Activista trans acusa a diputado Sulantay de «menoscabar mi persona»

0
270

A través de Twitter, el parlamentario UDI se molestó por una publicación de Tamara, en la que se le apunta por haber votado en contra del aumento del salario mínimo.

«Me responde por mi nombre muerto cuando ya no se puede utilizar,
es un tema legal», dijo.

El senador Daniel Núñez, el delegado Presidencial y el INDH salieron en
defensa su defensa.

Una situación bastante compleja se dio por Twitter, minutos después de la aprobación en la Cámara de Diputados del salario mínimo. Esto, porque Tamara Casado, activista trans de la región de Coquimbo, acusó al diputado Marco Sulantay de la UDI, de menoscabar su persona.

A su respaldo salieron el senador Daniel Núñez y la jefa regional del INDH, Tarcila Piña. De igual manera el delegado Presidencial Rubén Quezada.

La afectada comentó que posteó un Twitter a raíz de la aprobación del salario mínimo, en que los diputados Marco Antonio Sulantay y Juan Manuel Fuenzalida, ambos de la región, «quienes fueron mis competidores en la elección pasada, en relación a la actitud de ellos de negarse al salario mínimo, pero en un contexto de indecencia política».

Y la respuesta del diputado no tardó: «Hola Rodrigo. Indecente es tu presidente que ni se arruga para incumplir lo que prometió en su programa de Gobierno…».

La molestia, advierte Tamara, «es que me dice Rodrigo, y escribe que la indecencia es del gobierno, del presidente. Yo lo conozco, también a su familia, y le respondo que está usando mi nombre muerto, que es cuando se transita de un hombre a otro, o se hace el cambio de nombre por la Ley de Identidad de Género. Además, le hago ver que como parlamentario me está faltando el respeto».

Un tema legal

Esto sucedió el miércoles por la tarde, y a juicio de Tamara es una acción «lamentable de parte del diputado, puesto que las personas trans luchamos mucho por la Ley de Identidad de Género, que es la que nos permite cambiarnos de nombre y poder relacionarnos definitivamente con nuestra personalidad, en cómo nos sentimos frente a la sociedad. Pero episodios como este van en retroceso. Esto está penado, es un resguardo de nuestras identidades y el diputado debiera conocerlas y respetarlas».

Reconoce que con Sulantay se conocen, pues entre familias «tenemos un cierto grado de amistad, pues mi padrastro jugó en Coquimbo Unido, y siempre nos relacionamos, incluso fuimos oponentes en las elecciones pasadas en 2021, cuando yo fui por el Partido Progresista».

No sé explica cómo «me responde por mi nombre, cuando ya no se puede utilizar, es un tema legal. Esperaba que su respuesta fuera en el contexto de mi nombre actual, además que le hago una crítica política, pero responde menoscabando mi persona, totalmente fuera de contexto».

Dice que podría aplicar la Ley Zamudio, «pero creo que es mucho más importante la funa a nivel de redes sociales, las que tienen más efecto, pues tengo más de 30 mil seguidores en Twitter y el apoyo es bastante grande».

Solidaridad

Desde el Instituto Nacional de Derechos Humanos, Tarcila Piña añadió que «el respeto a los Derechos Humanos es una obligación de todos quienes representamos al Estado, en particular el derecho a la identidad de género, que está reconocido expresamente en la ley en nuestro país desde el año 2018. La Ley 21.120 establece que se entenderá por identidad de género la convicción personal e interna de ser hombre o mujer, tal como la persona se percibe a sí mismo».

Agregó que «cuando estamos hablando especialmente de funcionarios públicos, estimamos que deben tener un respeto irrestricto hacia la dignidad de las personas, ya que el proyecto de vida de cada persona merece respeto y protección».

A través de sus cuentas de Twitter, tanto el senador Núñez como el delegado Presidencial, expresaron sus puntos de vistas.

«Mi solidaridad con Tamara Casado, que fue víctima del discurso de odio del diputado Marco Sulantay quien, al ser encarado por rechazar el aumento de sueldo mínimo, vulnera Ley 21.120 que reconoce y da protección al derecho a la identidad de género», escribió el parlamentario PC.

Mientras que Rubén Quezada posteó: «Entiendo que la estrategia es radicalizar el discurso para disputar el espacio perdido ante la extrema derecha, pero hay límites, diputado. Una cosa es estar en desacuerdo con una política pública y la otra es perder la mínima convivencia. Estos tiempos exigen más de nosotros».

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingresa tu comentario!
Por favor ingresa tu nombre