«El Estado de Chile es un porfiado agresor de nuestras razas primigenias»

0
153

Basta decir que Patricio Manns (81) se ganó la vida durante su exilio de casi 27 años, cantando sus propias canciones en viajes que lo llevaron por toda Europa, África, los Estados Unidos, Australia… En más de una oportunidad ha señalado que ha vagado por el mundo con el simple apoyo de su guitarra, cumpliendo las tareas de una embajada cultural itinerante.

Y es esa guitarra itinerante, cultural, lo trajo a la Región de Coquimbo para presentar su libro: «La revolución de la Escuadra», que relata a sublevación del Estado Mayor de las Tripulaciones de la Armada de Chile que entre el 31 de agosto y el 6 de septiembre de 1931 ocupó los transportes marítimos de la División de la Bahía de Coquimbo, y que mostró este miércoles en la primera Feria del Libro inaugurada –este martes- por el Servicio Local de Educación Pública Puerto Cordillera.

El cantante y compositor nacional, autor de canciones emblemáticas como «Arriba en la cordillera» y «El cautivo de Til Til», entre otras, avisa que «estoy recorriendo Chile continuamente y también salgo al extranjero. No he perdido vigencia, y como tú sabes estaré cantando en La Serena».

A lo largo de su vida ha publicado varias novelas que le han valido un amplio reconocimiento, aunque para muchos sigue siendo más conocido por su obra musical que por sus novelas. Sin embargo, para Manns ambas cosas lo han atrapado desde siempre, «pues cuando me paso mucho tiempo escribiendo llega un momento que la música irrumpe en mi conciencia y se mete hasta en mis  sueños», advierte.

Lo cierto es que cuando grabó su primer single, que fue «Arriba en la cordillera», se dio cuenta de que sería difícil escaparse de la música. Y lo mismo le ocurre con la literatura, dado que con su segunda novela, «Buenas noches los pastores», que transcurre en Chiloé, ganó el Premio Municipal de Literatura en 1973, «entonces tampoco me he podido escapar de la escritura hasta el día de hoy», dice el cantante que hoy –también lo hizo ayer- se presentará en El Nuevo Peregrino (Andrés Bello, esquina Pení), desde las 22:30 horas.

¿Aspira en algún momento ganar el Premio Nacional de Literatura?
«El Premio Nacional es la culminación natural de una carrera a la cual he consagrado mi vida entera».

¿Es mito o realidad que demoró 30 minutos en escribir la canción «Vuelvo», de Inti Illimani?
«Es totalmente cierto. No creo haber demorado más que eso. Pero no siempre es así, hay canciones con las cuales me he demorado mucho».

¿La canción «Arriba en la Cordillera» es su máxima obra?
«No, es la canción más conocida que tengo y que fue declarada «La mejor canción de todos los tiempos» o «La mejor canción del siglo», pero no es mi mejor canción. Tengo muchas más…»

«Nuestro destino, al igual que ese noble bruto, siempre será trabajar, padecer y morir…», dice la conversación de dos mineros en el libro SubTerra, de Baldomero Lillo. ¿Sintió eso mismo cuando fue minero del carbón?
«Cuando uno está en un túnel oscuro y sabe que sobre su cabeza está el mar agitado del Golfo de Arauco, tiene suficiente tiempo para pensar en la posibilidad de un accidente mortal. Creo que en todas las minas del mundo domina el mismo sentimiento».

¿Qué recuerdos le trae el haber trabajado en la oficina salitrera María Elena, donde se le veía pasar siempre con una manta al hombro?
«La inmensa soledad de la Pampa Salitrera, los cementerios abandonados, con los muertos sobre la superficie de la tierra, liberados por el viento y momificados…».

Lo llevo a la actualidad, ¿qué piensa de lo que está pasando en La Araucanía con la represión del Estado al pueblo mapuche?
«Lo que ocurre en La Araucanía es historia antigua. El Estado de Chile es un porfiado agresor de nuestras razas primigenias. He escrito varios libros sobre eso, como por ejemplo: ‘Chile, una dictadura militar permanente’ ‘El lento silbido de los sables’ ‘Memorial de la noche…’».

¿Qué opina de la extradición del ex frentista Ricardo Palma Salamanca?
«No debe ser extraditado bajo ninguna circunstancia. Es más. Creo que Jaime Guzmán debió ser sometido a proceso, sometido y juzgado por ser instigador intelectual de numerosos asesinatos».

Usted fue Vocero Internacional del FPMR…
«Claro, estuve unos dos años en el cargo y di la vuelta al mundo varias veces explicando cuál era la esencia del pensamiento político del FPMR, en un trabajo de índole periodístico. Hice también el himno del Frente, texto y música. Lo grabamos en Italia con el coro del Inti-Illimani y otros amigos».

Fue uno de los fundadores de la «Peña de los Parra» donde se reunía con Víctor Jara, Violeta Parra (e hijos), Rolando Alarcón, el Gitano Rodríguez, ¿qué significó eso en su vida?
«Yo creo que esa fue una generación irrepetible. Cada cierto tiempo surgen movimientos colectivos de gran potencia y creatividad. El cómo y el por qué son inexplicables».

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingresa tu comentario!
Por favor ingresa tu nombre