«A estas alturas el túnel por Agua Negra no es más que una buena intención»

0
116

Luego del encuentro entre los presidentes de Chile y Brasil, actores locales afirmaron que echaron de menos alguna mención al Corredor Bioceánico Central que busca unir a Coquimbo con Porto Alegre, a diferencia que sí lo tuvo la idea que se ubica más al norte del país. Lejos de bajar los brazos, indican que ahora es el momento de reimpulsar tanto el túnel Agua Negra como el mismo corredor.

En el marco del cambio de mando ocurrido en Brasil, el Presidente de Chile, Gabriel Boric, se reunió con el recientemente investido mandatario brasileño, Lula da Silva, para tratar distintas materias bilaterales, entre las cuales se manifestó el interés por avanzar en concretar el Corredor Bioceánico en el norte del país, permitiendo unir el Océano Atlántico con el Pacífico.

Al respecto, Marcelo Castagneto, presidente de la Comisión de Relaciones Internacionales del Consejo Regional, comenta que «no basta que el Estado esté interviniendo en temas sociales, sino que también hay que hacerlo en aspectos económicos, en desarrollo productivo, comunicaciones y la tecnología que se está incorporando al mundo».

«Pero lamentablemente, de acuerdo a las noticias que emanaron después de esta reunión bilateral entre ambos presidentes, claramente se refieren al Corredor Bioceánico Capricornio, que une Antofagasta con Porto Alegre, pasando por el norte de Argentina, Paraguay y Brasil, y además se está construyendo un puente que pasa por un río en medio de la ruta de este corredor», añade.

Recalca que «esto lo vimos cuando estuvimos en el norte y en Antofagasta tienen muchas esperanzas que esto se concrete, y esto ha sido un resultado de acciones políticas que realizó el embajador chileno Jaime Gazmuri durante el segundo periodo de Bachelet».

En ese sentido, Castagneto comenta que «pese a que el algún momento estuvo priorizado el Corredor Bioceánico Central (Coquimbo-Porto Alegre) seguimos en status quo, ya han pasado 10 meses de este gobierno y no vemos luces respecto a esto, el Presidente Boric tampoco ha dado señales y esperamos que con el nuevo mandatario de Brasil y Fernández de Argentina, que está entusiasmado con este corredor, podamos lograr conjugar un encuentro entre los tres presidentes y ojalá pueda ser en la región para lograr un compromiso real con este proyecto».

«Llevamos luchando años, hemos avanzado más que ningún otro proyecto con las carpetas de las empresas que iban a desarrollar el proyecto, tuvimos el crédito del BID aprobado para ambos países, y todo eso se ha ido cayendo y no hemos logrado tener respuesta del MOP respecto a la vía alternativa de la Ruta 41 o los estudios geológicos que se están desarrollando, por tanto estoy esperanzado en levantar este proyecto del Túnel Agua Negra y del Corredor Bioceánico Central».

Por su parte, Carlos Ruiz, director de Asuntos Internacionales de la CORPAN, aclara que en relación a las declaraciones vertidas en el encuentro de los Presidentes Lula y Boric, «se desprende de ellas que se está haciendo mención al Corredor que pretende unir por vía terrestre las zonas de Mato Grosso do Sul en Brasil, con el Chaco Paraguayo, las Provincias de Salta y Jujuy en Argentina y la Región de Antofagasta en Chile, ese corredor tiene 2290 kilómetros medidos desde Campo Grande de Brasil hasta Antofagasta».

«No obstante lo anterior, es trascendente y esperanzador el que se vuelva a hablar de corredores bioceánicos, donde en Latinoamérica, sin duda lo que diga y haga Brasil al respecto, marcará las decisiones políticas y técnicas del futuro en la región, por la consideración de su peso estratégico y económico en el Cono Sur Latinoamericano», añade.
Por tal motivo, Ruiz señala que «entonces, nos toca, como parte interesada, mover y aunar todas las influencias y voluntades tanto políticas como gubernamentales locales e internacionales que permitan avanzar en la reactivación del proyecto del Túnel de Agua Negra y Corredor Bioceánico Central Coquimbo-Porto Alegre, lo que sin duda cambiará los destinos y posibilidades de desarrollo para todas las zonas de influencia».

«En sus 2.472 kilómetros de extensión y 22 millones de habitantes, una gran ventana al futuro, a través de la integración física transoceánica, que permitirá nuevos y mayores intercambios comerciales, turísticos, educativos, científicos y tecnológicos, a lo largo y ancho de tan importante corredor, un sueño de integración que la gran mayoría de nuestra región desea y añora», concluye.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingresa tu comentario!
Por favor ingresa tu nombre