Terminado el moai «Cielo Blanco» se analiza cuál será su ubicación

0
123

Cuando comenzaron los trabajos, hace casi dos semanas, el objetivo era que la gente de La Serena, principalmente, observara y aprendiera cómo estos cuatro artesanos de la isla esculpían un moái.

Hoy, la figura tallada de medio cuerpo, de 3.10 de largo y 1.20 de ancho y cuyos ojos serán dos corales traídos directamente desde la isla, está casi listo -salvo algunos detalles- y hasta fue bautizada: La Serena Rani Tea (Cielo blanco). Sin embargo, quienes mas visitaron la ex estación de trenes, lugar en donde se realizaron los trabajos, fueron los turistas, tal como lo reconoció Marco Tuki, director de la comunidad indígena Mau Henua.

«La gente que más llegó fue de otras comunas, porque las personas de La Serena son muy tranquilas, como su nombre lo dice: serena. De verdad que me impresionó la tranquilidad (ríe)».

Además, este artesano, con más de 25 años de experiencia, comentó que «se escogió este lugar para que la gente viera cómo se trabaja, para que sepan cómo se hace un moái y porque también es como un intercambio cultural. Así que nos llena de orgullo, puesto que es muy hermoso mostrar y regalar cultura a otras personas con nuestro trabajo. Nosotros hemos viajado a varios países representando a la isla y haciendo moáis, así que ahora nos vamos tranquilos».

Como este lunes Marco y sus compañeros artesanos regresarán a la isla, ayer se realizó una ceremonia simbólica donde a cada uno se les entregó un reconocimiento, que ellos, muy cariñosamente, agradecieron, pero también fueron claros en señalar que «a nosotros nos da lo mismo dónde pueda quedar este moái, siempre y cuando esté resguardado en un lugar y que lo cuiden. Es que no me gustaría que estuviera botado en una plaza, lleno de grafitis. Por lo mismo, el compromiso adquirido con los concejales y con el alcalde de La Serena es que estará bien resguardado, así que por ese lado nos vamos tranquilos», apuntó.

Tony Tuki, Jhonny Tuki y Pablo Hereveric regresarán junto a los suyos, «aunque nos gusta trabajar y de verdad que se extraña a la familia en la isla, pero lo primero es el trabajo», puntualizó Marco.

Fue el alcalde Roberto Jacob el encargado de presidir la ceremonia y quien le avisó a cada uno de los artesanos que el regreso del moái, hoy en el Museo Arqueológico, todavía no tiene una fecha definida.

«Puede ser mañana, pasado o en un mes más, pero si les puedo asegurar que la restitución del moái sí o sí va, ya que es un compromiso que nosotros hicimos en el concejo junto a un voto político, un voto de hermandad, así que el moái volverá a su lugar de origen y donde siempre debió haber estado. Creo, en el fondo, que todos estos años en que el moái lleva acá, que son cerca de sesenta, no ha sido tratado como se merece, así que es justicia y hay que reparar el daño, por lo tanto el moái se va a restituir, ojalá en el tiempo más breve posible».

Agregó el edil que «todo esto, de verdad, se veía tan lejano y hoy ya está terminando. En todo este tiempo hemos conocido y aprendido de la cultura pascuense, y quizás, si no hubiera pasado nada de esto, a lo mejor habríamos seguido en la más completa ignorancia.

No obstante, nos hemos dado cuenta de la voluntad, del cariño de la gente de la isla y de luchar cuando quieren recuperar lo que sienten que es suyo, y que no es recuperar algo material, sino que es recuperar algo ancestral, algo que lo llevan dentro de su corazón, puesto que el moái representa un antepasado suyo, algo que me lo enseñaron y me quedó gravado. Así que en lo que no habrá nunca una duda, es que el moái tiene que estar en la isla y por eso, solamente agradecer esta obra de arte, que hemos visto cómo ha ido formándose a través de los días y que tendrá un lugar de privilegio en la ciudad de La Serena, sobre todo que hoy se llama La Serena Rani Tea. Estamos pensando junto a los concejales instalarlo en la Plaza Rapa Nui (frente a la Universidad Central), donde tendrá un lugar de privilegio, debido a que estará protegido, con mucha iluminación y con todo lo necesario para respetar este legado que nos están dejando estos artesanos.

Es más. Quiero aclarar que esto no es una réplica como muchos piensan, sino que es un moái original, con la piedra nuestra, pero con las manos de los artistas de la isla».

El concejal Luis Aguilera, presidente de la Comisión de Cultura y uno de los gestores para que el moái fuera devuelto a su lugar de origen, comentó que «todo esto parecía un sueño, un sueño tener un moái propio en nuestra ciudad.

Porque cuando se propuso la idea de la restitución a la isla, nosotros lo hicimos debido a que la comunidad indígena polinésica Mao Tenua se mantuvo en contacto siempre con nosotros y eso, en definitiva, ha sido muy importante, dado que nos ha permitido tener un dialogo, una comunión con el pueblo de la isla de Rapa Nui, que muchas veces pareciera ser que está muy separada del continente». Además, manifestó que «ellos se llevan una impresión diferente de este contacto que hemos tenido, porque de verdad que ha sido un trabajo muy largo, intenso y que hoy está viendo sus frutos con esta entrega simbólica». Un trabajo que, como asegura Aguilera, no fue nada de fácil.

Claro, «porque tuvimos una serie de complicaciones, como que la primera piedra que se tenía para el trabajo se quebró, pero se siguió adelante gracias a la perseverancia de ellos, así que ahora vamos a tener nuestro propio moái de La Serena, con piedra caliza de La Serena, pero con las manos de los artesanos de Rapa Nui».

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingresa tu comentario!
Por favor ingresa tu nombre