Tribunal programó para el martes la formalización de investigación: Amplían detención a imputados del atropello

0
12

9-6Con la ropa manchada de sangre, lesiones en la cara, cabeza y otras partes del cuerpo, ingresaron a la audiencia de control de detención debidamente engrillados y en medio de los sollozos de familiares, tres de los seis imputados en la muerte de dos carabineros. Se trata de Y.A.R.F., de 17 años, E.G.B.P., de la misma edad y Dixon Saavedra Cortés, 20.

Ellos y otros tres sujetos que fueron controlados en audiencia en e hospital San Pablo donde permanecían internados, están  imputados del homicidio del Sargento Segundo Hans Knopke Briones, 37, y el carabinero Luis Díaz Manríquez, 25 años de edad, ocurrido el día viernes 11 de noviembre.

Los otros coimputados de la mortal agresión son B.A.A.A., 14, Bastián Díaz Segura, 18 y O.J.B.P., 17, controlados en el hospital.

El Fiscal Andrés Gálvez Kelly expuso ante el Juez Israel Letelier los antecedentes de la detección en audiencia efectuada en la segunda sala del Tribunal.

Previo, entre el espacio para el público que normalmente tiene dos bancas de madera para seis personas cada una, ingresaron alrededor de treinta personas. Dado que se produjeron reclamos de familiares contra la prensa, la sala fue desalojada dándole preferencia de ubicación a los familiares directos de víctimas e imputados.

Gálvez, en su exposición relató que los seis imputados que residen en Tierras Blancas y Pan de Azúcar, tras concertarse, en un auto marca Subaru robado en La Serena, concurrieron a Ovalle, a  robar otro auto en calle Tamaya.

Sin embargo, al no poder abrir el móvil, concurrieron a los estacionamientos del hospital Antonio Tirado, sitio en el que lograron forzar las puertas y dar partida a un Subaru Legacy en el que salieron  por la Ruta D-43 con rumbo a Coquimbo.

Vecinos alertaron a efectivos de la Tercera Comisaría, quienes comenzaron a perseguir a los fugitivos. A la altura del kilómetro 8,5, perdieron el control del volante, cayendo a una pendiente de unos 10 metros de profundidad a la orilla de la vía.

A pesar del accidente, lograron salir de la cabina para abordar el otro Subaru en el que iban los  cómplices, reanudando la fuga por la Ruta D-43.

Cuando llegaban al kilómetro 62, altura de Las Cardas, los fugitivos atropellaron y dieron muerte a los motoristas de la Primera Comisaría, el Sargento 2º Knopke y el carabinero Díaz, los que impactaron de frente con el auto donde viajaban los seis sujetos, que se les cruzó en la vía donde terminaron volcados. Tres quedaron atrapados y los otros huyeron pero fueron capturados en las cercanías.

El fiscal solicitó al Tribunal la ampliación de la detención para reunir más antecedentes para la formalización de investigación, petición que fue acogida por el Juez Letelier.

El defensor público Armin Staub no presentó oposición a la ampliación, aunque solicitó que sea investigada la denuncia realizada por sus tres representados, quienes afirmaron que durante la detención fueron golpeados por policías y amenazados de muerte.

Más adelante ante la prensa Gálvez manifestó que «esta es una investigación compleja y a menos de 24 horas hemos revisado los primeros informes de Carabineros. Además se estaban periciado los registros de las cámaras de seguridad que llevaban en sus cascos  los funcionarios que fallecieron».

 

 

 

Respecto a la posible pena que podría solicitar la fiscalía, el persecutor dijo que serían las más altas para los imputados adultos. «No hemos tipificado el delito, pero lo que puedo adelantar es que de acuerdo a la dinámica de los hechos, estaríamos en presencia de un delito de homicidio contra Carabineros en ejercicio y conforme a lo que dispone el Artículo 417 del Código de Justicia Militar, la pena podría llegar a presidio perpetuo calificado respecto a los adultos. El régimen de los menores es distinto. En su momento habrá que ver cuáles son las circunstancias de cada uno de ellos».

Sobre la mecánica del mortal atropello y la identidad del conductor, Gálvez aclaró que «nosotros advertimos que lo que habría ocurrido es una colisión.  Ambos motoristas iban en la calzada poniente, lo que significa que no habrían traspasado el eje de la calzada. El choque fue en la calzada en la que los motoristas estaban obligados a transitar». Luego agregó que «sabemos quién era la persona que iba manejando el auto pero la identidad la vamos a reservar hasta tenerla plasmada en la investigación y sería uno de los adultos».

En cuanto a la hipótesis que señala que los imputados dispararon contra policías durante la fuga, el fiscal declaró que es materia de indagatorias. «Fueron encontradas en el interior del móvil volcado dos armas, al parecer una sería de fantasía en un principio,  y la otra no se sería de fantasía, sería un rifle a postón, similar a un arma convencional».

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingresa tu comentario!
Por favor ingresa tu nombre