«Esto de tratarnos mal parece que se les está haciendo costumbre al alcalde y concejales en Coquimbo»

0
479

En la Asociación de Empleados Municipales de Chile, Coquimbo, se sienten denostados. Molestos. Y por eso ayer se acercaron a la Corte de Apelaciones para poner un recurso de protección en favor de todos los funcionarios de planta pertenecientes al gremio, justamente por las desafortunadas declaraciones que realizó hace unos días el alcalde de Coquimbo, Marcelo Pereira, a un medio de comunicación.

«Se refirió de mala forma, denigratoria, hacia los funcionarios de planta, funcionarios de carrera, señalando que no están haciendo el trabajo, que por ser planta se creen inamovibles», sostuvo Daniel Alcayaga, presidente de la Asociación de Empleados Municipales de Coquimbo.

Y agrega: «Creemos que gratuitamente el alcalde le pega un coscorrón a todos los trabajadores, cuando el desorden administrativo lo tienen ellos».

Alega el dirigente que los dichos del edil fueron desafortunados y que, por ejemplo, «yo tengo 30 años en el municipio, el resto del directorio también está con 25 y 30 años, por lo tanto conocemos la carrera de nuestros funcionarios de planta, sabemos el esfuerzo, y si bien puede que algunos -tal vez- tengan otra posición, no por eso dejan de hacer su trabajo».

Nos sentimos denigrados

Asegura Alcayaga que las autoridades que están de paso se olvidan de que ellos trabajan para la comunidad, «y no para un partido político o para un alcalde determinado».

También que la municipalidad es su empleadora, «así que acá la camiseta la han tenido puesta desde un principio los funcionarios de planta y no así muchas de las personas que han llegado con esta administración, que es lo que nos tiene bastante preocupados, al igual que la sobrepoblación que tenemos en el municipio, tres veces más que hace cinco años…».

Explica que otra de las situaciones que les preocupa como dirigentes, y a sus casi 250 asociados, entre funcionarios de planta y contrata municipal, «es la desigualdad de sueldos, eso de contratar sin ver dónde estamos necesitando realmente a las personas».

Y se queja al asegurar que «esto de tratarnos mal ya parece que se le está haciendo costumbre, tanto al alcalde como a los concejales, debido a que hemos tenido varios problemas durante este año, con muchos cambios de jefatura, con algunas personas que llegaron con esta administración y que las han tenido que remover, porque han cometido abusos, porque han maltratado personas y porque no están haciendo bien su trabajo. Por lo tanto, no porque el funcionario de planta reclame algo que está mal hecho, mal adjudicado o mal pagado, será un mal funcionario hacia Coquimbo o hacia la gestión de ellos. Es más, esos funcionarios que hoy no quieren firmar cosas que no están dentro de la legalidad o dentro de sus funciones, están resguardando el patrimonio del Coquimbo y, por sobre todo, resguardándole la espalda al alcalde para que no se vaya a cometer irregularidades o algunos errores».

Junto al resto de los dirigentes, invitaron al alcalde a que dé nombres de quienes no cumplen con sus funciones y que no tienen puesta la camiseta. Y de ser así, «bueno, hagamos investigaciones sumarias, pongamos sanciones. Lo que ocurre es que los funcionarios nos sentimos denigrados por las acusaciones que hace el alcalde. Hoy los funcionarios no estamos en el municipio por el alcalde de turno o por el color político, nos mantenemos en la planta y tenemos años de experiencia para y por Coquimbo».

Respecto a lo que buscan con el recurso presentado por el daño al derecho de honra de sus asociados, Alcayaga afirmó que «buscamos que el alcalde entregue disculpas públicas y que establezca el imperio del derecho, que es lo que hoy está siendo sobrepasado. Acá, insisto, hay responsabilidades administrativas y una carrera funcionaria a la que nosotros queremos que se respete. Hoy fuimos vulnerados, somos trabajadores y buscaremos justicia por estas desafortunadas palabras. Nosotros hemos solucionado algunos problemas, pero otros se vuelven recurrentes, y hay una persecución sobre algunos funcionarios, así que no lo vamos a tolerar y vamos a seguir en la defensa de ellos».

Como Asemuch no quieren ni buscan otra cosa que no sea el respeto de sus asociados, así que «perseguimos la denostación que hemos sentido por parte del alcalde Pereira. Acá no se persigue otra cosa más que escuchar, ojalá, algunas disculpas públicas sobre sus dichos, porque nos sentimos denigrados. Nuestra intención, además, no es pelear con el alcalde, puesto que nos hemos mantenido bien al margen de varias situaciones anómalas, y sólo queremos que Coquimbo prospere, que vuelva a ser una ciudad pujante, porque quienes trabajamos en la municipalidad lo hacemos con el corazón, con el compromiso».

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingresa tu comentario!
Por favor ingresa tu nombre