Asesor del diputado Daniel Núñez (PC) en Coquimbo será parte del Concejo Municipal

0
1304

Nelson Martínez es el encargado de la oficina distrital del parlamentario Daniel Núñez desde el año 2014. Fue recientemente elegido como concejal el domingo pasado en el puerto, donde asegura que el trabajo de más de cinco años en los barrios porteños hizo que su arribo sea toda una realidad. Con una votación cercana a los mil votos (940), asegura que llegó el tiempo de los comunistas en Coquimbo y que se debe escuchar el programa del Dr. Fernando Viveros.

Si bien no nació en Coquimbo, el puerto lo abrazó cuando era un adolescente. Nelson es oriundo de Santiago y se crió en Recoleta, paradójicamente en la comuna que hoy lidera Daniel Jadue, presidenciable comunista. Pero su relación con la zona hace referencia a los años 80, cuando venía de vacaciones a la casa de sus tíos en la población Covico.
Tuvo estudios universitarios en el «pedagógico» de la U. de Chile, donde cursó Castellano y Filosofía, también pasó por Ingeniería Comercial en la Arcis. Por distintas circunstancias de la vida, no pudo terminar sus estudios superiores. Pero dice tener el título de la calle, del laburo en terreno.

Trabajó en una agencia de publicidad y en el Hogar de Cristo, donde a pesar de tener un rol más bien comercial y administrativo, supo empaparse de lo «social» de aquella institución. Tiene tres hijos, dos de ellos nacidos en Coquimbo y un divorcio. «El amor acaba, pero tengo las mejores relaciones con mi ex pareja».

PATEANDO PIEDRAS

En entrevista con LA REGIÓN, señala que a pesar de la crisis de legitimidad de los partidos políticos, el PC ha gozado de transparencia y de seguir «una sola línea». Repasa como gran mentora a Gladys Marín, reconocida dirigente política de los años noventa. Jura que ese descontento social no «chorrea» a la colectividad.

«Los comunistas tenemos calle, eso es fundamental en los tiempos de ahora, la gente desconfía de la clase política, pero nosotros impulsamos con mucha anticipación estas demandas que hoy suenan con fuerza en la ciudadanía. El PC ha cumplido con estar de lado de la ciudadanía y de espalda con el empresariado y la corrupción».

El electo concejal de Coquimbo se inscribió en el PC en el año 1987, en plena dictadura militar. Participó de cuanta marcha y protesta hubo. Le llegaron lumazos, tuvo que correr del guanaco, pero, asegura, todo valió la pena.

«Es fuerte recordar lo vivido en esos años, muchos compañeros quedaron en el camino mientras otros seguíamos, fuimos los únicos que se opusieron al régimen de Pinochet, eso lo denunciamos públicamente y pagamos los costos, se persiguió a los militantes y se les mató».

Hace reflexión de los atropellos a los derechos humanos en aquellos años y hace una clara diferencia con lo que pasa en la actualidad. «En dictadura había manga ancha para matar y hacer desaparecer, y nosotros como partido lo sufrimos en carne propia. A partir del 18 de octubre, con el estallido social, tuvimos una represión muy fuerte y nunca antes vista post dictadura, pero es evidente que ahora hay nuevas instituciones que castigan hechos graves, sin embargo, soy un convencido que hubo violaciones a los derechos humanos en el marco de la protesta, esperemos que con el tiempo se individualicen las responsabilidades».

LEGADO DE VIVEROS

Pero dice que a pesar de los tiempos de ninguneo y mitos que giran en torno del partido, vivimos en los tiempos del PC. Son nuevos aires, que ponen al partido perfilado de cara a la presidencial con Daniel Jadue y ganando la alcaldía de Santiago.

En una alianza con el Frente Amplio, el PC tuvo un resultado favorable en las elecciones del 15 y 16 de mayo. En Coquimbo, como señalamos anteriormente, Fernando Viveros obtuvo el segundo lugar con 10 mil votos, pero tres concejales lograron un cupo en el Concejo Municipal. Ignacio Plaza, de Convergencia Social, también apoyó al médico, famoso por las consultas populares en la Parte Alta y Tierras Blancas.

«A mí no me cabe duda que en la próxima elección el Dr. Viveros se trasformará en el alcalde de Coquimbo, a la mañana siguiente que perdió, andaba haciendo consultas gratis en Tierras Blancas. Creo que Alí Manouchehri debe escuchar el programa que tenía el PC para Coquimbo, ya que obtuvo la segunda mayoría, además de cuatro concejales de la corriente, hace que nos transformemos en un bloque protagonista de cara a la nueva administración, que se viene el próximo 28 de junio».

Nelson Martínez, tiene esperanzas en lo que pueda suceder con Coquimbo en esta nueva mandato a cargo del ex deportista. La figura del ídolo del «pirata», al parecer, logra la simpatía necesaria para darle gobernabilidad al renovado concejo municipal.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingresa tu comentario!
Por favor ingresa tu nombre