‘Iniagrape-one’ variedad de uva de mesa vicuñense que impacta el mercado internacional

0
8

5Hace más de 30 años comenzó a gestarse la idea de crear una uva de mesa que permitiera a los productores chilenos vender un producto de máxima calidad a mercados competitivos.
El Instituto de Investigaciones Agropecuarias (INIA) a través de la metodología de polinización asistida inició un programa de cruzamientos con el propósito de generar plantas con fruta comercialmente atractiva. Uno de esos cruzamientos, dio origen a la variedad Iniagrape-one.
El programa de mejoramiento genético se potenció con el inicio del proyecto «Programa de Mejoramiento Genético para el desarrollo de nuevas variedades de uva de mesa en función del mercado nacional e internacional», el cual es financiado por Innova Corfo y cuenta con el apoyo del sector privado representado por el Consorcio Biofrutales y la empresa The Andes New Varieties Administration (A.N.A.).
Este proyecto, que tiene una duración de 10 años, ha permitido desarrollar comercialmente la variedad ‘Iniagrape-one’, tanto a nivel nacional como internacional.
El objetivo del proyecto es obtener nuevas variedades de uva de mesa que respondieran a las demandas de productores y consumidores locales incorporando herramientas biotecnológicas.
En este caso, la nueva variedad fue obtenida mediante mejoramiento genético tradicional. El resultado a la fecha ha sido sorprendente, pues la uva conseguida es única, con una post cosecha que resiste sobre los 90 días en frigorífico, sin presentar blanqueamientos o partiduras.
Se destaca por su color negro-azulado muy atractivo y un sabor intenso, asociado a un excelente equilibrio entre los contenidos de azúcar y acidez, que se mantienen prolongadamente en almacenaje.
Además, posee una turgencia pocas veces vista y un calibre de baya que supera con facilidad los 22 milímetros por baya, lo que tiene muy conformes a los productores que ya están empezando a cultivarla.
El desarrollo de la variedad contempló la evaluación productiva durante varias temporadas en diferentes localidades distribuidas entre la Región de Coquimbo y O´Higgins. Finalmente, la variedad ‘Iniagrape-one’ fue presentada en el Centro Experimental INIA en Vicuña a más de 40 personas, entre ellos productores nacionales y extranjeros provenientes de Estados Unidos, Perú y España entre otros países.

Floridor Pinto, es agricultor del valle del Elqui y en octubre del año pasado plantó las primeras parras y espera su primera cosecha de ‘Iniagrape-one’ para inicios del 2017. «Los productores estamos muy entusiasmados. Hace dos años atrás vine a un día de campo de INIA en el Centro Experimental Vicuña buscando una variedad y me enamoré de la ‘Iniagrape-one’.
Es una uva que tiene puras cualidades positivas para el negocio, larga post cosecha, buen calibre y el color es maravilloso, eso me llamó mucho la atención. No tengo la menor duda de que esta variedad va a ser muy apetecida», señala el productor de la región de Coquimbo.
Paola Barba, Directora del programa de mejoramiento genético de uva de mesa de INIA, cree que el este es el inicio del desarrollo de nuevas variedades de uva de mesa chilenas.
«Estamos en el mejor momento del programa de mejoramiento, plantando alrededor de seis mil nuevas plantas cada año de las cuales seleccionamos las que se ven más promisorias. Además de estas seis mil plantas, a las que llamamos segregantes, también tenemos selecciones intermedias y avanzadas que han mostrado buenas características, y las cuales queremos estudiar para ver cuál es el mejor manejo agronómico y el interés de los productores», explica la profesional INIA.

Luis Fernández, Gerente General de A.N.A., no duda en el éxito que tendrá esta variedad en los mercados extranjeros. «Tenemos un proyecto de desarrollo global e integral a nivel mundial el cual contempla un desarrollo inicial fuerte y de manera anticipada en Chile. La variedad la estamos llevando a Estados Unidos, Perú, Ecuador, Sudáfrica, Australia, Egipto y Europa, donde hay una distribución importante para fines evaluativos y comerciales. Estamos trabajando con INIA para lograr nuevas variedades que llamen la atención y puedan llegar a constituir la ‘Iniagrape – two’, lo cual creo que es cosa de tiempo», apunta Fernández.

El Seremi de Agricultura Andrés Chiang, se mostró conforme por los avances en el ámbito productivo. «Contar con variedades propias de nuestro país es parte de nuestra capacidad de generar nuevos conocimientos, lo que nos abre una perspectiva nacional e internacional permitiendo proyectar nuestra producción silvoagropecuaria, en especial la fruticultura lo que permite tener variedades adaptadas a nuestra realidad, condiciones productivas, ecosistemitas y climáticas», señaló la autoridad.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingresa tu comentario!
Por favor ingresa tu nombre