Salió de la cárcel de Huachalalume y minutos después… lo mataron

0
299

Centro penitenciario de Huachalalume, módulo 46. Minutos antes de la medianoche, el interno R.C.M de 31 años se alista para salir en libertad, después de cumplir una condena de tres años y un día por porte ilegal de armas.

Como todos los días, los gendarmes cortaron el suministro eléctrico. La oscuridad es completa, salvo por algunos cigarrillos y un par de cocinillas que calientan agua para el tradicional mate. Algunos de los 50 reos que están en ese módulo, la mayoría de Santiago, lo despiden. Adentro dejó amigos y también enemigos. Es la ley de la cárcel.

Justo a la medianoche, con la luna escondiéndose como presagiando algo y el sonido a lo lejos de unos perros ladrando, el «pistolero», como era apodado, fue puesto en libertad. Afuera lo esperaban su pareja y en Santiago, sus dos hermanos, quienes también compartieron celda y que en el año 2012 se vieron involucrados en una violenta pelea en la galería 6 de la ex penitenciaría de Santiago que le costó la vida a una persona, mientras que otros siete reos resultaron heridos. Uno de ellos, M.C.M, hermano de la víctima.

Ya en libertad, R.C.M y su compañera toman un colectivo para llegar al centro de la ciudad y así tener claro el destino siguiente, que seguramente era la capital, donde se reencontraría con su familia y, claro, con sus hermanos. Sin embargo, a los pocos minutos fueron abordados por desconocidos, quienes dispararon en contra de la víctima que en su asiento nada pudo hacer, sino cubrirse junto a su acompañante.

A los pocos minutos de haber conseguido la libertad, R.C.M dejó de existir tras las graves heridas propinadas por desconocidos. Su pareja corrió mejor suerte y se encuentra internada en un centro hospitalario. El chofer del vehículo -con mucho temor tras lo vivido- es hoy es testigo preferencial de lo sucedido y ayer se encontraba en la PDI entregando información para dar con el paradero del o los culpables de este crimen.

«Dentro de las hipótesis que se están barajando, obviamente que una de ellas es que pueda tratarse de un ajuste de cuenta, pero es una investigación que está en su etapa inicial y por el momento no podemos descartar ninguna otra de las hipótesis que se están trabajando», dijo el subprefecto Cristian Lobos Lara, jefe de la Brigada de Homicidios.

Agregó, además, que «respecto de los detalles del hecho hay cosas que son parte de la reserva propia de la investigación, sin embargo es posible señalar que esta persona habría salido de ese lugar arriba de un vehículo de la locomoción colectiva, siendo abordado posteriormente por sujetos desconocidos, los que obligaron a que el chofer detuviera el auto y habrían comenzado a disparar en contra de la víctima, que era de Santiago y trasladado desde un centro penitenciario desde Santiago».

En la violenta pelea de la ex penitenciaría de Santiago, ocurrida en el año 2012, los familiares de los hermanos C.M reclamaban que hace tiempo estaban tramitando el traslado, debido a los constantes conflictos. Solicitud que habría sido acogida, ya que la víctima con sus dos hermanos llegaron hace unos años hasta Huachalalume, pero acá también tuvieron problemas.

«Él hizo una condena, salió en libertad y nuevamente volvió, donde llevaba como tres años. Tenía conflictos con interno de otras unidades, problemas por bandas y delitos. Los tres hermanos también tenían problemas con diferentes internos, puesto que eran ‘fichas’ en otras unidades penales, pero acá estaban solos, así que comenzaron a tener conflictos con los demás internos. Luego uno salió en libertad y los otros se fueron a Santiago trasladados por medidas de seguridad. Ahora, poco se sabe de su muerte, pero al parecer lo estaban esperando», cuentan desde el interior del penal.

Misma información entregó el subprefecto, quien afirmó que «esta persona fue trasladada porque habría tenido problemas al interior del centro penitenciario del centro donde estuvo recluido en la Región Metropolitana, por lo que solicitó el traslado y de manera interna gendarmería lo trasladó hasta ese centro penitenciario donde cumplía su condena. No obstante, esta persona tenía antecedentes policías y condenas previas por otros delitos, relacionados con hechos de violencia, donde hay antecedentes por homicidio, precisamente».

Respecto a la cantidad de personas que puedan estar involucrados en el homicidio, el jefe de la Brigada de Homicidios reconoce que «se están realizando los empadronamientos y los antecedentes que manejamos hasta el momento es que hay testigos presenciales del hecho que nos están entregando información, pero por el momento es de carácter reservado para asegurar el éxito de la investigación».

Y frente a la medidas de seguridad en este tipo de situaciones, principalmente a la salida de los internos de la cárcel, explicó que «no puedo referirme a ese tema, ya que son antecedentes y procedimientos que tienen que ver con las facultades y las disposiciones que tiene cada una de las instituciones que intervienen en los distintos procesos y no corresponde a la policía referirse a eso».

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingresa tu comentario!
Por favor ingresa tu nombre