Sename no registra denuncias por presuntos abusos en hogar de niños Oscar Pereira, de Coquimbo

0
842

Directora regional del Sename descarta que en la residencia Oscar Pereira de Coquimbo se cometan vulneraciones contra menores. Sí dice que la administración del hogar depende del municipio y que el rol de ellos «es la fiscalización y supervisión técnica del funcionamiento de la residencia y apoyar financieramente a través de la subvención».

Desde el año 2017, y para evitar su cierre definitivo, la residencia Oscar Pereira, en Coquimbo, pasó a manos del municipio. Desde entonces el hogar tuvo un vuelco. Para bien, claro. Aunque en las últimas semanas ex funcionarios del recinto, enclavado en un terreno aledaño a La Pampilla, han señalado que al interior siguen ocurriendo vulneraciones.

Sin embargo, y a juicio de la directora regional del Sename, Verónica Zárate, aquello no sería así.

«No existen en esta Dirección Regional antecedentes formales respecto de denuncias asociadas a abusos que estén ocurriendo actualmente en la Residencia Oscar Pereira Tapia. Tampoco en las últimas supervisiones periódicas se han detectado situaciones de este tipo».

¿Cuál es la realidad actual de la residencia Oscar Pereira?
«La Residencia actualmente cuenta con un equipo capacitado para atender los distintos requerimientos de los niños, niñas y adultos. Este equipo ha sido fortalecido por el organismo colaborador en función de las necesidades y características particulares de los residentes. Además, se han entregado recursos adicionales de parte de Sename para la contratación de personal que atiende 24/7 a niños con mayor dependencia, lo que ha permitido desarrollar intervenciones diferenciadas que facilitan el cumplimiento de una rutina que abarca tanto actividades planificadas al interior de la residencia como fuera de ella».

Pero acusan que Verónica Rojas, la actual directora, no tiene el conocimiento técnico apropiado para dirigir el hogar…
«La residencia está a cargo de la Municipalidad de Coquimbo, y es el municipio el que realiza el proceso de selección de los funcionarios que prestarán sus servicios en los distintos programas que tiene bajo su administración como organismo colaborador. Pero de acuerdo a las supervisiones técnicas realizadas por esta Dirección Regional, se ha podido verificar que Verónica Rojas cuenta con las competencias técnicas para liderar el equipo a su cargo y para guiar los procesos de intervención».

Dicen los denunciantes que desde que ella asumió se vino abajo todo el trabajo que se venía desarrollando…
«Es importante señalar que en la última visita de fiscalización realizada por el Tribunal de Familia, concluyeron que se observa una adecuada gestión de la nueva directora y el nuevo equipo de profesionales, manifestándose lo anterior mediante la motivación, el buen trato y en la ejecución de nuevos proyectos de mejoramiento en todas las áreas».

¿En qué situación se encuentra Ximena Orrego, ex directora del centro y reemplazada interinamente por Rojas?
«La última información formal con la que contamos es que la señora Ximena Orrego se encuentra separada de sus funciones por un procedimiento administrativo instruido por el municipio».

El municipio ha proporcionado medios y recursos, pero algo tendrá que decir Sename…
«Quien tiene a cargo la administración integral de la residencia es el municipio de Coquimbo. El rol del Sename es la fiscalización y supervisión técnica del funcionamiento de la residencia y apoyar financieramente a través de la subvención y proyectos de emergencia para favorecer la atención de niños y niñas».

Es cierto que Sename nunca ha ofrecido una oferta programática dónde puedan ir a dar jóvenes con problemas psiquiátricos…
«La atención de salud mental en nuestro país es del Ministerio de Salud. Y nuestro servicio, en conjunto con el Servicio de Salud y Senda, ha generado un acuerdo de colaboración intersectorial para priorizar y favorecer la atención de salud en todos los ámbitos de los niños y niñas que pertenecen a la red Sename en la región. Es por ello que quienes viven en residencias y presentan alguna patología de salud son atendidos por la red de salud, tal como ocurre en una familia, y de ser necesario una hospitalización en caso de una descompensación, se gestiona con la red de salud».

¿Cuáles han sido los principales obstáculos que ha tenido en esta etapa como directora regional?
«Yo diría que los principales desafíos en esta etapa están centrados en fortalecer el trabajo intersectorial y conseguir apoyos concretos de otras instituciones para favorecer el bienestar y desarrollo de los niños y niñas que han sido vulnerados en sus derechos. Otro aspecto ha sido fortalecer el trabajo con las familias, considerando el aumento de las vulneraciones de derechos en nuestra región, dado que en 2018 se atendieron en el área de protección de derechos más de 10.000 niños, lo que indica un aumento sostenido de vulneraciones de derechos que ocurren en el seno familiar. Para ello se ha creado en la región la «Mesa contra el maltrato infantil y la explotación sexual comercial», que une a distintas instituciones y a la sociedad civil para actuar de manera más oportuna y coordinada».

Sename se creó en 1979, ¿entonces no debería ya estar resuelto el tema con los menores?
«La profunda crisis de la institucionalidad ha llevado a que las acciones implementadas se perciban de manera lenta, pero puedo señalar que se ha estado avanzando. Por ejemplo, ya se comenzó con el cierre de los centros administrados por el Sename a nivel nacional, los Cread, que son centros masivos e impersonales, para transformarlos en residencias familiares, con personal idóneo para el cuidado de los niños y niñas. También se está implementando un modelo de residencias especializadas en salud mental; se están mejorando los estándares de las residencias de organismos colaboradores y su supervisión. Ya se están discutiendo los proyectos de ley que crean los nuevos servicios de protección de la niñez y de reinserción social juvenil. Estos son avances reales y efectivos, aunque sin duda queda mucho por avanzar en una temática que durante muchos años estuvo invisibilizada».

El rol del Sename siempre fue fiscalizar a los centros. ¿Hoy son capaces de supervisarlos correctamente?
«Desde enero de este año existe un nuevo modelo de supervisión técnica que asegura la oportunidad y periodicidad de la supervisión y fiscalización tanto de residencias como de proyectos ambulatorios. También hemos aumentado en la región la cantidad de supervisores técnicos y financieros para desarrollar de manera adecuada esta función, que es una acción principal de nuestro servicio».

¿Cómo esperan ustedes que personas que viven estrés, mucha tensión al interior de un hogar, puedan hacerse cargo de niños vulnerados?
«Los organismos colaboradores que tienen a cargo la ejecución de los proyectos tienen la obligación de generar espacios de cuidado para sus equipos, y de capacitación para prevenir situaciones de estrés laboral y brindarles a sus trabajadores las condiciones más adecuadas para su desempeño. Esto es parte de los procesos de supervisión que realiza nuestra institución».

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingresa tu comentario!
Por favor ingresa tu nombre