TOLOLO participa en confirmación de la Teoría de la Relatividad

0
12

1Es sin duda una de las noticias científicas más importantes de los últimos años. Por primera vez, los científicos han observado ondulaciones en el tejido del espacio-tiempo, llamadas ondas gravitacionales, llegando a la Tierra, procedentes de un evento catastrófico en el distante universo. Esto confirma una importante predicción de la teoría de la relatividad general de Albert Einstein, de 1915 y abre una nueva ventana sin precedentes en el cosmos.
Los físicos han llegado a la conclusión de que las ondas gravitacionales detectadas fueron producidas durante la última fracción de segundo de la fusión de dos agujeros negros para producir un solo agujero negro más masivo en rotación.
Las ondas gravitacionales fueron detectadas el 14 de septiembre de 2015 a las 5:51 a.m. hora de verano del este de Estados Unidos (09:51 UTC) por los dos detectores gemelos del Observatorio por Interferometría Láser de Ondas Gravitacionales (LIGO, por sus siglas en inglés), ubicados en Livingston, Louisiana, y Hanford, Washington, EE.UU.
Basándose en las señales observadas, los científicos de LIGO, estiman que los agujeros negros de este evento eran de unas 29 y 36 veces la masa del Sol, y que el evento tuvo lugar hace 1,3 mil millones de años.
«La detección de ondas gravitacionales es un descubrimiento  impresionante.  Tuvieron que pasar 100 años desde que fueron predichas por la teoría de relatividad general de Albert Einstein para que la tecnología pudiera realmente confirmar su existencia», dijo a Diario LA REGIÓN, Alfredo Zenteno, astrónomo de Cerro Tololo.
El experto indicó que «si llegase a existir una contraparte óptica el siguiente paso seria caracterizar el evento (por ejemplo cuanto brillan).  Podríamos lanzar grandes búsquedas de dichos fenómenos aumentando su número y eventualmente usarlas para caracterizar nuestro universo en su conjunto.  Las posibilidades son desconocidas y excitantes. Ahora que sabemos que existen podemos usarlas con confianza para estudiarlas diferentes condiciones. Podemos ir mas allá y tratar de detectar los efectos de las ondas gravitacionales generadas durante el nacimiento del Universo, confirmar que nuestro universo adquirió su tamaño a través de una inflación cósmica».

EL ROL

Pero el astrónomo Alfredo Zenteno, también confirma el rol que esté teniendo el Observatorio Astronómico Cerro Tololo, ubicado en la comuna de Vicuña, en este importante descubrimiento.
«LIGO y el consorcio que construyó la DECam que esta en Blanco, en Tololo, colaboran en este proyecto. Cada vez que LIGO tiene una detección (que no es pública) le envía un aviso a Tololo. Tololo usa DECam para observar el cielo donde podría haber sucedido el evento. LIGO, acaba de confirmar que han detectado dos agujeros negros fusionándose. El equipo que trabaja analizando los datos de Tololo tomados aquel 14 de septiembre, liderado por la doctora Marcelle Soares-Santos, aun no ha publicado sus resultados, pero debe estar trabajando a toda máquina para encontrar la contraparte óptica», dijo.
En la investigación llevada a cabo por LIGO participa un grupo de más de 1000 científicos de universidades de todo Estados Unidos y de otros 14 países. Más de 90 universidades e institutos de investigación desarrollan tecnología para el detector y analizan datos; alrededor de unos 250 estudiantes contribuyen de forma relevante. El equipo incluye científicos del Instituto Max Planck de Física Gravitacional (Albert Einstein Institute, AEI), Leibniz Universität Hannover, junto a socios de la Universidad de Glasgow, Universidad de Cardiff, la Universidad de Birmingham, otras universidades en el Reino Unido, y la Universidad de las Islas Baleares en España.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingresa tu comentario!
Por favor ingresa tu nombre