Dos Tortugas marinas viajaron mil 500 kilómetros para ser liberadas en Atacama.

0
65

Dos ejemplares de tortugas marinas de la especie Chelonia mydas, comúnmente llamadas «tortugas verdes», fueron devueltas al mar luego de un largo periplo que comenzó en la región del Biobío, cuando fueron encontradas y rescatadas por Sernapesca. La rehabilitación, traslado y liberación se produjo gracias a una coordinación del Servicio con veterinarios del Parque Safari de Rancagua, y la Autoridad Marítima de Atacama.

El primero de estos dóciles reptiles varó en Lebu el 11 de julio, en tanto que el segundo ejemplar fue encontrado en San Pedro el lunes 20. Inicialmente fueron atendidas y examinadas en el Centro de Rescate Ñacurutú (Coliumo), y posteriormente trasladadas por Sernapesca hasta el Parque Safari de Rancagua.

«Lo particular de estos dos varamientos, ocurridos con un poco más de una semana de diferencia, es que ambos ejemplares se encontraban en muy buenas condiciones físicas generales» explica el médico veterinario de la Unidad de Conservación y Biodiversidad de Sernapesca, Mauricio Ulloa.

Ya en el centro veterinario del Parque Safari, los especialistas hicieron exámenes radiológicos y perfiles sanguíneos de ambas tortugas, al tiempo que les trataron pequeñas heridas superficiales en el caparazón y el plastrón (parte ventral de las tortugas). Los exámenes sanguíneos revelaron sólo un leve grado de deshidratación, que fue corregido mediante suero por vía endovenosa.

LIBERACIÓN EN ATACAMA

Luego de constatar el buen estado de salud de ambos especímenes, se decidió en conjunto con el equipo veterinario de Parque Safari dar el alta médica para su liberación, la que se realizaría en la región de Atacama, más de mil 500 kilómetros al norte de donde fueron encontradas inicialmente.

El Director Regional de Sernapesca Atacama, Guillermo Mery, indicó que se escogió esta región (específicamente el sector de Bahía Chasco) debido a que en la zona existe un punto de congregación alimentaria de esta especie, lo que aumenta las posibilidades de una reinserción exitosa. «En el sector de bahía Chasco se encuentran praderas de pasto chileno (Heterozostera chilensis) que es el alimento principal de la dieta de esta especie en su etapa adulta», explicó.

Fue así como la noche del martes iniciaron su viaje por tierra desde Rancagua, a bordo de un vehículo del Parque Safari, y acompañadas en todo momento por los médicos veterinarios que las trataron. A la mañana siguiente, en coordinación con la Capitanía de Puerto de Caldera, las tortugas fueron trasladadas hasta el punto de liberación, donde ingresaron por sus propios medios al mar.

Desde Sernapesca, agradecieron el invaluable apoyo y colaboración del Parque Safari, en especial del médico veterinario Diego Peñaloza, quien estuvo a cargo del operativo.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingresa tu comentario!
Por favor ingresa tu nombre