El desafío hídrico, la otra pandemia que afecta a Chile.

0
106

“Las iniciativas impulsadas para enfrentar las distintas crisis hídricas han sido principalmente reactivas, con un foco en políticas de gestión de oferta”, señala el experto Guillermo Donoso.

Si bien la eficiencia en el uso del agua en Chile es bastante superior a la media en Latinoamérica (60% versus 30-35% como promedio), existen diversos problemas relevantes de gestión que pueden ser abordados y mejorados, mientras enfrentamos la mayor mega-sequía del país, que ya dura 11 años, y que llegó para quedarse.

Son parte de las palabras de Guillermo Donoso, profesor del Centro de Derecho y Gestión de Aguas UC, en un nuevo PMA Talks Chile “El desafío hídrico, la otra pandemia que afecta a Chile”, llevado a cabo el 12 de noviembre.  El encuentro organizado por Produce Marketing Association (PMA) en Chile y Agricultural Water Summit, contó con la presencia, además, de Miguel Allamand, presidente del directorio de Exportadora Subsole, Francisco Contardo, director ejecutivo del Comité de Paltas de Chile y Felipe Martin, Gerente General de MAS Recursos Naturales.

Para Donoso, el Cóvid-19 profundiza la crisis en la agricultura causada por la sequía; todas las regiones al norte del Maule enfrentan un estrés hídrico extremadamente alto, la región de Ñuble un estrés alto, y Bio Bio y Araucanía medio-alto. 

El experto añade que las principales iniciativas impulsadas en el país para enfrentar las distintas crisis hídricas han sido principalmente reactivas, con un foco en políticas de gestión de oferta.  Esta sequía es una realidad estructural, parte de la “nueva normalidad” de los recursos hídricos en Chile, y “debemos abordarla como tal, con medidas efectivas, dinámicas, eficaces, oportunas, adaptativas y sostenibles, planificadas (desde ya) a corto, mediano y largo plazo. Es imperativo adoptar un enfoque prospectivo en la gestión hídrica considerando una gestión de riesgos y no de desastres”.

También considera relevante el tema de la información que se maneja: ¿Conocemos los derechos de aprovechamiento otorgados? ¿Conocemos las transacciones y transferencias? ¿Tenemos claridad respecto a nuestra disponibilidad de recursos hídricos? Lo que se encuentra es, finalmente, una falta y dispersión de datos, no habiendo certeza en lo que hay en disponibilidad y de agua comprometida.

Respecto del proceso Constituyente en el país, y donde el tema de derechos de agua asoma como una de las aristas esenciales del debate, indica que “el uso de agua para fines agrícolas es central en el debate del recurso hídrico y la seguridad alimentaria. Hoy, en forma urgente, se requieren nuevos enfoques de gestión del agua en la agricultura”.

Por su parte, Miguel Allamand señala que hay más de un millón de chilenos que no tienen acceso al agua potable, eso es algo de lo que hay que hacerse cargo. Hay ahí una oportunidad muy valiosa para la industria de poder realizar un trabajo conjunto que permita realizar un aporte para superar estas situaciones”.

Pero en Chile -agrega- hay también una mirada profundamente político-ideológica en torno a la propiedad del agua, y algunos creen que para una mejor distribución del recurso éste debiese estar de nuevo en manos del Estado. El agro necesita certeza de disponibilidad de agua, sin la incertidumbre sobre qué ocurrirá con la distribución del recurso según decisiones de funcionarios públicos de turno. Para hacer inversiones de largo plazo se requieren certezas, expresa.

Mientras que Francisco Contardo dice que la industria de la palta es un ejemplo de manejo eficiente y sustentable en cuanto al uso del agua, “los datos oficiales así lo demuestran. Pero es importante que la gestión y la inquietud por ser más eficientes sea transversal a lo largo de Chile”. Acerca de la discusión política en torno a la propiedad del agua: “No hay que olvidar que lo que nosotros producimos, gracias al agua, es alimentos”.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingresa tu comentario!
Por favor ingresa tu nombre