Pescadores artesanales insisten en que ampliación de TPC los afectará en la producción y en su integridad

0
399

Aseguraron, luego de una extensa reunión el día de ayer, que no están en contra de la ampliación del proyecto de modernización del puerto de Coquimbo, sino que en contra de cómo se han logrado desarrollar estas aprobaciones. «Acá hubo mala intención y no existe ninguna información, sino que está todo aprobado cuando nosotros sí sabemos el daño que nos provocará a futuro», dijo Elías Marambio, vocero y dirigente.

Los pescadores artesanales no están ajeno a todo lo que ha ocurrido durante estos dos meses con las manifestaciones sociales en Coquimbo. Pero hoy, sin embargo, hay algo que les complica mucho más. Y es la ampliación del proyecto de modernización del puerto de Coquimbo, al que no se oponen, aclararon el día de ayer, pero que sí hay cosas que se deben mejorar.

Pues como asegura Carolina Tello, abogada de la Corporación Regional de Desarrollo Sustentable de Coquimbo, organización que los está ayudando, lo que ellos quieren, además de intervenir de un nuevo proceso de participación ciudadana, «es poder hacer presente a las autoridades y a la empresa los perjuicios que tendrán con este trabajo…».

Explica la profesional que hace unos días la empresa les hizo llegar un segundo informe, y del análisis que han desarrollado como Corporación Regional de Desarrollo Sustentable de Coquimbo, «llegamos a la conclusión junto a los afectados (pescadores, microempresarios del turismo…) que este dictamen tiene ciertos cambios sustanciales en relación a cómo ingresó el proyecto originalmente. Por lo tanto, y según lo que dice la ley 19.300 y su reglamento sobre evaluación de impacto ambiental, correspondería que se hiciera una nueva participación ciudadana para que todos los afectados pudieran hacer sus observaciones al proyecto y de alguna manera, tanto la empresa como el Servicio de Evaluación Ambiental, se hicieran cargo de las observaciones».

No estamos en contra

Elías Marambio, vocero y dirigente de los pescadores artesanales, señaló que la reunión fue para explicar en qué les afecta la construcción del puerto, además de una nueva consulta. Sin embargo, aclaro que «no estamos en contra de la ampliación y lo que quieran hacer los señores de la TPC. Pero sí estamos en contra de cómo se han logrado desarrollar estas aprobaciones, y donde, por ejemplo, figuran tres firmas representando a más de 800 personas que viven de la caleta en la pesca artesanal, directa e indirectamente…».

Respecto a este tema, reconoce que «se realizó un evento donde la TPC dijo que habían informado a toda la caleta y no fue así, porque yo soy dirigente desde hace muchos años y no me di por informado o percatado, pues de lo contrario movilizo a los pescadores y hubiésemos participado en esa consulta ciudadana. Creo que acá hubo mala intención y no existe ninguna información, sino que está todo aprobado, cuando nosotros sí sabemos el daño que nos provocará a futuro esta interferencia con la construcción. Imagínate que un barco derramó un poco de petróleo y tenemos grabaciones en donde se ve como muere una cantidad de pájaros… por tanto estamos seguros de que si un barco provocó esos efectos, imagínense lo que podrían ocasionar cinco o seis barcos en nuestra bahía…».

¿Buenos vecinos?

En esta reunión, como asegura, «se avanzó mucho», precisa. En qué sentido, «en que haremos una declaración como consulta ciudadana en forma natural y donde cada trabajador anotará en qué nos afecta esta ampliación, y sabe, estamos dispuestos a ir a protestas y a levantar la voz de una vez por todas, porque esto es un fraude que hacen las grandes empresas para posesionarse de los espacios. Esta semana se terminan todos los efectos de trámites y creo que el viernes o lunes de la próxima semana estaríamos entregando los papeles al CEA y ojalá pueda tener una buena acogida y que se den cuenta de que ahora es la opinión de los pescadores artesanales de la caleta de Coquimbo con todas sus observaciones».

La preocupación de Marambio y los pescadores es porque «nuestra bahía es una zona de subsistencia y, por lo tanto, existen áreas de manejo muy importantes para los pescadores artesanales, tanto de la caleta San Pedro y Peñuelas, dado que hay mucha gente que trabaja en el mar, como los orilleros, por ejemplo, que están en peligro. Y tememos que exista una contaminación como ocurrió hace un poco más de dos meses, donde hubo derrame de petróleo y nadie se hizo cargo de ese tema. Es más, hemos pedido los resultados de las aguas y dicen que están en una investigación administrativa, que hay nuevas aristas, pero al final nos vamos con el tema protocolar que es una escalera muy larga».

No obstante, y pese a todos sus reclamos, sí existe confianza en Marambio y el resto de las organizaciones, pues «somos más de 300 personas, sin contar a los pescadores de Peñuelas y Caleta San Pedro, a quienes también invitaremos para que puedan participar de esta consulta, debido a que ellos tienen bancos naturales de machas, ostiones y jaibas, así que creemos que será masiva la propuesta, las observaciones y la participación que queremos».

Pero para ello, «creemos que tiene que haber, en virtud del bienestar de los pescadores artesanales y de todos los sectores, una buena intención. Porque ellos se hacen llamar buenos vecinos, pero no hemos conversado desde hace muchos meses con ellos, y si bien están haciendo contrataciones a constructoras para que puedan construir, nosotros queremos tener claridad sobre qué responsabilidad tienen ellos con el Gobierno y esta ampliación o extensión de la TPC en
la bahía de Coquimbo».

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingresa tu comentario!
Por favor ingresa tu nombre