Láser para lanzar nano satélite a Alfa Centauri podría estar en la Región de Coquimbo

0
18

12aUna de las grandes interrogantes de la humanidad es saber si estamos solos en el universo. Hasta ahora los científicos aseguran que esa esperada señal de vida no ha sido recibida. Para tratar de encontrar respuestas a esa interrogante nace el proyecto Breakthrough Starshot, destinado a encontrar vida en otros sistemas muy lejanos del nuestro.
Quien encabeza esa iniciativa es Pete Worden, PhD en astronomía de la Universidad de Arizona, investigador en inteligencia extraterrestre y presidente de la Fundación  Breakthrough. Ayer, el especialista fue uno de los expositores del Segundo Congreso del Futuro, organizado por la Comisión de Desafíos del Futuro del Senado de la República y el gobierno regional.
La iniciativa Breakthrough Starshot busca rastrear a través de telescopios ópticos y radiotelescopios señales de vida inteligente. Para ello han firmado acuerdo del radiotelescopio más grande del mundo ubicado en China y también con el Observatorio VLT, en la Región de Atacama.
Una vez encontrada esa vida, la iniciativa busca desarrollar la tecnología necesaria para poder trasladar una nave hasta el sistema solar más cercano al nuestro. Se trata de Alfa Centauri, a una distancia de 4,4 años-luz.
«La pregunta es cómo llegamos a la estrella más cercana en un tiempo razonable. Si usamos los medios químicos nos tardaría unos cien mil años, probablemente no sea de interés. Entonces hay que ir al menos 1.000 veces más rápido y eso es como 10 y 20 por ciento la velocidad de luz. Como no podemos llevar combustible estamos pensando en una idea donde el combustible se mantiene en Tierra…. recientemente hay una prueba de lo que hemos llamado velas solares… se usa la presión de la luz solar para empujar una membrana muy delgada…el problema es que la luz solar es muy débil. Pero hay dos desarrollos que hace que esto sea más prometedor. El primero tienen que ver con las láser…podemos enfocar la energía en la vela y necesitamos un láser enorme de 50 Gigawats de potencia y el cálculo muestra que esto es un kilómetro cuadrado», indicó el experto.

CHIPS

Mediante este sistema, se podrían enviar al espacio nanonaves, decir, satélites del tamaño de un chip con cámaras, baterías radiactivas, y un láser para comunicarse de regreso a la Tierra. Esta va en una vela de cuatro metros.
«Si somos exitosos  en los próximos cinco años nos gustaría construir el prototipo. También debemos buscar dónde poner el láser… para ello tiene que tener la mínima atmosfera que tengas que atravesar esta región, llama mucho la atención porque es muy seca y por las alturas que tiene, tal vez en uno o dos años vamos a comenzar a buscar el lugar donde poner el prototipo que vamos a construir en 10 ó 15 años y tener el sistema final el 2015. Es un esfuerzo enorme porque el láser tiene un kilómetro cuadrado», indicó a LA REGIÓN Pete Worden.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingresa tu comentario!
Por favor ingresa tu nombre