«Gobierno debiera subirse a este proyecto, y ser parte del triunfo de la ciudadanía»

0
84

La diputada comunista, impulsora de la iniciativa junto a Camila Vallejo, sostuvo que la campaña del terror que ha llevado a cabo el Gobierno es porque «no les interesa ponerse del lado de los trabajadores», y que si acuden al Tribunal Constitucional «es porque están admitiendo una derrota política».

Junto a Camila Vallejo han fijado la agenda política, y de eso no hay duda. Porque el proyecto de ley laboral de las 40 horas semanales presentada por ambas acumula por estos días un amplio respaldo de la ciudadanía y también en el Congreso, donde el apoyo ha sido transversal. Incluso, en un comienzo, hasta por parlamentarios oficialistas, pero que lamentablemente, sostiene la diputada Karol Cariola en entrevista con diario LA REGIÓN, «tuvieron la mordaza del Gobierno y hoy han tenido que guardar silencio».

¿Una campaña del terror, diputada?
«Claramente es una campaña del terror, pues creemos que el Gobierno se ha empeñado en llevar adelante esta campaña para oponerse a las 40 horas por falta de argumentos, precisamente porque no les interesa ponerse del lado de los trabajadores. Creemos que esta es una oportunidad para el país, pues cuando Chile estaba disminuyendo las horas de trabajo de 48 a 45, ya otros países en el mundo estaban llegando a 40 horas, acogiéndose a lo que la OIT (Organización Internacional del Trabajo) nos proponía en el acuerdo internacional de disminución de horas de trabajo, por lo tanto creemos que Chile debe ponerse acorde a esa recomendación internacional lo antes posible, para mejorar la calidad de vida de las y los trabajadores».

Más allá de las horas, ¿Cuál es la diferencia entre lo que proponen ustedes y el Gobierno, que además ofrece flexibilidad?
«El proyecto del Gobierno establece 41 horas, y eso tiene que ver con establecer un promedio de horas que contempla los feriados, los meses cortos, largos, no es un tiempo de horas fijas a la semana. Nosotros proponemos un límite de horas semanales fijas, inalterables, y que se establecen por ley. Por ejemplo, en el caso de la propuesta del Gobierno no siempre los trabajadores van a tener 41 horas semanales, sino que a veces pueden ser más o menos. Nosotros proponemos que las 40 horas sean fijas, un límite máximo, y esto no elimina las horas extras, debido a que están reglamentadas de forma adicional y eso se establece dentro del Código del Trabajo. Por otro lado, nuestro proyecto si mantiene la flexibilidad que actualmente tiene el Código Laboral, igual que la del Gobierno, pero la diferencia fundamental es que nuestra mirada en la flexibilidad debe estar dada por los procesos colectivos, y eso es a través de la negociación de los sindicatos, sin embargo el Gobierno quiere que esa flexibilidad se dé a través de procesos de negociación individual, y eso no lo vamos a permitir».

El Presidente Piñera insiste en la inconstitucionalidad del proyecto y de ser necesario recurrirá al Tribunal Constitucional, ¿se puede negociar cuando existe esa amenaza?
«No vemos ninguna intención por parte del Gobierno en negociar y es por eso que ni siquiera hemos pensando en esa posibilidad. La inconstitucionalidad del proyecto es algo que sólo está en la cabeza del Presidente, porque este proyecto ya está siendo tramitado en la Cámara, ha sido declarado constitucional, será tramitado en el Congreso y hoy son muchos los constitucionalistas de alto nivel que se han pronunciado, argumentando que este proyecto está dentro del ámbito de las capacidades o de las competencias que tiene el parlamento para legislar, y que de ninguna manera se salen de esas competencias. Esta insistencia del Gobierno responde en que al no haber podido resolver por la vía democrática la discusión, pretenden acudir al TC aprovechándose de una mayoría circunstancial, de un sesgo político de este Tribunal, para tratar de sacar las castañas con la mano del gato».

