Discapacitados salen a exigir derechos

0
57

Con el foco puesto en el estallido social y exigiendo participación, diversas agrupaciones conmemoraron este martes el Día Internacional de la Discapacidad.

«Quisimos hacer una marcha para hacer visible los derechos de las personas con discapacidad», dice Raquel Carabantes, encargada del Departamento de Discapacidad y Voluntariado del municipio de La Serena.

Se juntaron en Plaza Buenos Aires para partir hacia la Intendencia «y entregar un petitorio exigiendo también el derecho de sus cuidadores».

A su lado, Cony Parra, de la Organización «Yo Cuido», que junto su hijo de seis años no quisieron restarse de esta conmemoración.

«Soy cuidadora de un niño autista, y marchamos porque la realidad del cuidador como sujeto de derecho en los países latinoamericanos, especialmente en Chile, ha sido invisibilizado», sostuvo esta colombiana radicada hace años en la ciudad de La Serena.
Explica que «nunca se habla de las personas que cuidan, y resulta que el cuidador también tiene sueños y debe abandonar muchas veces su trabajo para dedicarse al cuidado, que es un trabajo 25/7 dentro de la casa, y en donde no puedes percibir dinero, ni salud, ni muchas cosas que nos son negadas».

Insiste en que «tenemos que marchar no solamente para visibilizar a nuestros hijos con discapacidad, a quienes ya el sistema les cierra las puertas, sino que también al cuidador que se encuentra detrás, que no tiene muchas veces el ingreso, el seguro, ni tampoco la salud ni física ni mental, y que es una de las problemáticas que padecen la mayoría de los cuidadores y cuidadoras, así que ojalá que la ley 20.422 pueda reconocer la labor que desarrollamos».

Cony destaca que tiene una situación privilegiada en cuanto a que tiene la posibilidad de que su esposo «tiene un trabajo que nos permite tener cierta normalidad y un colchón económico, pero inclusive así cuesta mucho, ya que una cuidadora tiene estrés, no duerme y tiene depresión, porque debe estar siempre atenta a la persona que está cuidando. A eso súmale la falta de información y las puertas que el sistema te cierra, simplemente porque no conoces o no existen políticas de salud pública para las personas con discapacidad».

Como Cony son muchas las cuidadoras, y por eso, explica Raquel Carabantes, «se necesita hacer visible su trabajo».

En este sentido, aclara, «la idea es que sean incorporadas dentro de la ley 20.422, porque en su mayoría son mujeres que postergan sus vidas para hacerse cargo de su hijo o de las personas que están a su cargo, por tanto exigimos que sean incorporadas como sujetos de derecho en la ley 20.422. También reclamamos una ley de salud mental, pues en este momento existen grandes problemas en ese tema, y es muy importante que generemos la ley. De igual manera, el reconocimiento de la lengua de señas en los programas de televisión, en las clases, puesto que no puede ser que en aún no sea incorporada de manera universal, además de poder garantizar la entrega de ayuda técnica por parte del Estado en salud y educación, el que debiera ser un derecho garantizado, y en verdad que podríamos seguir con una infinidad de petitorios que los haremos llegar a las autoridades…».

El objetivo, adelanta Carabantes, es la unión de todas las agrupaciones que fueron convocadas a esta manifestación, «y que partió desde las organizaciones con el apoyo de los municipios en todo el país, ya que acá están participando la Asociación Yo Cuido, Fuerza y Voluntad, Autismo Cuarta Región, Terapia Ocupacional U. Central, Liga Volar, y personas naturales que tienen un grado de discapacidad».

Precisa que las realidades son las mismas y que se vienen exigiendo por años, «pero la diferencia de ahora es el contexto social en el que estamos y en donde las entidades se dieron cuenta de que sumándose hacen la fuerza, porque antes cada uno veía su petitorio y hoy están todos juntos, y se dieron cuenta que unidos pueden hacer más presión y que es la oportunidad para hacerse visibles frente al Estado».

De Autismo Cuarta Región, Janine Rivera afirmó que «estamos presentes debido a que nuestros niños con autismo también están dentro de las personas con discapacidad, y nos hacemos presentes, como en todas las marchas, porque necesitamos mucho apoyo, pues nuestras terapias son muy altas en costo ($ 600 mil mensuales) y necesitamos más apoyo y queremos sumarnos dentro del petitorio»…

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingresa tu comentario!
Por favor ingresa tu nombre