no tiene visión política, por lo tanto uno está con las autoridades de cualquier partido y no se fija en la política para ayudar a los niños que practican el deporte».

Pero con la mano en la Biblia, ¿le han planteado la opción de llegar a la política?
«La verdad es que no me proyecto en la política, sino que en Coquimbo Unido. Además que nadie me lo ha propuesto seriamente, sino que amigos…»

¿Cómo ve su comuna?
«Me encanta Coquimbo, le veo puras cosas buenas, y amo la ciudad por sobre todas las cosas. Disfruto de la vista que nos entrega el panorámico del Mall, que lo encuentro sensacional. También disfruto de sus cerros, de sus playas, de su gente, con sus virtudes y defectos. Lo encuentro bonito, qué quiere que le diga. Ahora es cierto que siempre se pueden hacer más cosas, pero hoy miro a Coquimbo y me gusta».

Con Bielsa nadie salía…
Cuando regresa de Antofagasta, ya como ingeniero, comienza a trabajar en la municipalidad con el doctor Jorge Morales, recientemente fallecido, y como siempre se ha dado que el club se acerca a la municipalidad para trabajar en conjunto, «se me entregó la noble misión de representar al alcalde y a la municipalidad, y de ahí parte mi carrera como dirigente, donde me encuentro con mucha gente que ha estado casi toda la vida en esto: Miguel Bauza, Eduardo Corvetto, mi hermano Claudio, Fernando Sánchez, por lo tanto ahí me involucro, y si bien he tenido mis vacíos, siempre he estado ligado al fútbol y a Coquimbo Unido».

¿Y hasta cuándo como dirigente?
«Mientras sea feliz estaré en Coquimbo Unido, debido a que una de las cosas que más me satisface es poder trabajar en esta institución, y ser un aporte en esta etapa de mi vida para la gente del Club, principalmente en el fútbol formativo».

¿Qué diferencia ve en esta selección con la que trabajó con Marcelo Bielsa, y en la que usted fue parte?
«El trabajo de Marcelo fue riguroso, muy profesional y dedicado 100%. Destaco, insisto, la rigurosidad en su trabajo con los mismos jugadores que siguen y que hoy me llama la atención la cantidad de permisos que tienen. ¿Sabe? En esos años no hay nada que se haya escondido, todo fue transparente. Con Marcelo Bielsa te aseguro que lo que le ocurrió a Arturo Vidal, cuando chocó el auto, no hubiese pasado. No sucedió nada en esos años, ningún acto de disciplina, porque él lo tenía claro y los jugadores también».

¿Y fue cierto eso de traer a Matías Fernández?
«Nosotros no damos voladores de luces, así que es verdad que hubo conversaciones para traer a Matías Fernández. Ahora podríamos estar de acuerdo o no, porque había que ver el tema económico y la proyección que podría dar…».

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingresa tu comentario!
Por favor ingresa tu nombre