Mañanas nubladas en zona costera podrían extenderse a todo el verano

0
55
25 de Febrero de 2018 / LA SERENA Una joven posa para una foto sobre uno de los muros del faro de La Serena, durante el último fin de semana de vacaciones. FOTO: HANS SCOTT / AGENCIAUNO

Fenómeno se debe a que la vaguada costera, que es la que aporta la nubosidad al sector, se ha desplazado muy hacia el sur de Chile, llegando incluso a Puerto Montt, y también a que la alta de Bolivia ha estado muy activa, lo que está generando precipitaciones y tormentas en el altiplano.

Comenzó el verano en Chile, pero en el sector costero de la región de Coquimbo, y gran parte del país, las nubes no se han retirado por completo como en años anteriores, incluso se han registrado mañanas con lloviznas ocasionales.

Para el meteorólogo Cristóbal Juliá este escenario no es tan atípico, «lo que pasa es que se ha prolongado por más tiempo el tema de la nubosidad», sostuvo.

Juliá explicó que «esto se debe a dos factores, uno es la vaguada costera, que es la que aporta la nubosidad al sector costero, que se ha desplazado muy hacia el sur de Chile, posicionándonos a nosotros en el lado húmedo de la vaguada, y por eso también hemos tenido lloviznas».

«Por otro lado, tenemos que la alta de Bolivia ha estado muy activa, lo que está generando precipitaciones y tormentas en el altiplano del norte de Chile y Bolivia», agregó.

Por lo que estas dos condiciones sinópticas han propiciado que la nubosidad se mantenga más en el tiempo a lo largo de las jornadas, y sobre todo con más días.

Consultado hasta cuando se podría extender esta condición, el meteorólogo explicó que «se va a mantener durante gran parte del verano de esta forma, donde la vaguada se está extendiendo muy hacia el sur, por lo tanto a nosotros aquí nos afecta de esa manera, con mayor nubosidad, pero solo en el sector costero».

Juliá aclaró que «de hecho, los valles interiores han estado con cielos despejados y altas temperaturas, dicho sea de paso, en el sector costero las temperaturas, en promedio, han estado más altas, por lo tanto es un verano un poco atípico».

Respecto a las proyecciones para el resto del verano, el experto señaló que estará mayormente caluroso, con temperaturas por sobre el promedio, valles interiores con temperaturas extremas bastante altas, sobre los 33 grados, y el sector costero con una alta nubosidad pero con temperaturas relativamente elevadas.

En relación a posibles lluvias o nevadas para el sector cordillerano, Juliá señaló que «todavía no se proyecta nada, es difícil decir si vamos a tener precipitaciones estivales, en febrero debería aumentar la probabilidad, pero pronosticarlas es otra cosa».

«Debería haber actividad de tormentas durante el verano, pero no se puede pronosticar cuánto caería o cuándo se darían», puntualizó.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingresa tu comentario!
Por favor ingresa tu nombre