El inmortal grupo “Los Cumaná”

0
16

19bEste viernes en pleno Barrio Inglés de Coquimbo, los músicos fundadores del legendario conjunto musical porteño Los Cumaná, Juan García, en timbaletas, Eduardo “Mico” Poblete en bajo, Héctor “Tito” Rojas, voz y tumbadoras y Luis “Lucho” Tirado, director musical y tecladista, acompañados por el más reciente guitarrista del grupo Herman Cuello realizaron un concierto tras cerca de 40 años.
La presentación, que fue realizada en el restaurante y salón de eventos Puerto Brasas, tuvo una gran convocatoria de público con cerca de 200 asistentes que bailaron y corearon los temas clásicos de la banda, como “Canción norteña” y “Cartero del amor”, “hits” compuestos por el extinto y prolífico arreglista y pianista coquimbano Hernán Gallardo Pavez.
Diario LA REGIÓN conoció de boca de estos “inmortales” artistas parte de su extensa biografía como conjunto, de su vida personal y de trabajo de creación musical que los ha llevado a instalarse con letras de oro en la historia artística no solo de Coquimbo sino que a nivel nacional e internacional.
Sobre el nombre de la banda el percusionista Juan García rememoró que en 1969 un docente cercano a Lucho Tirado, que hacía clases en el Seminario Conciliar de La Serena, fue el que literalmente los bautizó, “primero debo decir que Ricardo Iter fue el primer percusionista en timbaletas del grupo, cuyo nombre fue propuesto por un profesor vecino de Lucho, ya que como era un conjunto tropical debía tener un nombre acorde y así propone el nombre de la ciudad de Cumaná de Venezuela que está frente al mar Caribe y Lucho que siempre ha sido el director lo aprobó”.
Respecto a la base musical de “Los Cumaná”, la y que mantienen hasta la actualidad “Tito” Rojas habla de que parte primero por la voz y después viene la música, “la característica principal de nosotros desde el principio es la vocalización, la armonías con nuestras voces y eso fue lo que cautivó y sigue cautivando a la gente”.
Sobre las influencias de otros artistas en ese inicio el director Tirado puntualizó, “tomamos la escuela de un grupo llamado Los Cinco del Ritmo de Argentina, pero eran músicos de distintos países incluido un chileno que nunca falta (risas), y de también tomamos algo de Banana Cinco de Chile y ahí hicimos una mezcla con aporte de cada uno de nosotros para dar vida a Los Cumaná, es así que Eduardo tiene una segunda voz que nació con ella (risas), incluso Juan hacía un gran registro de falsete que es algo muy complicado, por eso somos un grupo totalmente diferente ya que todos cantamos”.
Pasando al tema de los primeros discos grabados, García los cataloga como los más representativos de su repertorio. “Al año de vida y en 1970 grabamos discos long plays, el primero que se llama «Ritmo caliente» y el segundo «Que siga el ritmo caliente», para el sello de esa época, RCA, éramos cuatro músicos en piano en bajo y lo demás era percusión, no había bronce guitarra y lo que más nos destacó es que éramos un grupo juvenil que hacía algo distinto a Los Galos, a Los Ángeles Negros y Los Golpes, y cuando llegábamos a presentarnos en cualquier parte la gente quedaba asombrada ya que éramos un grupo musical juvenil, pero ahora somos el grupo senil (risas)”.
Así avanzando en el tiempo en noviembre de 1973 durante una gira a Estados Unidos ocurre la primera separación del grupo, mientras que poco tiempo después, en Bélgica, la banda vuelve a separarse cuando era el conjunto estable de un local de diversión nocturna para público latino de la ciudad de Amberes, por lo que los miembros fundadores siguieron caminos separados dedicándose a trabajar para sostener a sus familias en diversos ámbitos, sin dejar de lado su amor por la música.
Sin embargo gracias al documental de Eileen Karmy y Martín Farías, producido por Sebastián Clavero, “Canción norteña” estrenado en este año, los cuatro integrantes originales deciden retomar la actividad, tal y como relata “Tito” Rojas, “en esto tiene mucho que ver el documental que dura más de una hora, obra en la que Eileen y Martín demoraron más de tres años en filmarlo, entonces ese fue el empujón que nos llevó a hacer lo que estamos haciendo, ya que sin el trabajo de Eileen, de Martín y de Sebastián pensamos que ahora estaríamos en la casa viendo las noticias, el documental ha sido exhibido en la Universidad de Chile, en Escocia, en Coquimbo, en el Centro Cultural Palace y eso es mejor que habernos ganado el disco de platino o haber sido declarados hijos ilustres”.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingresa tu comentario!
Por favor ingresa tu nombre