¿Qué esperan los alcaldes de la delegada presidencial?

0
63

Este lunes Andrea Balladares tuvo su primera reunión vía Zoom con los ediles de la región, quienes le manifestaron preocupación por la situación que atraviesan por la pandemia. «Ya no podíamos seguir reuniéndonos para lamentarnos, es hora que se tomen acciones activas, como una cuarentena…», fue una de las frases que ella escuchó.

Balladares, quien en la Araucanía ejerció la misma tarea en sólo tres semanas, tiene como propósito actuar de forma coordinada con la intendenta Lucía Pinto, y el jefe de la Defensa Nacional, Pablo Onetto, según ha dicho, para hacerle frente al avance del brote en la zona.

¿Y qué pasa con nosotros?, se preguntan los jefes comunales.

Desde Monte Patria, el alcalde Camilo Ossandón nos explica que «le hemos insistido en que no sabemos el objetivo de su llegada. No sabemos si su llegada implica un cambio de estrategia y de actitud de la autoridad sanitaria… porque me parece que con las cifras que tenemos, seguir llamando a la voluntad de los ciudadanos no basta».

El edil recuerda el reconocimiento que hizo el ministro de Salud este domingo, «en donde asume que tenemos hasta tres o cuatro veces la cantidad de personas contagiadas de las que están diciendo las cifras, entonces se hace necesario que se vayan tomando medidas más duras para proteger a nuestra comunidad».

«Le dije (a la delegada) que no podíamos seguir reuniéndonos para lamentarnos, y que es importante que se tomen acciones más activas y no tan reactivas frente a la situación de pandemia. Entonces, lo que esperamos de ella es que se tomen las decisiones correctas, que son las que estamos esperando hace mucho tiempo».

En La Serena, para Roberto Jacob, en su estilo claro y directo, ella debe ser sí o sí «un enlace con las autoridades para que no solamente nos permitan agilizar muchas cosas, sino que también para que el camino sea mucho más expedito».
Jacob espera que la presencia e Balladares sea «positiva y práctica». Ese día lunes le hizo el llamado a una cuarentena. «Pero también le planteé lo que pasaba con el hospital modular que iba a llegar a La Serena, comprometido para el 18 de junio, sin que tengamos noticias de él».
Respecto de la cuarentena, Balladares les comentó que «por el momento no había anuncio, porque eso lo ve el consejo asesor en Santiago».
La preocupación de todos los alcaldes «es que ya llegó el momento de hacer una cuarentena. Sabemos lo que significa, sabemos los problemas que tiene, pero cuando vemos cómo están aumentando exponencialmente los contagiados y los muertos en la región, vemos que llegó el momento de tomar el toro por las astas y decretar una cuarentena…».

Con ayuda económica

En Coquimbo, Marcelo Pereira, quien lleva 10 días en cuarentena con Covid-19, explica que «todos tuvimos la opción de entregar nuestra solicitud respecto a lo que está ocurriendo. Y en ese contexto le dije que desde el punto de vista estadístico, la región es la que contaba con menos camas UCI con ventiladores mecánicos en todo el país, y que eso ya nos preocupa…».

Su petición fue clara: «Cuarentena para la comuna, aunque es imposible solamente para Coquimbo, y por eso tendría que ser para la conurbación o, en su defecto, para la región completa. Ella dijo que no se descartaba ninguna posibilidad, ningún punto de lo que le planteamos».

También, asegura Pereira, «una cuarentena parcial o total sin un apoyo económico o una cartera económica que acompañe esa cuarentena, es inviable, puesto que tenemos a nuestra gente que debe salir a trabajar, porque muchos coquimbanos no tienen el dinero para comer. Le manifesté que existe una gran necesidad, mucho desempleo, que hay muchas personas que lo están pasando pésimo y que la única manera, debido al alza de contagios, es realizar una cuarentena total y que fuera apoyada por una estrategia o por una cartera económica que sí debe ser contundente, para poder proyectarnos en un aislamiento que quizás pueda durar más de un mes».

Reconoce que fue enérgico en manifestarle eso, «porque ya estamos muy en contra del tiempo. Creo que endurecer medidas a esta altura no tiene ningún sentido. Pero lo que si necesitamos, y así lo sentí ese día por parte de los demás alcaldes, es la cuarentena con su debido apoyo económico. Así que como jefe comunal de Coquimbo espero que como delegada presidencial acelere una cuarentena total, pues como ya lo han señalado en el Colegio Médico, en la Fenats y los epidemiólogos que son connotados, es que ya estamos muy atrasados en tomar esa determinación. No quiero que a Coquimbo le ocurra lo mismo que a Valparaíso, donde la decisión llegó muy tarde, por lo mismo insisto en la cuarentena total con una medida económica que nos permita poder ayudar a aquellas personas que lo están pasando muy mal», remató Pereira.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingresa tu comentario!
Por favor ingresa tu nombre