Carlos Cruzat hace recuerdos de un día clave en Coquimbo para su carrera

0
76

Esa lucha por no dejarse noquear ni en el ring, ni mucho menos en la vida, comienza con su primer recuerdo a la edad de 14 años, cuando entrenando en el Club México, en Santiago, llegó a la ciudad de Coquimbo para participar de una velada boxeril.

Aquella vez, rememora, peleó con el «exterminador», como era apodado José Carmona, un boxeador muy conocido en la comuna en esos años. «Fue como en el año 1985, cuando en esos tiempos había harto boxeo en esa ciudad y también en La Serena. Gané por puntos, una pelea bastante buena», cuenta desde Ovalle, donde este sábado el ex campeón mundial en los pesos crucero de la Asociación Internacional de Boxeo, Carlos Cruzat, realizó una charla y compartió su experiencia con los púgiles ovallinos, además de asistir a una velada en la Bombonera Municipal.

Cruzat hoy está radicado en el sur, en Fresia, cerquita de Puerto Varas, donde «tengo mi gimnasio y estoy feliz. Ahí hago eventos y siempre armando escuelas de boxeo. Es que toda mi vida la he dedicado al boxeo, desde los 13 años y durante un tiempo, después del retiro, me dediqué a realizar charlas, pero ahora ya estoy dedicado ciento por ciento a promover boxeadores y hacer veladas en todo el país», dice.

La razón de quedarse en el sur y no en Santiago o en Estados Unidos, donde estuvo muchos años, fue por la tranquilidad que encontró en ese lugar.

«Tengo un campo, mi casa, más que todo un lugar de descanso. Es que en el sur hay varias ciudades que tienen harto boxeo, como Osorno y Puerto Montt, también Chiloé, así que la actividad es muy buena y me siento cómodo».

En sus años de profesional viajó mucho y el entrenamiento siempre era al límite, por eso Cruzat admite que «dejar el mundo competitivo fue difícil, ya que te acostumbras a estar viajando, a entrenar y siempre estar tomando desafíos, así que una vez que te retiras todo se termina y comienzas una vida mucho más tranquila, diferente a la que estabas acostumbrado. Es por eso que cuesta un poco volver a recuperar ese ritmo, pero de alguna manera lo ves como un descanso, aunque siempre ligado a lo que mejor saber hacer y manejas, que es el boxeo. Pero no solamente arriba de un ring, sino que también como promotor y con cualquier cosa que esté ligada a este deporte. En mi caso, por ejemplo, con 15 años en Estados Unidos y recorriendo el mundo, sumas experiencia no sólo arriba de un ring, sino que también fuera de él».

La razón de su proyecto deportivo es formar a futuros pugiles, incluso intentar devolverle a Chile su lugar en el boxeo internacional.

«Creo que el boxeo nuevamente ha estado volviendo, aunque de a poco, porque cuando dejé el boxeo, de verdad que la actividad se terminó, se puso floja. A nivel interna-cional, con la aparición de Floyd (Mayweather) se reactivó el boxeo. Y en Chile también comenzaron los estelares grandes, e incluso he estado dos veces en un canal de televisión como comentarista. Por otra parte, es bueno que el Caupolicán y el Monticello le estén dando nuevamente la oportunidad al boxeo de volver, y ojalá que se mantenga así hasta que salga una nueva figura que pueda darle un título mundial a Chile».

También en un reality…

Es tanto el anhelo que tiene Cruzat de impulsar el boxeo en el país, que aparte de su gimnasio, también está en un proyecto casi finalizado, un reality que se llamará ‘Puños’, «que es el primer reality de boxeo en Chile, así que por eso es que estoy viajando por todo el país para buscar a los jóvenes que puedan participar en el programa. La idea es sacar gente nueva, figuras en este deporte, pero no solamente en Santiago, sino que también en las regiones y es por eso que vine a Ovalle y en la que visité una escuela nueva (Ovalle Box), donde los chicos están motivados, por lo que la visita fue para estimularlos todavía más y darles a entender que el camino con trabajo y con dedicación, siempre resulta. Yo quiero ser parte de lo positivo, entregándoles apoyo y que ojalá sigan por este camino, además que en muchas partes del país están creciendo escuelas nuevas y eso nos entrega la oportunidad de ver más figuras, así que haciendo un colador deben salir unos cuatro buenos, por lo menos».

Martín Vargas, en más de una ocasión, ha dicho que nunca ha sido reconocido como debiese ser. El famoso pago de Chile. Sin embargo, Cruzat apunta que «Martín tiene su personalidad y lo trataron diferente, es cierto. Pero hay que aceptar la realidad, porque Chile tiene una cultura diferente con los deportistas, puesto que acá el deporte es el fútbol y se olvidan muy rápido de los éxitos, pero así es el sistema, y es lo que hay. Reclamar ahora ya es muy tarde, pero yo al menos veo la realidad y no me afecta tanto. No me amargo por ese tema. Es por eso que vivo tranquilo en el sur, donde tengo mi campo, un gimnasio precioso en Puerto Varas y no municipal, sino que mío, en donde hago mis clases. Quizás de haberme radicado en Estados Unidos habría estado mucho mejor en lo económico, pero no compensa con lo que tengo ahora, estando en mi tierra. A Estados Unidos me fui con el sueño de ser campeón del mundo y regresé siendo campeón, así que estoy inscrito en la historia, pues soy el único campeón mundial y eso para mí me deja más que satisfecho».

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingresa tu comentario!
Por favor ingresa tu nombre