 

 

¿Pero qué esperan ustedes del TC en caso de que finalmente este proyecto sea llevado allí por el Ejecutivo?
«Esperamos que dé muestras realmente de jugar un rol que le compete, que es un rol técnico de revisión constitucional, donde los constitucionalistas lo que tiene que hacer es una revisión técnica de la constitucionalidad y no una revisión política del contenido del proyecto, porque no tienen las capacidades de legislar, no son una tercera cámara».

¿Cree que si el Gobierno recurre al TC es admitir una derrota política?
«Claro, es tratar de revertir una situación democrática porque saben que en el Congreso van a perder la votación, ya que en el Congreso está la mayoría para aprobar este proyecto, y si ellos van al TC es porque están admitiendo una derrota política».

El ministro del Trabajo, Nicolás Monckeberg, señaló que «no era responsable apurar un mal proyecto…».
«El ministro está empeñado en hacer una campaña del terror, de desprestigiar nuestro proyecto de ley, básicamente utilizando todas las posibilidades que tiene en sus manos para poder desprestigiarlo. Su mayor interés es resguardar los intereses empresariales, no de los pequeños y medianos empresarios, ya que no les interesa ese sector. Mientras que nosotros hemos conversado con la mediana y pequeña empresa y hemos concluido la necesidad de establecer un instrumento que nos permita resguardar el mecanismo de implementación de esta ley».

¿En su proyecto de ley cómo enfocan la productividad, más allá de las horas trabajadas?
«Es que la productividad no sólo tiene que ver con las horas de trabajo, sino que tiene que ver con el desarrollo y las condiciones del empleo, con las condiciones en las que se desarrolla el trabajador, porque cuando los trabajadores están en condiciones óptimas, cuando reciben buenos salarios, cuando existe tranquilidad, armonía y se sienten contentos con el trabajo que están realizando, también hay mejores condiciones para la productividad, y eso está comprobado».

¿Con el proyecto de las 40 horas creen que se ha creado una unidad amplia?
«Si bien este proyecto fue presentado por parlamentarios comunistas, la verdad es que hace rato que dejó de ser un proyecto del PC, dado que es un proyecto mucho más amplio y que tiene un respaldo transversal en que hoy parlamentarios de la DC han aportado al desarrollo de este proyecto, especialmente a la indicación de la mediana y pequeña empresa. Incluso hemos recibido apoyo desde el oficialismo, que si bien en un principio se manifestaron favorablemente, al final tuvieron la mordaza del Gobierno que les bajó una línea de mucho amedrentamiento para poder decir que no al proyecto y han tenido que guardar silencio…»

Algunos sostienen que más que en un debate laboral esto ya se ha transformado en un gallito político…
«El gallito político no lo hemos puesto nosotros, que hemos querido establecer un debate serio. Acá quien ha querido bajarle el perfil y darle poca seriedad al debate ha sido el Gobierno, y lamentablemente el ministro del Trabajo, quien ha realizado las peores aseveraciones y con declaraciones aberrantes como que no se jugará la Copa América, que no se apagarán los incendios. Pero, sabe, más del 70% de la ciudadanía respalda este proyecto de ley porque saben que es un acto de justicia disminuir la jornada laboral de los trabajadores, mantener sus salarios y mejorar sus condiciones laborales».

De aprobarse finalmente, ¿sería la peor derrota del Gobierno en los últimos años?
«Creo que más que una derrota del Gobierno esto es un triunfo para la ciudadanía y que el Gobierno debiera subirse a este triunfo, más que sentirse derrotados. Un Gobierno que dice representar al pueblo debiera sentirse triunfador cuando el pueblo gana y en esto Piñera debiera triunfar con el pueblo y ser parte de esto, así que los invitaría a sentirse triunfadores si es que el pueblo y la ciudadanía ganan».

.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingresa tu comentario!
Por favor ingresa tu nombre