Comerciantes de playa La Herradura sacan ventaja tras prohibición de baño desde el Faro a Peñuelas por eventual presencia de la fragata portuguesa

0
412

Caras alegres se ven en comerciantes de la playa La Herradura, debido a que la prohibición de bañarse en la Avenida del Mar, por la fragata portuguesa, los hizo tener al menos por estos días una concentración de visitantes en la conurbación. A eso de las 16 horas, post almuerzo, el balneario se copa de gente, buscando inflables, baldes, un sándwich o un paseo en banano.

Catalina Vega, emprendedora coquimbana, se instaló igual que el año pasado con venta de productos de playa. Su local es llamativo, porque tiene banderas a un costado y salvavidas que llaman la atención.

«Las expectativas son mayores, ya que no hay muchas restricciones de desplazamiento en comparación al año anterior. Ha llegado mucha gente, se está viendo mucho venezolano como turistas que vienen a disfrutar», señala la comerciante.

La mujer agrega que esa ventaja se extiende al hecho de que hasta ahora en la Herradura no ha sido identificada aun la fragata portuguesa, esa medusa que tiene en jaque el inicio de las vacaciones en Chile, con las playas más importantes del territorio prácticamente cerradas. En la región de Coquimbo son 5 kilómetros de playa cerrada. El relato cobra relevancia debido a que una serie de colegas de Catalina del sector de la Avenida del Mar no han podido vender como corresponde.

Eso al menos hasta este martes, y es que las autoridades regionales avisaron que se monitorearía día a día el levantamiento de la prohibición.

Unas 80 fragatas portuguesas se han visto en la zona (La Serena y Coquimbo) que encendieron las alarmas del gobierno. Y es que también han existido avistamientos en las últimas horas, de hecho en Tongoy cuatro personas fueron picadas, pero los incidentes no pasaron a mayores. A pesar de lo anterior, la escasa presencia aún en las playas como la nombrada, Guanaqueros y Puerto Velero, hace que la medida de no bañarse aun no llegue por esos lugares.

«Pasan cada cierto rato salvavidas señalando que la playa está sin presencia de este bicho, y eso claramente calma un poco a la gente. Entonces los turistas se tendrían que venir hacia la Herradura, o playas al sur de Coquimbo, como Guanaqueros o Tongoy.»

Vicente y Tonka trabajan en el carrito Las Brujas. Cuentan que los turistas llegan en masa por la pasarela que baja de la población Sindempart. «Mucho santiaguino y caribeño, dominicanos y venezolanos», dicen. Venden churros, empanadas y sándwich. Aseguran que escuchan a clientes comentar sobre la famosa fragata portuguesa.

Cuando viene la gente a comer se comenta mucho del tema, hay como preocupación en cuanto a su presencia, pero hasta al momento no se conocen casos».

Los muchachos que se dedican a los famosos paseos en banano o tablas de Sup también sacan cuentas alegres con respecto a los primeros días del año, asegurando que todavía falta lo mejor.

«Esperamos contar con la visita de toda la gente por estos días, sabemos que hay prohibición para ocupar las playas de la Avenida del Mar, por eso nosotros somos esa alternativa que buscan para la distracción», cerraron los jóvenes.

LA FRAGATA PORTUGUESA

Si bien el primer caso en Chile fue confirmado el pasado 29 de diciembre, cuando la Seremi de Salud de Valparaíso alertó de su presencia en las playas de Maitencillo y Puchuncaví, a la fecha existen más de 8 playas a nivel nacional que se encuentran con cierre provisorio debido a la fragata portuguesa. La primera región que se sumó al listado fue Coquimbo, con el cierre desde El Faro hasta Peñuelas.

En base a lo anterior, la autoridad sanitaria dio a conocer las medidas de resguardo para la población ante la presencia de la fragata portuguesa y sugiere no bañarse ni realizar juegos en el agua. Nunca tocar la medusa, ni en el mar ni en la playa, ya que son tóxicas aunque estén muertas. Si se camina en la arena, protéjase usando ropa y zapatos.

Pero ¿Qué hacer en el caso de sufrir una picadura de la fragata. Diríjase al centro de salud más cercano, ya que esto produce dolor intenso (como una quemadura) y enrojecimiento en la zona afectada.

En caso de sufrir la picadura: Lavar inmediatamente con agua de mar y retirar los restos de tentáculos, evitando tomar contacto directo con ellos. No aplicar vinagre o agua dulce, tampoco se debe frotar o rascar la piel con arena o toallas, y finalmente dirigirse al centro de salud más cercano.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingresa tu comentario!
Por favor ingresa tu nombre