En Te Deum de Fiestas Patrias se habló de la vida, no violencia, justicia social y sequía

0
11

1Ayer se llevó a cabo el Te Deum de Fiestas Patrias y en la instancia estuvieron presentes distintas autoridades de gobierno, de las Fuerzas Armadas y de orden público. La misa se llevó a cabo en la Catedral de La Serena y estuvo dirigida por Monseñor René Rebolledo, quien presidió por primera vez esta jornada como Arzobispo de La Serena.

En su mensaje central que dio a los asistentes, el prelado se refirió a varios temas de la contingencia social en Chile, entre ellos la defensa de la vida, la inequidad social, la violencia y la sequía que golpea nuestra región.

Monseñor comenzó su homilía pidiendo «por el precioso y sagrado regalo de la vida de los demás, la que nos proponemos respetar en su plena dignidad en todo tiempo y circunstancia, desde su concepción hasta su término natural».

Luego expresó su preocupación por la gente de la sociedad que vive en situación de pobreza, dejando en claro que «nuestro anhelo de que en Chile todos tengan acceso a los bienes necesarios para crecer, desarrollarse y vivir con dignidad, se manifestará en la opción concreta por superar las grandes y graves inequidades sociales».

Monseñor Rebolledo también pidió al Señor por todas las personas que «sufren a causa de actos violentos, o son víctimas de irracionales formas de discriminación y exclusión, o viven al margen de una sociedad que no los considera y valora». En ese sentido, el arzobispo hizo un llamado a la sociedad para buscar puentes de encuentros para superar las diferencias, enfatizando que «la violencia nunca es el camino».

En la homilía también estuvieron presentes en la reflexión las personas que sufren por los efectos de la sequía que asola la Región de Coquimbo. «Solidariamente salimos al encuentro de los hermanos que están sufriendo las consecuencias de la prolongada sequía», consignó Monseñor Rebolledo.

En su oración el Arzobispo pidió enfocarse en esta situación, ya que como informó una vez que finalizara el Te Deum, pudo visitar a agricultores de la región, donde pudo constatar y empaparse de la dura realidad que se está viviendo ahí con este fenómeno climático,  «pedimos para ellos que sean atendidos con justicia, eficacia y prontitud. Cuanto nos puede ayudar también forjar una cultura del cuidado del agua, en su más amplia expresión, la que, sin dudas, nos favorecerá a todos», señaló.

Al finalizar la misa, se procedió a realizar un esquinazo de cueca para los asistentes, donde se bailaron varios pies de cuecas en plena calle Cordovez con Los Carrera.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingresa tu comentario!
Por favor ingresa tu nombre