Gremios de la salud unidos en protestas

0
206

Este martes también salieron a las calles los gremios de la salud para exigir distintas demandas del área, pero principalmente, y tal como lo apuntó el presidente regional del Colegio Médico, Rubén Quezada, la manifestación «fue para que el ministro de Salud (Jaime Mañalich) reconozca y valide nuestra situación, porque hasta el día de hoy la autoridad ha sido obtusa, y queremos evitar que se siga dinamitando nuestra atención de salud».

Cabe mencionar que esta decisión se ampara en la necesidad de exigir más recursos para el sector salud, en el momento en que se discutirá en el Congreso Nacional la Ley de Presupuesto 2020, y debido a las numerosas denuncias desde distintos centros asistenciales de la red pública del país.

«En salud se ha logrado lo imposible, puesto que la actual administración y el clima social han logrado unir a los diferentes colegios profesionales del área (médicos, enfermeras, matronas, químicos farmacéuticos, cirujanos dentistas, kinesiólogos, psicólogos, trabajadores de la salud, técnicos, administrativos) quienes están clamando por el déficit que existe actualmente en salud», comentó el dirigente.

Agregó que «en los estados de normalidad ya estamos en crisis, puesto que entre agosto y septiembre se acaba el presupuesto de los hospitales, la atención primaria ya está desfinanciada en los municipios y este año se frenó la capacidad de endeudamiento. Nosotros como médicos y trabajadores de la salud hemos visto la carencia que administramos en el día a día y cómo se ha visto acrecentada este año. Sin embargo, y por desgracia, se propone un presupuesto de salud inferior a lo que ha sido el aumento presupuestario en los últimos cinco años, entonces para el próximo año no nos dan luces de esperanza de que esto pueda cambiar».

Reconoce Quezada que todo lo que está ocurriendo los ha unido como gremio, «puesto que normalmente en salud existen muchos gremios, muchos intereses, mucha variedad en salud, y desde ese punto de vista hoy tenemos una agenda común, porque todos nosotros: pacientes, usuarios, médicos y estudiantes vemos como se va precarizando aún más la atención de salud en la población y frente a eso, e independiente de las diferencias, independiente de los colores políticos, credo y condición social, estamos todos de acuerdo de que la salud pública tiene que ponerse en el centro del debate, tal como fue prometido».

Respecto al paro en Coquimbo, el presidente regional de la Fenats y dirigente de los trabajadores del Hospital San Pablo, Mauricio Ugarte, dijo, «esta movilización está en el contexto actual de reclamos, no solo de nuestros trabajadores sino de que toda la ciudadanía que reclama contra esta otra injusticia social de este país, y por ese motivo, después de conocer el pésimo presupuesto nacional para la salud pública, decidimos plegarnos al paro nacional, porque hay que mejorar la salud de las personas más vulnerables».

Ugarte informó que en el presente hay un déficit en el sistema, lo que sería acentuado con la actual asignación incluida en el proyecto de ley del presupuesto nacional, «los hospitales vienen arrastrando desde el mes de mayo de este año una permanente falta de insumos y falta de personal, que este gobierno no ha podido resolver, y así la atención se mantiene solo gracias al esfuerzo de los funcionarios y los profesionales, que lo hacen con stock crítico en cosas tan básicas como los medicamentos, por toda esas situaciones nuestras bases determinaron ir a paro».

El dirigente, al realizar el análisis respecto a una propuesta de asignación de recursos al sistema de los hospitales dijo, «el gobierno ha tomado decisiones que han afectado directamente al funcionamiento de los hospitales, y así desde el año pasado los Servicios de Salud regionales acudían directamente para la entrega de recursos a la Dirección de Presupuesto, Dipres, apelando al presupuesto nacional anual, pero hoy día el gobierno modificó eso, indicando que Fonasa debe avalar la solicitud de recursos, por lo que se ha burocratizado el acceso a los recursos para los servicios regionales, y ahí hay responsabilidad política del sector central. Ahora hay falta de insumos, como dije, y hasta hay problemas para el pago a proveedores, y en la actualidad el Servicio de Salud Coquimbo tiene una deuda hospitalaria que supera los $ 20 mil millones, lo que está generando una evidente situación de colapso, cosa que con los distintos dirigentes de los gremios de nuestros sector ya hemos hecho patente ante las autoridades regionales y nacionales».

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingresa tu comentario!
Por favor ingresa tu nombre