Cuarto día de angustia en búsqueda de joven desaparecido tras caer al mar

0
136

Cuatro días han pasado de la desaparición de un joven de 22 años desde el sector de playa Grande, frente a La Serena Golf, mismo tiempo por el que se han prologando los operativos de búsqueda sin que hasta el momento haya resultados positivos.
Es que las tareas se han visto complicadas por las condiciones del mar y por los riesgos que representa la geografía justamente en ese sector, «más aún para realizar labores de pesca», indicó el capitán de Puerto de Coquimbo, Edgardo Palma.
Mientras, sus familiares y amigos han permanecido en una verdadera vigilia esperando que el mar les devuelva el cuerpo de Byron Varas de 22 años.

Apoyo desde
Viña del Mar

La emergencia se registró la noche de este lunes cuando se informó, mediante un llamado al número de emergencias 137, que se encontraban dos personas en peligro de inmersión en la playa Grande; por lo que rápidamente se desplazaron  patrullas de rescate terrestres, marítimas y aéreas a la zona.

«Nos confirmaron que había una situación en donde dos personas estaban en peligro, luego del volcamiento de la embarcación ‘Irma Violeta’, de matrícula 2729, que estaba efectuando labores de pesca en el sector, y que se logró comprobar que eran tres tripulantes, de los cuales dos llegaron por sus propios medios a la orilla y el otro, un joven de 22 años, aún se encuentra desaparecido», dice el comandante.
Agrega que «al recibir la llamada se dispuso de inmediato el protocolo, zarpando la patrullera Coquimbo y personal por la vía terrestre. Efectivamente, después de las indagaciones, existe una investigación marítima de por medio, donde los antecedentes van a quedar todos en la Fiscalía Pública para detectar cuáles fueron las causas del volcamiento de la embarcación. Aunque en primera instancia se podría apreciar que el bote, mientras se encontraba en la faena de pesca en el sector, que es bien peligroso para realizar esas labores, quedó acorbatado y la hélice de su motor atrapado en las redes, por lo que habrían perdido el control de la embarcación y con ello, el posterior volcamiento, debido también a las marejadas que a esa hora había».
Por lo mismo, la búsqueda ha sido intensa y con apoyo desde el día martes de un helicóptero que llegó proveniente de la Quinta Región.
«El día martes se sumó a la búsqueda de apoyo un helicóptero naval que vino desde la ciudad de Viña del Mar, que hizo una búsqueda de más de tres horas y en estos momentos, el helicóptero sigue realizando una rebusca por el sector. Hay que aclarar que las horas de búsqueda se inician siempre con las primeras horas de luz y terminan por las noches, aunque de igual manera la patrulla de la policía marítima continúa la búsqueda por el borde costero», cuenta Palma.

La embarcación, explica, era de Coquimbo y tenía todos sus papeles al día, «pero había zarpado sin autorización por parte de la autoridad marítima y, además, sus tripulantes no tenían el registro pesquero, que es la matrícula de pescadores artesanales, una matrícula que entrega la autoridad marítima. Es sabido en la comunidad marítima, también entre los pescadores, que cualquier tipo de embarcación que salga a navegar tiene que contar con la autorización por parte de la autoridad y es un control que la autoridad tiene por muchos años y es básicamente para verificar que las personas sean idóneas para efectuar una acción y en caso de algún siniestro, tenerlo localizado y llegar al punto de rescate».

Toda la familia en vigilia…

Las labores de búsqueda continuarán por al menos 6 a 7 días y posteriormente a eso, advierte Palma, «si los familiares quieren continuar, el fiscal del ministerio público es el que da la orden para que se puede ampliar este plazo. Pero van pasando los días y la situación se pone todavía más difícil. Es que durante las primeas horas siempre existe la esperanza de poder encontrar a la persona con vida, pero pasando los días la esperanza va disminuyendo y se asume que este joven podría encontrarse sin vida. De ser así, lo importante es tratar de recuperar el cuerpo para la tranquilidad de sus familiares, que se encuentran desplegados en el sector con un campamento en la playa».
Respecto a la forma en cómo buscar, Palma sostiene que «en este tipo de protocolo y cuando ocurre una emergencia, siempre existe un punto que se llama ‘último punto conocido’ y desde ese punto, por vía marítima, las embarcaciones navales efectúan una especie de rastrillo, de cuadrado expansivo, para tratar de no dejar ningún espacio en el mar que no se pueda buscar y en tierra, con la experiencia de los pescadores y de la agente del sector, nos van indicado para donde tira la corrientes y se enfoca la búsqueda en ese sector. Lo bueno es que hay muchos familiares, más de veinte personas en el sector, que con redes también efectúan una especie de rastrillo por el fondo del mar, puesto que en ese sector hay mucha arena, muchos hoyos y con esta red, podría aparecer el cuerpo si es que se logra encontrar en el sector».

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingresa tu comentario!
Por favor ingresa tu nombre